Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU urge a evitar que el ébola “sea el próximo sida del mundo”

"En los 30 años que llevo en sanidad pública, lo único que he visto como esto es el sida", avisa el Centro de Control de Enfermedades estadounidense

El director del CDC (en el centro), en la reunión de este jueves.
El director del CDC (en el centro), en la reunión de este jueves. AP

La dramática intensidad con la que se está propagando el virus del ébola inquieta cada vez más a las autoridades de Estados Unidos y lleva a comparaciones preocupantes. “En los 30 años que llevo trabajando en sanidad pública, lo único que he visto como esto es el sida. Tenemos que trabajar ahora para que [el ébola] no sea el próximo sida del mundo”, dijo este jueves el director del Centro de Control de Enfermedades estadounidense (CDC), Thomas Frieden, en una reunión de alto nivel en Washington sobre la epidemia de ébola. En la cita participaron los máximos responsables de la ONU, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), y los presidentes de Guinea, Liberia y Sierra Leona, los tres países africanos más afectados por el virus.

El sida, que ha infectado a 75 millones de personas en el mundo, también fue un virus emergente. Según una reciente investigación de virólogos europeos, la pandemia surgió en Kinshasa, la capital de la República Democrática del Congo, alrededor de 1920 procedente de los chimpancés y su propagación fue el producto de una “tormenta perfecta”. Los primeros casos de sida que registró la medicina se dieron en Estados Unidos en 1981. Según otro estudio internacional, la ratio de contagio del ébola es inferior a la del sarampión o el VIH (el virus que causa el sida). 

Según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud, difundidos el miércoles, hasta el pasado 5 de septiembre un total de 8.033 personas habían sido infectadas por ébola en el mundo en la epidemia que se registra desde marzo en África occidental y que es la más grave desde que se identificó la enfermedad en 1976. De éstas, 3.879 personas han fallecido. Desde esa fecha, se ha registrado en España la primera infección de ébola fuera de África. Y en EE UU el primer caso diagnosticado en ese país: una persona que viajó desde Liberia a Texas y que falleció el miércoles tras más de una semana ingresada en un hospital de Dallas.

Vamos muy atrasados. Tenemos que mejorar la respuesta global”

Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial

La CDC -una organización gubernamental que suele contar con información pionera en la investigación y control de enfermedades- estima que en el peor escenario previsible, el ébola podría llegar a contagiar 1,4 millones de personas hasta enero de 2015 en los dos países más castigados por la enfermedad, Liberia y Sierra Leona.

En la reunión de este jueves en la sede el Banco Mundial, el director de la CDC señaló que la lucha contra el ébola será “larga” pero subrayó que la epidemia es “prevenible” si se lleva a cabo una respuesta completa. La cita de Washington -celebrada en el marco de la asamblea anual del Banco Mundial y el FMI- estuvo repleta de llamamientos de las organizaciones internacionales a redoblar los esfuerzos en la lucha contra la epidemia y de apremiantes peticiones de ayuda de los países africanos. Pero en la reunión -que duró menos de dos horas- se evidenciaron las dificultades logísticas de coordinar una respuesta efectiva y apenas se visualizaron compromisos concretos.

El Banco Mundial estima que el impacto económico del ébola puede llegar hasta los 32.600 millones de dólares (25.800 millones de euros) a finales de 2015. La institución ha movilizado 400 millones de dólares en asistencia de emergencia a los tres países más afectados, mientras el FMI ha liberado 130 millones en créditos. Ambos organismos se mostraron dispuestos este jueves a ampliar su asistencia económica.

“Vamos muy atrasados. Tenemos que mejorar la respuesta global”, afirmó el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, que calificó el brote de ébola como la “epidemia más compleja” jamás afrontada e insistió en la importancia de conceder ayuda con celeridad porque, adujo, “un dólar ahora ahorra 3, 4 o 5 en los próximos meses”. Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, urgió a multiplicar por 20 los recursos en la lucha contra el ébola porque la “mejor respuesta al miedo es una urgente y efectiva”.

Los compromisos sobre el papel están bien pero los más necesarios son los compromisos sobre el terreno"

Ernest Bai Koroma, presidente de Sierra Leona

Pero la falta de compromisos palpables inquietó a los participantes africanos. El presidente del Banco Africano de Desarrollo, Donald Kaberuka, apuntó que la epidemia de ébola no es únicamente un “problema africano” sino que está cruzando fronteras y tendrá efectos económicos en todo el mundo. El presidente de Guinea, Alpha Condé, insistió en esa idea. “Esta es una amenaza internacional que precisa de una respuesta internacional”, enfatizó. Pidió financiación “urgente”, ayuda directa a los países sobre el terreno y manifestó su temor a que la burocracia de coordinar la ayuda internacional “retrase” la lucha contra el ébola.

El más claro y directo fue su homólogo de Sierra Leona, Ernest Bai Koroma, que participó en la reunión por medio de videoconferencia e hizo seis peticiones concretas a los donantes internacionales: establecer en los países afectados centros de coordinación y de atención sanitaria, mejorar el número de personal y equipamiento, abrir nuevos laboratorios, conceder ayuda económica para pagar a los doctores y medios sanitarios adicionales, y conceder apoyo psicológico y social a los enfermos de ébola y sus allegados.

"Los compromisos sobre el papel están bien pero los más necesarios son los compromisos sobre el terreno", subrayó Koroma. “Hasta ahora la mayor parte de los recursos utilizados han sido los nuestros, que son insuficientes, y la respuesta internacional ha sido más lenta que la velocidad de transmisión de la enfermedad".

Más información