Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orgía fetichista de Oscar

Descubrimos un tesoro de éxitos internacionales del cine español en Hollywood antes de su exposición en una muestra sobre los hitos de los últimos 20 años

Vestido y sombrero que Penélope Cruz llevaba en 'Vicky, Cristina, Barcelona'. Ver fotogalería
Vestido y sombrero que Penélope Cruz llevaba en 'Vicky, Cristina, Barcelona'.

Era el sueño de todo ladrón de joyas que se precie de serlo. La puerta de un camerino en los sótanos del edificio que acoge las instalaciones de Canal +, a las afueras de Madrid, se abrió dejando al descubierto el tesoro de los últimos 20 años del cine español en Hollywood. Rutilante a la luz de un fluorescente, resultaba imposible apartar la mirada del vestido de color rosa pálido con encaje negro que llevó Penélope Cruz en Vicky Cristina Barcelona. Una prenda que le valió el Oscar a la mejor actriz de reparto bajo las órdenes de Woody Allen. Tan sedosa, tan liviana… Colgada de un perchero junto a los trajes con los que otros premiados recogieron la estatuilla dorada, guiones, dibujos, máscaras, artilugios varios e incluso uno de los codiciados trofeos. Los integrantes del equipo de producción de la casa, que habían recopilado durante semanas estos fetiches, confiaron (quizá con excesiva bondad) en dejar al periodista a solas con el botín.

El tesoro permanecía en aquel sótano esperando viajar hasta la sede madrileña de Casa de América, donde pueden contemplarse ahora con todo detalle en una exposición que conmemora los 20 años consecutivos de retransmisiones de la gala de los Oscar en Canal +. Dos decenios en los que hemos visto a Penélope conquistar el Oscar, por supuesto, y gritar aquel “¡Pedrooooo!” que precedió al discurso de agradecimiento de Pedro Almodóvar (ganador de otra estatuilla al guion original de Hable con ella) por el premio a Todo sobre mi madre. También han lucido palmito por la alfombra roja en todos estos años la troupe actoral que escoltó a Fernando Trueba en su camino al Oscar por Belle époque, Javier Bardem (con candidaturas varias y galardón al mejor actor por No es país para viejos), los compositores Alberto Iglesias (candidato por las bandas sonoras originales de El jardinero fiel, Cometas en el cielo y El topo) y Javier Navarrete (aspirante por la banda sonora original de El laberinto del Fauno)… Hemos visto susurrar a Jorge Drexler el estribillo de Al otro lado del río, de la película Diarios de motocicleta, mientras recogía el trofeo y doblaba el brazo a los productores de la ceremonia, que no le habían dejado interpretar su propia composición por considerarle “poco conocido” para el público estadounidense… También cantaron victoria los maquilladores David Martí y Montse Ribé por su trabajo en El laberinto del Fauno, donde se premió asimismo la dirección artística de Pilar Revuelta y Eugenio Caballero. Fueron candidatos los documentalistas Carles Bosch y Josep Maria Domènech por Balseros; Trueba y Mariscal por Chico & Rita; los entonces cortometrajistas Nacho Vigalondo (7:35 de la mañana), Juan Carlos Fresnadillo (Esposados), Borja Cobeaga (Éramos pocos), Javier Fesser (Binta y la gran idea) y Javier Recio (La dama y la muerte); el maquillador Manuel García por sus méritos en Mar adentro, y los directores Montxo Armendáriz (Secretos del corazón) y José Luis Garci (El abuelo). Sin olvidar el Oscar de Alejandro Amenábar por Mar adentro o el de Gerardo Herrero como productor de El secreto de sus ojos. Hitos que reviven al husmear los fetiches de dos decenios de cine español en Hollywood.

El Oscar de Amenábar a la mejor película extranjera, por 'Mar Adentro'. ampliar foto
El Oscar de Amenábar a la mejor película extranjera, por 'Mar Adentro'.

Pero el lujo de manosear estas pequeñas joyas emblemáticas que estaban a punto de viajar a la exposición de Casa de América inspira también una mirada hacia la apabullante huella que este país ha estampado en el mundo durante los últimos 20 años a través de su talento cinematográfico, acechado hoy entre crisis varias, recortes masivos y la subida del IVA al 21% decretada por el Gobierno del Partido Popular. “No se sabe cómo van a financiarse las pelícu­las en este país y cada vez va a ser más importante la financiación internacional”, reflexiona Alejandro Amenábar, quien dice estar preparando una vuelta al suspense en la línea de sus primeras cintas, “más sencilla en cuanto a producción que Ágora”.

Conquistar un Oscar supuso para Amenábar atesorar “un verdadero icono”, pero admite que no fue más importante en su carrera que los premios Goya que cosechó su primer largometraje, Tesis, pues gracias a ellos pudo rodar acto seguido su siguiente película “en los términos y condiciones que quería”. En el caso de David Martí, que junto a su pareja, Montse Ribé, conforma un tándem de “maquilladores especiales” afincados en Barcelona, ganar el Oscar tuvo al principio un efecto perverso, “por el que la gente piensa que ya eres más caro y dejan de llamarte”. Ellos tardaron tres años en quitarse ese estigma, por otra parte incierto, pero también reconocen que desde su éxito en Hollywood ningún cliente ha vuelto a dudar sobre si el resultado de sus creaciones será el esperado.

Con David Martí tuvimos la suerte de conocer de primera mano a las cabezas del Fauno y el Pálido que llevaba el actor que dio vida a sendas criaturas en El laberinto del Fauno. Las trajo él mismo a la sesión de fotos, guardadas en aparatosas cajas de madera que destapó para mayor gloria de la orgía fetichista. También hubo oportunidad de anudarse al cuello la corbata que llevó Jorge Drexler mientras cantaba Al otro lado del río y de releer el guion original de Hable con ella, plagado de anotaciones manuscritas de su autor, Pedro Almodóvar. El éxtasis llegó al sostener el Oscar de Amenábar por Mar adentro. Y lo más complicado fue vencer la tentación de escapar empuñando el pesado trofeo. La persecución habría quedado de lo más cinematográfica, pero en tal caso ni usted podría estar ahora leyendo estas líneas ni tendría ocasión de dar un discurso de agradecimiento como el que a buen seguro proclamará, cual estrella del paseo de la Fama, si visita la exposición en Casa de América y se fotografía con esta estatuilla que corona el tesoro de los últimos 20 años del cine español en Hollywood.

Veinte años de Oscar

La exposición 20 años de Oscar en Canal +, con objetos-fetiche de los protagonistas de dos decenios de éxitos españoles en Hollywood, puede visitarse hasta el 24 de febrero en Casa de América de Madrid. Canal + ofrece a sus abonados una programación especial dedicada a sus 20 años de retransmisiones. Y el próximo domingo, Canal + emite en ­exclusiva, por vigésimo año consecutivo, La alfombra roja, la ceremonia en directo y un resumen al día siguiente en prime time de la 85ª edición de los Premios Oscar.

Más información