Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rabat acusa a Rajoy de atentar contra "la integridad territorial" de Marruecos

El primer ministro marroquí cree que las palabras del líder del PP, que acusó a Zapatero de "abdicar de sus responsabilidades" en El Aaiún, son "falsas" y "pueden perjudicar las relaciones bilaterales".- El Ejecutivo español sale en defensa de Rajoy

El primer ministro marroquí, Abás El Fasi, condenó ayer "vivamente" las declaraciones del presidente del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, que el sábado acusó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de "abdicar de sus responsabilidades" en la crisis del Sáhara Occidental y de rozar "el esperpento" porque "es imposible", a su juicio, que el Ejecutivo lo haga "peor".

El Fasi, también secretario general del Partido nacionalista Istiqlal (PI), tachó de "asombrosas y falsas" y aseguró que atentan "contra la integridad territorial" de Marruecos y afirmó que las palabras de Rajoy "no pueden sino perjudicar a las relaciones bilaterales entre el PI y el Partido Popular español, además de "afectar a los intereses comunes de los pueblos de los dos países", según un comunicado difundido por la agencia oficial de Marruecos, MAP.

Para El Fasi, según un comunicado difundido por MAP, "es lamentable que un responsable español de alto nivel se ponga de parte de las alegaciones transmitidas por algunos medios españoles, que han provocado un escándalo mediático sonoro". Según el mandatario marroquí, las "falsas declaraciones" de Rajoy "desvelan el espíritu colonial de sus simpatizantes y se enmarcan en una campaña electoral ardiente".

El Fassi destacó que las declaraciones de Rajoy no pueden sino reforzar aún más el apego del pueblo marroquí a sus derechos legítimos y a la defensa de sus intereses en un clima de movilización y unidad".

Reacción desde Moncloa

Tras conocer las últimas declaraciones de El Fasi, el Gobierno español ha trasladado esta noche su malestar al Ejecutivo marroquí. Mientros del Ejecutivo de Zapatero se pusieron en contacto con altos responsables del Gobierno del país vecino para expresarle su malestar por esas críticas y también por las vertidas contra los medios de comunicación españoles.

Además, ha comunicado a Rabat su deseo de que las discrepancias que pueda haber en relación con el Sáhara se circunscriban al ámbito de los Gobiernos y no se trasladen a los partidos o a los medios de comunicación.