Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los increíbles poderes de la moringa

Kwami Williams ha regresado a Ghana diez años después de emigrar para iniciar una empresa que permite empoderar a los agricultores y obtener más beneficios del cultivo autóctono de este árbol

De las semillas de moringa se extrae un aceite muy valioso para la fabricación de cosméticos. De las hojas se elaboran condimentos para la comida.
De las semillas de moringa se extrae un aceite muy valioso para la fabricación de cosméticos. De las hojas se elaboran condimentos para la comida.

Algunas comunidades rurales de Ghana están viviendo su particular revolución tecnológica, gracias en gran medida a Kwami Williams. Este joven ghanés, elegido por la revista Forbes uno de los jóvenes emprendedores africanos más influyentes, marchó en 2002 para estudiar en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y regresó a su país natal en 2012 con una idea: ayudar a su pueblo a sacar el mayor partido del árbol moringa, una especie común en la zona y fuente de numerosos usos terapéuticos y nutricionales. Así creó MoringaConnect, una empresa para aumentar el potencial de la cadena de producción y crear nuevos empleos en las zonas rurales.

El objetivo de Williams, de 26 años, es ayudar a los agricultores a ganar dinero con el cultivo y el procesado del moringa. "Mis experiencias de vida están relacionadas con una pasión: diseñar y desarrollar soluciones empresariales que respondan a los desafíos que enfrentan los pobres y los marginados del continente africano", asegura.

MoringaConnect es la primera empresa africana especializada en la transformación, valorización y diversificación de este cultivo. "Hemos creado una tienda online donde los usuarios pueden ver automáticamente, según su ubicación geográfica, los diferentes productos que ofrecemos. Nuestra plataforma de comercio electrónico conecta a nuestros pequeños agricultores con consumidores de todo el mundo", apunta. Hasta hace muy poco las poblaciones rurales utilizaban la hoja de moringa principalmente por sus componentes medicinales, ya que supone una rica fuente de nutrientes a bajo costo para las comunidades. Sin embargo, la mayoría de los productores no sabían cómo transformar este proceso en una fuente de ingresos.

Kwami Williams, co-fundador de la Startup MoringaConnect, en su laboratorio ubicado en las afueras de la capital Accra.
Kwami Williams, co-fundador de la Startup MoringaConnect, en su laboratorio ubicado en las afueras de la capital Accra.

Williams estudió ingeniería aeroespacial para acabar dedicado a la agricultura. Durante su viaje de estudios a Ghana en 2012, se reunió junto a su socia estadounidense, Emily Cunningham, con los productores y se ofrecieron a ayudarles a generar ingresos. Después de un meticuloso estudio, descubrieron que sus hojas están llenas de nutrientes y antioxidantes beneficiosos para la salud. Del mismo modo, de las semillas se extrae un rico aceite con componentes muy valiosos para la fabricación de cremas antiedad. Vistos los resultados, los dos socios decidieron invertir en el desarrollo de tecnologías para el triturado y extracción de diferentes productos del árbol. MoringaConnect transforma las hojas en alimentos, bajo la marca Minga Foods, mientras que las semillas oleosas pasan a enriquecer los productos de belleza True Moringa.

Esta tecnología permite hoy a los pequeños productores combinar la siembra de este árbol con otros cultivos agrícolas, lo que supone una doble oportunidad de aumentar sus ingresos. Los beneficios naturales y socio-económicos son inmensos. Con este árbol milagroso nada se pierde, todo se transforma y utiliza. Los residuos del procesado se utilizan como fertilizante orgánico para los cultivos y el polvo de las semillas se puede utilizar como un purificador de agua.

Una mujer con semillas de moringa.
Una mujer con semillas de moringa.

"Es muy difícil interactuar con los pequeños agricultores si no se puede obtener datos fiables de ellos", puntualiza Williams. Para ello su empresa cuenta con un equipo dinámico que entrena a los agricultores, fortalece sus capacidades y les suministra las materias primas para la cosecha. Los productores se organizan en grupos para generar una red de apoyo entre compañeros que les permita mejorar la productividad.

"Utilizamos activamente Google Drive para crear una base de datos completa con información sobre la granja, los perfiles de productores, la ubicación de la parcela...", explica el impulsor. Más importante aún, gracias a las TIC, se puede compartir el sistema de datos GPS como open data, lo que permite monitorizar los cultivos a distancia y generar conciencia en los consumidores sobre el origen de los productos que compran y el impacto social que tienen sus compras en la vida de los pequeños productores.

De niño, Williams soñaba con ser piloto y en la escuela secundaria se convirtió en un apasionado de la construcción de robots. "Recuerdo que cuando volví de los Estados Unidos, la gente me miraba como si estuviera loco y me preguntaba: "¿Por qué estás dejando América para regresar a Ghana?”. El éxito de MoringaConnect ha logrado trascender las fronteras africanas hasta el punto de atraer la atención de importantes conglomerados de medios de comunicación de habla inglesa. Por ahora, Kwami Williams ha sido reconocido con premios como Forbes 30 under 30, Echoing Fellows, Ups Fellows, Harambe Entrepreneur Associate y MassChallenge Alumni.

Él tiene claro que su país siempre ha estado en su corazón y hoy está más decidido que nunca a cambiar la vida de las personas. "Todos los desafíos que enfrentamos (infraestructura, energía, desempleo, acceso a financiación...) no son simplemente problemas de los cuales quejarse, sino oportunidades para actuar", proclama.

Esta información forma parte del proyecto Agritools, apoyado por el Centro Europeo de Periodismo y financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información