Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

En el columpio

La crisis catalana entra en una fase, especialmente brumosa, en la que se entremezclan las manifestaciones grandilocuentes con los comportamientos de tacticismo pastelero: pequeñito y cobardón