Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pau Donés encara el cáncer como “una anécdota más en la vida, como un catarro”

El cantante confiesa en Quito que ahora está sin tumores y que se encuentra bien física y anímicamente

El cantante confiesa en Quito que ahora está sin tumores y que se encuentra bien física y anímicamente.

Pau Donés, líder de la banda Jarabe de Palo, sabe que el cáncer de colon con el que convive desde 2015 sigue ahí, pero ha decidido que esta enfermedad sea "una anécdota más" en su vida, algo cuya importancia palidece ante hechos como la muerte de su madre, que se suicidó cuando él tenía 16 años. Durante una rueda de prensa en Quito (Ecuador), donde el cantante ofrece este sábado un concierto junto al colombiano Manuel Medrano, Donés (Huesca, 1966) confesó que ahora se encuentra bien de salud, sin tumores y con buenos marcadores.

Donés ha aclarado desde el minuto uno cómo se siente ahora: "No tengo tumores, los marcadores tumorales también están a cero, que eso en cáncer quiere decir que, aunque tenemos la enfermedad, porque el cáncer es algo que no se cura, la enfermedad está dormida. A los enfermos de cáncer, cuando tenemos pelo se nos ve bien", ha dicho alegre en la rueda de prensa al ser preguntado sobre el estado de su salud, para arrancar enseguida con un "estoy bien", informa Efe.

El cantante ha añadido que también anímicamente está bien: "El cáncer en mi vida está siendo como una anécdota más, algo poco importante". "Desde que naces te empiezas a morir. Es una frase un poco dura, pero es así", ha subrayado, antes de añadir que lo del cáncer se lo ha tomado como un reto, no como una lucha, pues no le gusta pelearse con nada ni con nadie, sino convivir y llevar la vida lo más normal posible.

De visita en Ecuador para ofrecer mañana en la sede de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, junto al colombiano Manuel Medrano, un concierto por los 20 años de la banda y su medio siglo de vida, Donés ha rememorado los días en que se levantó pensando que estaba muriendo y aquellos otros en que vivió momentos de "tremenda clarividencia".

Así, en los dos años que estuvo alejado de los escenarios desde que le detectaron la enfermedad, se sintió en un "nivel altísimo" desde el punto de vista creativo y fue en esa época en la que escribió Humo, una canción a uno de sus grandes amores: la vida. En medio de risas ha confesado que hubiese esperado que la enfermedad le cambiase en algo, pero sigue haciendo "lo mismo que hace 20 años": va al gimnasio, da conciertos, escribe y graba discos. También escribió un libro en el que, en 50 capítulos cortos (50 palos), ofrece pensamientos, inquietudes e ideas, comentó.

Pero para festejar el umbral de los 20 años como grupo y el de sus 50, decidieron ofrecer un espectáculo especial, por lo que asegura que el de mañana será muy emotivo, con gran acercamiento al público.

Dice que no se plantea muchas preguntas sobre sí mismo ni sobre su pasado o su futuro. Prefiere vivir el presente, y aunque el más inmediato lo tiene en Ecuador, en el calendario de conciertos constan ya Estados Unidos y México, entre otros.

Ha revelado que su madre, artista, fue la causante de que él sea músico y de que se haya decantado por el tipo de música que interpreta. Ha recordado con gratitud que ella notó que con la música lograba concentrarse y combatir así su hiperactividad. El suicidio de su madre significó para Donés un golpe fortísimo que le obligó a madurar a temprana edad y a asumir responsabilidades que hasta entonces no tenía. "El cáncer ha sido, más que otra cosa, un catarro mal curado al lado de lo que significa perder una madre en esas circunstancias", ha comentado.

"De la noche a la mañana, pasé de ser un adolescente idiota con 16 años, que me pensaba que me iba a comer el mundo, que sabía todo, que mis padres no sabían nada... de golpe a ser de madre, padre de mis hermanos y afrontar la vida con una responsabilidad que nunca había tenido y eso me hizo muy fuerte", ha relatado. Ahí, ha añadido, le perdió "el miedo a la vida, de un día para el otro".

Más información