Sobrevolar los Alpes con gorro

Denis Balibouse (reuters)

EL PUENTE colgante Peak Walk une la cima de dos montañas en la estación Glacier 3000, en los Alpes suizos. Debido a las bajas temperaturas que han alcanzado en diciembre, la atracción se ha congelado. Literalmente. Así que los aventureros que se han atrevido a cruzarlo esta Navidad han tenido que amarrarse bien a la gélida barandilla. La estructura, de unos 108 metros de largo y 80 centímetros de ancho, se abrió en 2014 y ya es uno de los reclamos turísticos de Suiza. Situado a casi 3.000 metros de altura, el puente soporta vientos de hasta 200 kilómetros por hora. Venga, no tenga miedo. Solo hay que abrigarse bien y disfrutar de este espectacular mirador. Peor será subir el Everest.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS