Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más que una isleta para los flamencos de Doñana

Un proyecto de colaboración público-privada restaura un humedal de 747.000 metros cúbicos de agua

Un grupo de flamencos en la Dehesa de Abajo, en la localidad sevillana de La Puebla del Río.
Un grupo de flamencos en la Dehesa de Abajo, en la localidad sevillana de La Puebla del Río.

Una colonia de flamencos rosados se divisa a lo lejos sobre una isleta casi al nivel del agua, en la renovada laguna de la Dehesa de Abajo de la Puebla del Río, en el Espacio Natural de Doñana. El cúmulo de tierra cumple los requisitos perfectos para que las aves puedan fabricar con sus patas y barro los nidos para sus pollos, no es ni muy alto ni muy bajo, está hecho a medida. Les rodean 747.000 metros cúbicos de agua nueva que han calado durante las últimas lluvias en la obra de restauración de este humedal artificial sevillano, deteriorado hasta el momento. Milanos y cigüeñas blancas lo sobrevuelan ahora junto a las vacas que pastan en las orillas de un territorio donde el acebuche salvaje alimenta a los conejos que luego comerán los linces. “La importancia de los humedales va más allá de fomentar la biodiversidad, es fundamental para regular el clima”, añade el ingeniero Iván Casero, director de las obras. Basa su conclusión en un estudio de la Universidad de Granada elaborado por Agustín Millares en el que se revela que cuando la temperatura fuera de esa laguna es de 50 grados, dentro de ella, aún sin agua, es de 28. “Hay una diferencia de 22 grados por la humedad, y eso es clave”, dice el técnico.

Senderistas con prismáticos se detienen a observar las aves que reparan ahora en esta laguna frente la Centro de Interpretación de la Dehesa de Abajo, donde las cigüeñas anidan tranquilas a menos de cuatro metros de altura y se yerguen imperiosas. “Por el cambio climático hay algunas que ya ni emigran”, detalla Casero durante la inauguración este junio de su rehabilitación. Una obra que se enmarca en el llamado Proyecto Doñana de la cervecera Heineken, que ha consistido en invertir 300.000 euros para compensar a la sociedad el agua que utiliza para la fabricación de su cerveza con la restauración de cuatro lagunas en el Entorno Natural de Doñana. Un proyecto, que ha contado con la colaboración de los Ayuntamientos de la zona y la Junta de Andalucía, con el que la multinacional neerlandesa ha restituido al medio 1.000 millones de litros de agua. “Supone más del doble de los objetivos previstos inicialmente y un importante avance en nuestro objetivo de alcanzar el balance hídrico neutro en 2020”, detalló en el acto Marcos Tarancón, director de Relaciones Corporativas de Heineken.

“El desarrollo o es sostenible o no será. No hay otro camino, es el único al que podemos aspirar. No es una opción, es una obligación. Y en este caso, el éxito de la colaboración público-privada ofrece pocas dudas. Aquí se comprueba de forma práctica”, declaró en el acto de inauguración el consejero andaluz de Medio Ambiente, José Fiscal, que instó a que la iniciativa sirviera de ejemplo para otras entidades. Heineken se propone cumplir con este proyecto el número 17 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que consiste en conseguir Alianzas para lograr los objetivos, con la colaboración entre empresas y administraciones públicas.

Un agente libera un ejemplar de águila culebrera en la Dehesa de Abajo, en la localidad sevillana de La Puebla del Río. ampliar foto
Un agente libera un ejemplar de águila culebrera en la Dehesa de Abajo, en la localidad sevillana de La Puebla del Río.

"Es imposible que ante la dimensión de los problemas, una sola entidad sea capaz de resolver cuestiones de gran magnitud", dijo Mauricio Domínguez-Adame, director de Responsabilidad Social Corporativa de Heineken, una empresa que también tiene fábricas situadas en regiones con un alto estrés hídrico como Algeria, Nigeria, Etiopía, Egipto, Túnez, Indonesia y México. En todas implantan el proyecto global Water Balancing para compensar al medio con la misma cantidad de agua que la utilizada para fabricar su cerveza y conseguir el balance hídrico neutro en 2020. "En otras regiones, como las africanas, los proyectos están más destinados a promover un mejor acceso al agua para la población local, o mejorar el uso del agua en la agricultura", detalla el director.

En España, la línea de trabajo es de restauración de ecosistemas. Domínguez-Adame especifica que esta cuarta rehabilitación en Doñana, que prosigue a las restauraciones de otras tres lagunas inauguradas el pasado año y con las que se compensaron otros 313 millones de litros de agua, se han removido 1.000 metros cúbicos de tierra. “Se ha mejorado el drenaje y se han instalado canalizaciones para evacuación", señala el director, sobre una obra que permitirá regular la densidad de agua del humedal y favorecer así las condiciones de habitabilidad de las aves, según detalla Casero. "Es un proyecto muy interesante. Se podrá medir el volumen de agua que se necesita para la cría de las especies y valorar lo más conveniente", añade el ingeniero.

Nido de cigüeñas en la Dehesa de Abajo. ampliar foto
Nido de cigüeñas en la Dehesa de Abajo.

La actividad se celebra justo un año después de que ardieran cerca de 8.500 hectáreas en el Parque Natural de Doñana, fruto de una "negligencia" de una carbonería, según concluyó el informe de los agentes medioambientales de la Junta de Andalucía “Detrás del 96% de los incendios está la mano del hombre. Por eso tenemos que extremar la precaución. Que haya llovido es bueno, pero para nada evita el peligro alto de incendio. Cualquier descuido puede provocar una desgracia de consecuencias imprevisibles”, informó Fiscal.

Más información