Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS Coordinado por JORGE RODRÍGUEZ

Aves ‘centinelas’ contra el veneno para animales

Un alimoche liberado en Segovia con un radiotransmisor ayudará a localizar los cebos mortales

Dos técnicos colocan un radiomarcaje a un ejemplar de alimoche.
Dos técnicos colocan un radiomarcaje a un ejemplar de alimoche.

Atlas, un alimoche macho marcado con un radiotransmisor, fue liberado en las Hoces de Riaza (Segovia) hace años, pero al poco tiempo murió a causa de un cebo envenenado en Extremadura. Su muerte permitió a los biólogos destapar un caso de envenenamiento continuo y reiterado de aves amenazadas, y el culpable fue llevado a juicio y condenado por ello. Este martes ha sido marcado el último alimoche macho que se unirá al equipo de centinelas que desde 2015 aporta información sobre el uso del veneno contra animales, según ha informado la organización WWF.

El biólogo de WWF Jesús Cobo ha explicado que los centinelas contribuyen a conocer el problema del veneno en España, que en los últimos 20 años se ha cobrado la vida de 185.000 animales, según datos de la organización conservacionista. El radiotransmisor que se les coloca emite una señal que informa de su ubicación y desplazamientos, de modo que si el ave no se mueve durante un tiempo o la señal es fija, todo apunta a que podría estar muerto y una de las posibles causas es, precisamente, el veneno.

Cobo ha asegurado que el marcaje a estas aves se realiza "con todas las garantías" y sin que el animal sufra daño alguno. Además, lo realiza un técnico del Ministerio para la Transición Ecológica, Víctor García Matarranz, quien ha diseñado las trampas para capturar a los ejemplares.

Respecto al uso del veneno, el biólogo de WWF ha recordado que es una práctica ilegal desde hace décadas porque además de daños en la naturaleza puede suponer también un problema de salud pública. Entre las causas está su uso por parte de ganaderos que quieren acabar con el lobo o de cazadores para terminar con el zorro. Aunque el veneno impacta de forma "mínima" en las poblaciones que son su objetivo y resulta letal para quienes lo encuentran antes, que suelen ser las aves.

El último centinela ha sido liberado en el refugio de rapaces de Montejo de la Vega en Riaza (Segovia). En el conjunto de España, los dos primeros centinelas liberados este año fueron Canela, una hembra de milano real adulto, e Iris, un águila imperial ibérica juvenil. Toledo es una de las seis provincias junto con Ciudad Real, Segovia, Cáceres, Zaragoza y Valladolid, que WWF identifica como zonas principales de intervención en la lucha contra el veneno de rapaces, por ser donde más número de casos se registran. En estos tres años que lleva funcionado el programa, se han marcado más de una decena de vigilantes.

En los próximos días se espera marcar y liberar a un ejemplar de buitre negro en Ávila. Otro guardián que ayudará a poner fin al uso de productos que acaban con la vida de numerosos animales en España.

Más información