Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
opinión

La mutilación genital femenina, un problema de todos

Si no se actúa con firmeza, en los próximos diez años 30 millones de niñas serán víctima de ablación

Cuchilla con la que se mutila a chicas.
Cuchilla con la que se mutila a chicas.

La mutilación genital femenina (MGF) es un problema global que requiere una solución global. Incluso en los países en los que se prohíbe por ley, las niñas siguen en riesgo porque suele practicarse en secreto. Ejemplo de ello es lo que sucede en la Unión Africana, donde sigue practicándose cada día a pesar de que en 2016 aprobó su abolición en los 50 estados que la integran.

Los datos son alarmantes. Cada año, tres millones de niñas y jóvenes son mutiladas en todo el mundo. Hay más de 200 millones de mujeres que han sufrido algún grado de mutilación y, si no actuamos con determinación, 30 millones de niñas corren el riesgo de ser víctimas de esta mutilación en los próximos diez años.

La mutilación consiste en la extirpación total o parcial de los genitales femeninos y provoca lesiones físicas de por vida, como problemas durante la menstruación, dificultades en el parto, hemorragias o infecciones que en ocasiones provocan la muerte de la mujer y del bebé durante el parto. Se lleva a cabo habitualmente entre la infancia y los quince años, y supone una flagrante violación de los derechos humanos de las niñas. En la mayoría de los casos se produce por la prevalencia de tradiciones muy arraigadas y por la presión que la comunidad aplica a las jóvenes y sus familias: las niñas que no se someten a esta mutilación son consideradas promiscuas y sucias, por lo que no consiguen casarse.

Este fenómeno no es algo de lejano a nuestra realidad. En Europa, anualmente alrededor de 180.000 mujeres emigrantes son sometidas a la MGF o corren el riesgo de serlo. En España, según los últimos datos disponibles de 2012, actualmente viven 55.000 mujeres y niñas provenientes de países donde se practica la mutilación. No existe un registro estatal unificado del número de mujeres y niñas mutiladas que viven en territorio español, lo que no permite poder tener una imagen clara sobre la prevalencia del fenómeno.

En España, las niñas no son reconocidas como sujeto de protección especial ante la mutilación genital. Aunque el Código Penal recoge la prohibición de la mutilación genital o ablación, incorporado como delito a nuestro ordenamiento jurídico mediante la Ley Orgánica 11/2003, no considera que las niñas merezcan una especial protección. Quedan ocultas bajo la categoría genérica de “menor”, a pesar de que son ellas quienes sufren mayoritariamente la mutilación genital.

Con motivo del Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina (MGF), Plan International, organización que lucha por los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas, llama a la sociedad civil a tomar conciencia y actuar contra una práctica que atenta contra los derechos y la salud de millones de niñas en todo el mundo.

Para ello, la organización ha puesto en marcha una petición de firmas para apoyar a las mujeres, niñas y jóvenes en su lucha contra la mutilación femenina en Malí. Todas las firmas se presentarán ante el parlamento del país africano para que se tomen medidas y políticas concretas que pongan fin a esta práctica, que afecta a nueve de cada diez niñas (89 %) en Malí. Porque la mutilación es un problema de todas y de todos, y está en nuestra mano trabajar para erradicarla.

Valeria Vilardo es experta en Género e Incidencia Política de Plan International.

Más información