Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El enigmático ruido de canicas de tu vecino de arriba no es lo que parece

Los sonidos extraños de una vivienda tienen razones científicas y estructurales. El de la supuesta caída de bolas es uno de los más comentados en las comunidades vecinales

vecinos
El 80 % de los hogares españoles no está bien aislado. En la imagen, los protagonistas de la serie 'La que se avecina'.

Ocurre muchas veces cuando estás en casa y hay cierto silencio, normalmente por la noche o temprano por la mañana: escuchas un ruido extraño de tus vecinos de arriba similar a la caída de unas canicas sobre el suelo. Estas caen y van rodando durante unos segundos produciendo un sonido incómodo. Laura Azcona (Pamplona, 1985) es una experta en comunicación que ha vivido en Madrid, en Ámsterdam y en Londres, y siempre le ha ocurrido lo mismo: “Da igual que sea un piso nuevo, reformado o antiguo: el extraño ruido de caída de canicas de mis vecinos de arriba es algo habitual en todas las ciudades en las que he vivido. Es uno de esos ruidos desconocidos con los que convivimos a diario”.

Lo que a Laura le ocurre no es producto de su imaginación, es una constante en la convivencia acústica dentro de un bloque de viviendas. “Sería tener muy mala suerte que todos los vecinos de arriba que he tenido fueran familias con niños que se dedicaran a lanzar canicas al suelo con frecuencia; mucha gente lo ha oído alguna vez, pero nadie sabe cómo se produce”, remata Azcona. Este tipo de parapsicología acústica en un edificio es real y tiene un porqué.

"El arrastre de una silla suena como si fuera un violín, el ruido de tacones son como palos de batería, y el de canicas se asemeja a ruidos de fantasmas"

José Ángel Gamallo, responsable de aislamiento acústico

Uno de los orígenes de este sonido enigmático y recurrente está en los 25,2 millones de casas en España –el 54 % del parque de viviendas– construidas antes de 1980, según un estudio del Grupo de Trabajo sobre Rehabilitación (GTR), del Green Building Council España (GBCe) y la Fundación Conama. Este dato habla de edificios antiguos, con estructuras desgastadas. El mismo informe señala que existen 2,2 millones de casas en mal estado de conservación.

“Hay ciertos ruidos de impacto que realmente no lo son, sino que son sonidos estructurales del propio edificio, de las paredes, de los pilares, del forjado, que hace de correa de transmisión”, cuenta José Ángel Gamallo (Madrid, 1959), responsable de aislamiento acústico de la empresa Danosa.

Pero, además de una estructura, si no deteriorada quizá no bien realizada, Gamallo concreta de dónde podría venir el inexplicable ruido de canicas del vecino: “Este especie de gorgoteo, como de caída de canicas, se da sobre todo en Madrid, donde muchas calefacciones están instaladas por el suelo, y el mismo rozamiento de una cañería o su burbujeo transmite esa vibración como de canica rodando al forjado y se comporta como un amplificador”.

Encontrada la razón de fontanería causante de este misterio doméstico, el experto también da una pista: “Si lo escuchas, puede que tu vecino esté purgando un radiador, entonces todo el sistema coge aire y el burbujeo se transmite al forjado”.

Según Danosa, el 80 % de las casas españolas no cuenta con el aislamiento necesario; por eso, en opinión del experto, se producen analogías curiosas entre un ruido real y un sonido conocido. “El arrastre de una silla suena como si fuera un violín –la silla hace de arco–, el ruido de tacones son como palos de batería, y el de canicas se asemeja a ruidos de fantasmas arrastrando unas cadenas”, añade Gamallo.

“Hay ciertos ruidos de impacto que realmente no lo son, si no que son sonidos estructurales del propio edificio, de las paredes, de los pilares, del forjado, que hace de correa de transmisión”

José Ángel Gamallo, responsable de aislamiento acústico

Estas semejanzas entre sonidos identificados y ruidos aleatorios que vivimos en nuestras casas tiene una razón científica. “Nosotros interpretamos la realidad de acuerdo con nuestros conocimientos, nuestras vivencias y nuestra realidad; por ello, ante cualquier estímulo, tratamos de darle un significado que se adapte a nuestras categorías cognitivas conocidas: si yo no conozco un determinado ruido, trato de explicar su procedencia de acuerdo con otros sonidos ya conocidos”, cuenta la psicóloga Lorena Ortiz Arnáiz (Madrid, 1981).

Esta sugestión tiene relación con la memoria auditiva. “Nuestros recuerdos pasados pueden llevarnos a escuchar cosas que pueden estar en lo más profundo de nuestra memoria”, remata Arnáiz. Y añade que, también, puede darse “una nueva realidad, llegando a pensar que los sonidos provienen de las más inverosímiles cosas”.

Por eso, hay que desmitificar los ruidos de los vecinos: si se oye un aullido, puede que sean el roce de las cuerdas de tender de la ropa; si parece una sirena, es posible que sea el centrifugado de la lavadora; o si escucha un trombón, su vecino no es que sea músico, seguramente está moviendo muebles.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información