Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Este vampiro usa centenares de patógenos para poder chupar la sangre

Una alianza de genes y bacterias intestinales permite al vampiro de Azara tener un dieta tan extrema

El vampiro común es uno de los tres únicos mamíferos, todos murciélagos, que se alimentan de sangre. Ampliar foto
El vampiro común es uno de los tres únicos mamíferos, todos murciélagos, que se alimentan de sangre.

Solo hay tres mamíferos, todos murciélagos, que vivan de chupar la sangre. A pesar de lo que cuentan las pelis de vampiros, el torrente sanguíneo es muy poco nutritivo. Casi es más fácil encontrarse un patógeno que algo que alimente. Sin embargo, el vampiro de Azara (Desmodus rotundus) vive de la sangre de aves y a otros mamíferos, incluso humanos. Un estudio de su genoma y de su flora intestinal muestra que una particular alianza entre genes y bacterias le permite salir airoso de una dieta tan extrema.

"La sangre es una problemática fuente de alimentación ya que apenas provee de vitaminas y carbohidratos y, en cambio, cuenta con un exceso de proteínas, sales y productos de desecho", dice la investigadora mexicana Lisandra Zepeda, principal autora del estudio sobre este murciélago que vive en cuevas y oquedades de casi toda América. De promedio, el 78% de la sangre es agua. En la materia seca restante casi todo son proteínas (93%), no hay vitaminas vitales como las del grupo B, muy pocos aminoácidos esenciales y solo el 1% son hidratos de carbono. En cambio, el humor sanguíneo puede portar virus o bacterias patógenos procedentes de un animal enfermo.

Sin embargo, el vampiro de Azara, también llamado común, ha desarrollado durante millones de años de evolución un abanico de especializaciones que aprovechan hasta la última gota de sangre. Físicamente, es de los pocos murciélagos a los que les han salido garras en las articulaciones de las alas, para asirse a la presa. También han moldeado su cráneo, incisivos y caninos para chupar la sangre. Incluso, han evolucionado hasta disponer del sentido de la termorrecepción: como algunas serpientes, disponen de sensores de infrarrojos que detectan el calor. Así localizan con precisión los mejores vasos sanguíneos.

El genoma de este murciélago se ha adaptado para extraer los escasos nutrientes de la sangre evitando sus posibles patógenos

Por dentro, la fisiología de este murciélago también se ha adaptado a una dieta sanguívora. Los primeros, sus riñones, para poder asimilar tanta proteína. Su sistema inmunitario también es muy diferente del de otros murciélagos. Y en su saliva cuentan con anticoagulantes para frenar la tendencia natural de la sangre a solidificarse.

El estudio, publicado en la revista Nature Ecology & Evolution, muestra que el vampiro de Azara tiene un perfil genético que explica estas modificaciones. Comparado con el de una decena de murciélagos insectívoros, frugívoros o carnívoros, el D. rotundus cuenta con un genoma más diverso y con herramientas que le ofrecen una mayor elasticidad para la adaptación. Es el caso de los transposones, secuencias de ADN que cambian de posición de forma autónoma. Estos elementos móviles aparecen en especial en las regiones del genoma relacionadas con el sistema inmunitario, la defensa viral o el metabolismo de nutrientes como lípidos o vitaminas.

Otro fenómeno que hace a este animal tan especial es su relación con los virus. Todos los seres vivos tienen porciones virales insertadas en su propio genoma. Sin embargo, apenas se detectan en el vampiro de Azara. "Creemos que es porque el genoma del vampiro desarrolló algún mecanismo de defensa para limitar las inserciones de estos elementos en su genoma", explica la científica mexicana, que realizó el estudio mientras estaba en el Centro de Geogenómica de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, y ahora trabaja para una empresa de biotecnología.

El estudio refuerza la teoría de que bacterias y su huésped forman una comunidad simbionte

Pero con los genes no basta. La investigación también estudió la aportación de la flora intestinal al trabajo de asimilar la sangre sin riesgos. Comparado con el de varias especies de murciélagos, el microbioma del vampiro de Azara es muy diferente desde el punto de vista funcional. Por ejemplo, sus bacterias intestinales tienen un mayor número de enzimas para sintetizar las pocas vitaminas que hay en la sangre. Comprobaron también cómo las bacterias ayudan al murciélago a asimilar mejor los lípidos y la glucosa y a eliminar el exceso de nitrógeno presente en tanta sangre.

"Una adaptación como la de la hematofagia requiere de elementos tanto del genoma del organismo como de su microbioma. O sea, sin su microbioma es muy probable que el vampiro no pudiera sobrevivir a una dieta así", sostiene Zepeda. Tal sinergia aparece llevada al extremo en el sistema inmunitario. Entre la flora intestinal del vampiro de Azara hay hasta 280 especies de bacterias conocidas por ser patógenas para otros mamíferos. Además, en su aparato digestivo hay una gran abundancia de bacterias potencialmente protectoras que, como la Amycolatopsis mediterranei, segregan sustancias antivirales.

Muchos estudios han demostrado la conexión entre la flora intestinal de los humanos y su estado de salud y no solo la digestiva. También se ha investigado en otros animales modelo, como ratas y ratones, cómo afectan las bacterias al comportamiento. Pero hacer estudios con animales no habituales de los laboratorios que "demuestren la relación a escalas evolutivas, en este caso, la adaptación a dietas extremas, es otro ángulo que aun requiere mucha más investigación", comenta Zepeda.

Más información