Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos los hombres del presidente vienen de Google

Por qué la Casa Blanca no para de contratar a un número cada vez mayor de exempleados del gigante californiano

El presidente Obama defendiendo la economía estadounidense, en 2009, bajo la atenta mirada del presidente de Google, Eric Schmidt
El presidente Obama defendiendo la economía estadounidense, en 2009, bajo la atenta mirada del presidente de Google, Eric Schmidt

Hubo un tiempo, allá por 2009, en el que al ejecutivo estadounidense se le denominaba Gobierno Sachs. Consistía en un juego de palabras entre Goverment Sachs y la banca de inversiones y valoraciones más grande del mundo, Goldman Sachs. Coincidió con el estallido de la crisis, cuando esta empresa se enfrentó a la bancarrota convirtiéndose en banco comercial y recibiendo 10.000 millones de dólares de un fondo estatal mientras miles de ciudadanos veían cómo el desplome bursátil hacía temblar sus propiedades y, sobre todo, su futuro.

El fracaso de la web healthcare.gov, clave en la reforma sanitaria impulsada por Obama, ha llevado al personal de la Casa Blanca a buscar expertos del sector

El apodo no solo tenía que ver con la ayuda prestada, sino también con la composición de su plantilla. Cuando Goldman Sachs fue acusado de fraude por la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos por el escándalo de las hipotecas subprime, en 2010, varios exmiembros de la empresa ya formaban parte del órgano de poder. ¿Por qué acudir a los causantes de la hecatombe financiera para solucionarla? Muchos lo han relacionado, entre otras cosas, con que el secretario del Tesoro, Henry M. Paulson Jr., salido de la cantera de Goldman Sachs.

La situación ahora parece haber cambiado. Desde hace unos meses, los cazadores de talentos del gobierno de Barack Obama dirigen sus flechas hacia los trabajadores de Google. El fracaso de la página web healthcare.gov –sobre la reforma sanitaria impulsada por la Administración del presidente– llevó al personal de la Casa Blanca para atrapar cuantos más expertos del sector mejor. Y quién mejor que los exempleados de la multinacional que ha cambiado el uso de Internet a escala global para aportar su experiencia profesional. Esto ha hecho que la lista de trabajadores que ha pasado por Google se parezca cada vez más al directorio del Gobierno, según señala la publicación digital norteamericana Quartz.

El cuatro de septiembre, sin ir más lejos, Megan Smith, una ejecutiva de Google, fue nombrada jefa de tecnología de la nación. Smith sustituye a Todd Park, antiguo ayudante del presidente, que operará como asesor desde Silicon Valley. Park se ha mantenido al lado de Obama desde 2009 y formó parte de los creadores de la página healthcare.gov, y no deja de ser llamativo reclutara para el servicio digital de Estados Unidos a Michael Mikey Dickerson, otro veterano de Google.

Preocupa cada vez más la influencia pueda tener la empresa en las decisiones gubernamentales y viceversa: el Gobierno tiene la última palabra en la regulación del uso de aviones no tripulados y coches autoconducidos, dos de los elementos tecnológicos utilizados por el buscador

No todo es positivo en esta llamada diáspora de Google a Washington. Preocupa cada vez más la influencia pueda tener la empresa en las decisiones gubernamentales y viceversa: al fin y al cabo, el Gobierno tiene la última palabra en la regulación del uso de aviones no tripulados y coches autoconducidos. Precisamente dos de los elementos tecnológicos utilizados por el buscador.

Esto ha provocado que algunos de los extrabajadores de Google contratados por la Casa Blanca hayan optado por regresar al sector privado tras su paso por el público. La lejanía de su familia, asumir decisiones que puedan afectar a su antigua compañía o comprometerse de por vida en el ajetreo que orbita alrededor del despacho oval son algunos de los factores que les empujan a regresar a un puesto corporativo. Y así lo han hecho algunos, influidos también por la diferencia salarial, según sugiere la prensa. Este efecto de puerta giratoria ha avivado el escepticismo de los críticos en las promesas del ejecutivo, que ya levantaron la voz contra este sistema cuando un recuento del pasado mes de agosto desveló que la Administración Obama había contratado a 70 exlobbistas durante su mandato después de asegurar que iba a luchar contra la inclusión de estos organismos en el operativo. La pregunta que se hacen ahora es si las semejanzas entre las listas de exempleados informáticos y cargos públicos supondrán también una similitud de intereses. Para comprobarlo, basta con buscarlo en Google.

Megan Smith

Megan Smith jugó un papel clave en el desarrollo de Google Earth, el dispositivo que permite recorrer el planeta con imágenes de satélite. También fue vicepresidenta del Laboratorio X de la compañía. Anteriormente trabajó como directora ejecutiva en Planet Out, un conglomerado de medios de comunicación con temática gay. En cuanto inicie sus funciones de Jefa de Tecnología, será la tercera persona y primera mujer en la historia de Estados Unidos en ostentar este cargo.

Michael ‘Mikey’ Dickerson

Mikey Dickerson se unió al ejecutivo estadounidense cuando la página web healthcare.gov empezó a dar problemas. Actualmente trabaja como administrador del recién estrenado Sistema Digital de Estados Unidos, un organismo formado por “un pequeño equipo de los mejores expertos digitales” que hará más accesible la información gubernamental a partir de páginas web más atractivas al consumidor. Su puesto en Google como Ingeniero de confiabilidad consistía en hacer funcionar correctamente el buscador. El chiste es Washington es desde entonces a la gente del Ala Este no le importa cómo va vestida por las mañanas: es muy complicado que sea un desastre parecido.

Katie Jacobs Stanton

Antes de fichar por Twitter en 2010, Katie Jacobs Stanton trabajó como responsable de fomentar el compromiso entre los nuevos medios empleados por la Casa Blanca y el público. También ocupó un puesto en el Departamento de Estado durante siete meses. En Google, Stanton gestionó aplicaciones como Google Finance, Google Noticias o Google Moderator, que permitió a los usuarios mandar preguntas durante la campaña presidencial de Obama en 2008. Su trayectoria incluye un paso por Yahoo! y una beca en el Comité Estatal de Relaciones Exteriores.

Andrew McLaughlin

McLaughlin participó en la transición del equipo de Obama entre 2008 y 2009 y ejerció durante dos años de la Oficina de Tecnología. El exjefe de la política pública global de Google aconsejó al presidente sobre una amplia gama de temas como la ciberseguridad o la privacidad en la red. En 2010 le descubrieron un intercambio de correos con sus antiguos compañeros de Google sobre asuntos bajo su competencia como funcionario del Gobierno que violaban las normas éticas de la Administración. Abandonó la Casa Blanca un año después y ahora es socio de la compañía de construcción Betaworks y CEO de la web Digg.com.

Nicole Wong

Las escándalos sobre el espionaje del gobierno convirtieron a Nicole Wong en vicepresidenta de Tecnología de la Administración. Elaboró un informe sobre los datos obtenidos por la Casa Blanca y colaboró con los servicios de inteligencia. Por eso, el regreso a California con su familia ha levantado cierto recelo. Wong, apodada La que decide, fue vicepresidenta de Google y consejera general adjunta. En 2009 testificó en el Congreso sobre la adhesión de Google a las leyes de privacidad.

Sonal Shah

El recorrido laboral de Sonal Shah surca la vicepresidencia de Goldman Sachs, la jefatura de la sección de desarrollo global de Google.org (la obra social de la multinacional) y la de la Oficina de Innovación Social de la Casa Blanca. Allí, ayudó entre 2009 y 2011 a organizaciones sin ánimo de lucro y emprendedores aquejados por importantes problemas sociales. Esta experiencia la ha transportado al centro Beeck sobre Impacto Social e Innovación de la Universidad de Georgetown.

Eric Schmidt

Aunque no tenga un puesto formal en la Casa Blanca, Eric Schmidt, presidente y consejero delegado de Google, siempre ha mantenido unos vínculos muy estrechos con la Administración de Obama. Fue un firme partidario de su candidatura en 2008 (en la que ejerció de asesor en las áreas de tecnología y energía, según algunos informes) y actuó como consejero informal durante la campaña de 2012.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información