Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España canjea deuda de tres países africanos por inversiones en salud

Permitirá a Camerún, RDC y Etiopía destinar un total de 15,5 millones de euros a programas apoyados por el Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria

En el Hospital Libikis de Kinshasa (DRC), madres con niños menores de cinco años reciben mosquiteras e información para prevenir la malaria.
En el Hospital Libikis de Kinshasa (DRC), madres con niños menores de cinco años reciben mosquiteras e información para prevenir la malaria.

Cancelar deudas a cambio de que parte del importe se destine a programas nacionales de salud. Esta es la esencia del acuerdo al que España ha llegado con Camerún, República Democrática del Congo (RDC) y Etiopía en el marco de la iniciativa Debt2Health (D2H) del Fondo mundial de lucha contra el Sida, la tuberculosis y la malaria. En concreto, el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad español cancelará deudas por un importe total de 36 millones de euros. A cambio, los tres países destinarán un total de 15,5 millones de euros de fondos propios a programas de salud apoyados por el Fondo Global que, según su director de Relaciones Externas, Christoph Benn, “garantizará que el dinero se emplea de la mejor forma posible”. España es el tercer acreedor en sumarse a la iniciativa D2H, que ya promovió cinco acuerdos con Alemania y Australia entre 2007 y 2011 y que ha movilizado casi 200 millones de euros hasta la fecha.

El acuerdo permitirá a Camerún invertir 9,3 millones de euros en programas contra el VIH; a Etiopía 3,2 millones de euros en iniciativas para reforzar su sistema de salud, y a RDC, 3,4 millones de dólares (en su caso el cómputo se hace en esta moneda) en programas contra la malaria. Un aspecto crucial de D2H es que el dinero procede de los propios países en los que se implementarán los programas. Según explica Benn, será el Ministerio de Economía de cada uno de los países africanos el que transfiera estos importes al presupuesto de la cartera de Salud. A partir de 2018, cada ministerio de sanidad implementará el proyecto correspondiente con el apoyo y la supervisión del Fondo Global, uno de los principales movilizadores de fondos en la lucha contra las tres epidemias en el mundo.

Este mecanismo de financiación innovador moviliza los recursos existentes en los países en vías de desarrollo y los canaliza hacia programas de salud nacionales que podrán mantenerse más allá del acuerdo de cancelación de deuda. Para este experto, un enfoque “mucho más sostenible que donaciones externas que se acaban en un momento dado”.

En el plano internacional, una de las cuestiones candentes es, precisamente, la necesidad de que los Gobiernos aumenten las aportaciones de fondos propios para los programas de salud en su territorio. “Los países asumen una responsabilidad mucho mayor sobre los recursos cuando estos proceden de su propio Ministerio de Economía”, ha remarcado Ben. “Desde un punto de vista político, es muy importante que Etiopía, RDC y Camerún inviertan ahora en sus propios sistemas de salud y en la lucha contra las tres enfermedades”.

Financiación innovadora

El Fondo Global ve la iniciativa D2H como una forma de promover nuevas inversiones en salud más que como un mecanismo de cancelación de deuda. Un instrumento adicional a las aportaciones periódicas por parte de los países donantes del Fondo, una asociación público-privada con sede en Ginebra. “Los modelos de financiación tradicionales no son suficientes para acelerar el progreso hacia los objetivos globales de eliminación de las tres enfermedades”, remarca el Fondo en referencia a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (ODS), que prevén la eliminación de las epidemias de Sida, tuberculosis y malaria en 2030.

Los modelos de financiación tradicionales no son suficientes para acelerar el progreso hacia los objetivos globales

Dicho esto, el éxito de estos acuerdos trilaterales se basa en los incentivos que aportan a cada una de las partes. Un acreedor como España, por ejemplo, puede computar este canje como Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD); donar unos recursos que de otro modo serían difícilmente recuperables, e implementar compromisos políticos en materia de salud global. Por su parte, los países beneficiarios reducen su deuda de inmediato y, como es el caso del presente acuerdo, pueden recibir un descuento en el importe a desembolsar como contrapartida. Además, pueden pagar en moneda local; aumentan la inversión nacional en salud pública y obtienen el estatus de donantes del Fondo Mundial. Este último también sale ganando en tanto que aumenta y diversifica los recursos disponibles para la lucha contra el sida, tuberculosis y malaria.

En la última década, el canje de deuda por inversiones en salud ha suscitado debates que van desde el volumen limitado de las operaciones hasta su computación como AOD por parte de los acreedores. “Me tomo muy en serio estas preocupaciones y, de hecho, trabajamos muy estrechamente con las organizaciones de la sociedad civil, tanto en los países donantes como en los implementadores”, afirma Benn al preguntársele por la cuestión. “Este mecanismo muestra que, en estos países, se movilizan recursos adicionales que de otro modo no estarían disponibles”.

En un mundo globalizado, las tres grandes epidemias no solo conciernen a los países en vías de desarrollo. El VIH se cobró un millón de vidas en 2016, la tuberculosis es la infección más mortífera del mundo, y en torno a la mitad de la población mundial está en riesgo de contraer malaria. “Solo tendremos esperanza de eliminar estas epidemias en 2030 si todos los actores suman fuerzas”, subraya Benn, quien destaca el papel crucial de los gobiernos, tanto donantes como implementadores, y de la sociedad civil.

El VIH se cobró un millón de vidas en 2016, la tuberculosis es la infección más mortífera del mundo, y en torno a la mitad de la población mundial está en riesgo de contraer malaria

Entre 2003 y 2010, España destinó 724 millones de dólares (609 millones de euros) al Fondo Global y llegó a estar entre sus diez principales donantes, junto con otros países del G-7. Por este motivo, y aunque interrumpió sus donaciones hace seis años, el conjunto de sus donaciones históricas sigue siendo ocupando el doceavo puesto entre los donantes públicos, según datos del Fondo. Asimismo, tiene voz en la junta directiva de la organización.

Christoph Benn prevé la expansión de la iniciativa D2H en los próximos cinco años y deja la puerta abierta a otros futuros acuerdos con España, a la que ha elogiado por apoyar la iniciativa a pesar de no haber aprobado aún los presupuestos para 2018. “Creo que [el actual acuerdo] es una fuerte señal, no solo del apoyo de España, sino de su deseo de volver a incorporarse como socio en materia de desarrollo y de salud global”.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información