Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A comer por ley

  • En la provincia de Monte Plata (República Dominicana), se desarrolla un programa piloto para garantizar la seguridad alimentaria que luego pretende ser escalado a todo el país. Se trata de crear un círculo virtuoso en el que la comida que se sirve en los colegios públicos se compre a cooperativas de pequeños agricultores locales, potenciando la producción y garantizando un mercado para estos últimos al tiempo que se asegura que los niños reciban una nutrición adecuada y sus familias un desahogo económico. En la imagen, un grupo de alumnos hace fila para el almuerzo.
    1En la provincia de Monte Plata (República Dominicana), se desarrolla un programa piloto para garantizar la seguridad alimentaria que luego pretende ser escalado a todo el país. Se trata de crear un círculo virtuoso en el que la comida que se sirve en los colegios públicos se compre a cooperativas de pequeños agricultores locales, potenciando la producción y garantizando un mercado para estos últimos al tiempo que se asegura que los niños reciban una nutrición adecuada y sus familias un desahogo económico. En la imagen, un grupo de alumnos hace fila para el almuerzo.
  • Valeria Germán Villanueva tiene 10 años y es alumna de la escuela El Mirador, de la provincia de Monte Plata. Este centro, que atiende a una comunidad pequeña y por ello tiene alumnos de todas las edades y un puñado de docentes, es uno de los que desarrolla el programa de alimentación escolar por el que los alumnos reciben desayuno, comida y merienda financiados por el Estado.
    2Valeria Germán Villanueva tiene 10 años y es alumna de la escuela El Mirador, de la provincia de Monte Plata. Este centro, que atiende a una comunidad pequeña y por ello tiene alumnos de todas las edades y un puñado de docentes, es uno de los que desarrolla el programa de alimentación escolar por el que los alumnos reciben desayuno, comida y merienda financiados por el Estado.
  • El programa busca implicar a todas las partes. Las escuelas de esta iniciativa tienen sus propios huertos, que los alumnos deben cuidar y trabajar para aprender de cerca las labores agrícolas y tener una responsabilidad ecológica.
    3El programa busca implicar a todas las partes. Las escuelas de esta iniciativa tienen sus propios huertos, que los alumnos deben cuidar y trabajar para aprender de cerca las labores agrícolas y tener una responsabilidad ecológica.
  • Dos alumnos miran el huerto de la escuela El Mirador, en Monte Plata. Estos huertos sirven también como aula, para que los alumnos se oxigenen y aprendan cosas de manera diferente. En ellos se trazan formas geométricas, se hacen cálculos matemáticos de áreas, se dibujan mapas geográficos...
    4Dos alumnos miran el huerto de la escuela El Mirador, en Monte Plata. Estos huertos sirven también como aula, para que los alumnos se oxigenen y aprendan cosas de manera diferente. En ellos se trazan formas geométricas, se hacen cálculos matemáticos de áreas, se dibujan mapas geográficos...
  • En ocasiones, los alumnos también comen algunas de las frutas que producen en el jardín de su escuela. En la escuela de El Mirador uno de ellos, de forma rotatoria, se encarga de controlar la evolución de los distintos cultivos y anotarlo en un registro.
    5En ocasiones, los alumnos también comen algunas de las frutas que producen en el jardín de su escuela. En la escuela de El Mirador uno de ellos, de forma rotatoria, se encarga de controlar la evolución de los distintos cultivos y anotarlo en un registro.
  • Dentro del programa de alimentación escolar dominicano hay escuelas en las que los estudiantes reciben solo almuerzo y otras en las que se les sirven tres comidas. La provincia de Monte Plata es una de las más vulnerables del país, y en la escuela de El Mirador los alumnos reciben tres comidas. Esto libera a sus familiares para otras tareas (algunas madres han comenzado a estudiar), supone un desahogo económico y garantizan una nutrición adecuada para los niños, que solo así pueden tener la oportunidad de alcanzar un rendimiento escolar óptimo.
    6Dentro del programa de alimentación escolar dominicano hay escuelas en las que los estudiantes reciben solo almuerzo y otras en las que se les sirven tres comidas. La provincia de Monte Plata es una de las más vulnerables del país, y en la escuela de El Mirador los alumnos reciben tres comidas. Esto libera a sus familiares para otras tareas (algunas madres han comenzado a estudiar), supone un desahogo económico y garantizan una nutrición adecuada para los niños, que solo así pueden tener la oportunidad de alcanzar un rendimiento escolar óptimo.
  • La presidenta de la asociación de padres de la escuela El Mirador, con sus dos hijos. Las madres se implican en el programa controlando que los alimentos que se reciben en la escuela están en buen estado y se prestan para cocinarlos y asistir en el comedor.
    7La presidenta de la asociación de padres de la escuela El Mirador, con sus dos hijos. Las madres se implican en el programa controlando que los alimentos que se reciben en la escuela están en buen estado y se prestan para cocinarlos y asistir en el comedor.
  • Los niños entran en fila al comedor escolar de una escuela en la provincia de Monte Plata en República Dominicana. Los técnicos del Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil insisten en los buenos hábitos sanitarios a la hora de comer, como el lavado de manos.
    8Los niños entran en fila al comedor escolar de una escuela en la provincia de Monte Plata en República Dominicana. Los técnicos del Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil insisten en los buenos hábitos sanitarios a la hora de comer, como el lavado de manos.
  • El Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil controla que la variedad de alimentos y las raciones cumpla con los requisitos nutricionales de los niños.
    9El Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil controla que la variedad de alimentos y las raciones cumpla con los requisitos nutricionales de los niños.
  • Dos niñas dan cuenta del almuerzo escolar, hoy consistente en arroz, tomates frescos, bacalao guisado y legumbres, además de un zumo de frutas.
    10Dos niñas dan cuenta del almuerzo escolar, hoy consistente en arroz, tomates frescos, bacalao guisado y legumbres, además de un zumo de frutas.
  • También se insiste a los niños en la necesidad de llevar una dieta variada y probar distintos alimentos, introducir más verduras y probar otras cosas. Madres de escuelas como El Mirador admiten que el programa ha servido a ampliar la variedad en las dietas de muchas familias.
    11También se insiste a los niños en la necesidad de llevar una dieta variada y probar distintos alimentos, introducir más verduras y probar otras cosas. Madres de escuelas como El Mirador admiten que el programa ha servido a ampliar la variedad en las dietas de muchas familias.
  • Tras el reconocimiento de los agricultores familiares por la ley de seguridad y soberanía alimentaria y nutricional, estos, asociados en cooperativas, podrán convertirse en proveedores de los programas de alimentación escolar. De esta forma los niños se alimentan de productos locales (cuatro frutas y cuatro verduras) y los pequeños productores obtienen una fuente de ingresos que les da cierta seguridad y a la vez les garantiza su propia subsistencia y alimentación.
    12Tras el reconocimiento de los agricultores familiares por la ley de seguridad y soberanía alimentaria y nutricional, estos, asociados en cooperativas, podrán convertirse en proveedores de los programas de alimentación escolar. De esta forma los niños se alimentan de productos locales (cuatro frutas y cuatro verduras) y los pequeños productores obtienen una fuente de ingresos que les da cierta seguridad y a la vez les garantiza su propia subsistencia y alimentación.
  • Maximiliana Fabián es miembro de una de las cooperativas que empezarán a surtir a las escuelas de la zona. La FAO y otros organismos nacionales darán asistencia técnica a estos agricultores familiares. El plan también es aportarles semillas, montar un centro logístico de almacenamiento de la producción y que un gerente les asista y forme en técnicas de venta. Una vez se pruebe la eficacia de este programa piloto en la provincia de Monte Plata, la idea es expandirlo a toda República Dominicana.
    13Maximiliana Fabián es miembro de una de las cooperativas que empezarán a surtir a las escuelas de la zona. La FAO y otros organismos nacionales darán asistencia técnica a estos agricultores familiares. El plan también es aportarles semillas, montar un centro logístico de almacenamiento de la producción y que un gerente les asista y forme en técnicas de venta. Una vez se pruebe la eficacia de este programa piloto en la provincia de Monte Plata, la idea es expandirlo a toda República Dominicana.