Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
lecturas no obligatorias

Marion Fayolle. El gran juego

La ilustradora francesa llega con una lúdica propuesta erótica: 'Los traviesos'

La ilustradora francesa vela el sexo para intensificar su presencia. Ampliar foto
La ilustradora francesa vela el sexo para intensificar su presencia.

Desde la famosa hoja de parra de Adán y de Eva, primera pieza de lencería de la que se tiene constancia, la humanidad ha pasado su larga vida ocultando el sexo y revelándolo. El desnudo no deja espacio a la fantasía, es demasiado prosaico. Lo que nos excita es la insinuación, la danza de los siete velos, el striptease, ese ritual erótico de desnudar el cuerpo lentamente y, al llegar al sexo, mostrarlo apenas un instante antes de ocultarlo de nuevo. Vestir el sexo es, en realidad, el gran juego. Velarlo para intensificar su presencia y el deseo.

Adán, Eva, Marion

Marion Fayolle. El gran juego

“Los ojos de Marion son capaces de ver más allá de las longitudes de onda a las que estamos condenados el resto de los humanos”, advierte Álvaro Pons en el prólogo de ‘Los traviesos’. En su tercer libro, la ilustradora mantiene la mirada fija en las relaciones entre hombres y mujeres que ya exploró, también sin palabras, en su primera obra, ‘L’Homme in Pièces’.

De Francia, una potencia en materia de vinos, quesos y sexo, llega la ilustradora Marion Fayolle (Ardèche, 1988) con su lúdica propuesta erótica en pequeño formato: Los traviesos. Fayolle adorna el sexo de hombres y mujeres con una vestimenta metafórica, naíf y surrealista: el pene-caracol y la vulva-coliflor, el pene-vela y los senos-faro, el pene-cobra y la mujer flautista… Los pechos se convierten en huevos fritos donde un hombre moja pan. El pene es una pipa que fuma una mujer. La vulva es un gato que lame la leche que su dueña le ofrece en el cuenco de su pecho… En parejas, en tríos o solos, los personajes, sin decir nada, ilustran todo: la masturbación, el deseo, los celos, el romanticismo, el sadomaso…

No se olviden del nombre de la joven, divertida y brillante Marion Fayolle. En otoño, Nórdica publicará La ternura de las piedras, una novela gráfica sobre la muerte de su padre.

En las metafóricas ilustraciones de Marion Fayolle los pechos de una mujer se convierten en huevos fritos donde un hombre moja pan.
En las metafóricas ilustraciones de Marion Fayolle los pechos de una mujer se convierten en huevos fritos donde un hombre moja pan.