Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una academia de fútbol seis veces nominada al Premio Nobel de la Paz

Unos tres mil niños sin recursos aprenden deporte y convivencia en la escuela de balompié Tahuichi en Santa Cruz, la ciudad más poblada y violenta de Bolivia. Y comen.

La academia ha sido nominada seis veces al Premio Nobel de la Paz

No es el lugar más hermoso de Santa Cruz de la Sierra, pero sí uno de los que despierta más sonrisas. Situada junto al cementerio La Cuchilla, en el extremo sur de la ciudad, la academia de fútbol Tahuichi Aguilera acoge todos los días a unos 3.000 niños de la ciudad más poblada y violenta de Bolivia. Allí, entre regates, pases y tiros a puerta, algunos de los chicos y chicas de las familias más desfavorecidas de la zona reciben educación y atención para prevenir problemas y conflictos demasiado habituales en Santa Cruz, como son el alcoholismo, la drogadicción y la violencia juvenil, mientras persiguen sus sueños de llegar a ser profesionales.

Entre el 85% y el 90% de los niños que acuden a Tahuichi lo hacen "con una beca deportiva, de manera gratuita", apunta Roly Aguilera, el hijo del fundador de la escuela, que ahora ejerce de presidente.

Santa Cruz está experimentando un aumento en su índice de criminalidad y su tasa de homicidios según el Estudio Mundial sobre el Homicidio 2013 de la ONU y los datos del Observatorio Nacional de Seguridad Ciudadana de Bolivia. Aunque todavía se encuentre lejos de los distritos más peligrosos de Latinoamérica, el incremento de la violencia y la aparición de bandas delictivas parecen señalar que la ciudad se está convirtiendo en un punto de encuentro para las redes de narcotráfico hacia Brasil y Argentina.

Desde su fundación, en 1978, la academia ha sido nominada en seis ocasiones al Premio Nobel de la Paz como reconocimiento a su labor social. Embajadora de Buena Voluntad de la ONU en 1993, premio Fair Play International en 1995 y medalla de oro de la FIFA en el año 2000, Tahuichi es una institución en la sociedad boliviana. Pero no por trascender el fútbol, la academia deja de lado el deporte. La mayoría de los jugadores más exitosos de la historia del balompie boliviano han trotado por sus canchas del sur de Santa Cruz. Marco El Diablo Etcheverry, el goleador Erwin Sánchez y los defensas Luis Cristaldo y Juan Manuel Peña, todos ellos integrantes de mejor selección boliviana, aquella que consiguió la clasificación para el Mundial de 1994, llevan la marca Tahuichi.

Xabier Azkargorta, que dirigió a Bolivia hasta la fase final de la Copa del Mundo hace 20 años, destaca, incluso por encima de aquellas figuras, el hecho de que Tahuichi recoja a estos chicos, muchas veces en condiciones difíciles de vida, de subsistencia, y les haga crecer "como personas".

Siga las actualizaciones de @Planeta_ Futuro en Twitter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >