La rectificación de PSOE y Podemos sobre el veto la escuela concertada no logra salvar la parte social del plan de reconstrucción

Los dos partidos en el Gobierno habían aceptado mediante una enmienda incluir a los centros subvencionados en el reparto de ayudas, pero el dictamen final de la comisión no ha reunido apoyos suficientes en el Congreso

Alumnos de Primaria, en el colegio concertado Amorós de Madrid, de la orden religiosa de los Marianistas, en una imagen de archivo.
Alumnos de Primaria, en el colegio concertado Amorós de Madrid, de la orden religiosa de los Marianistas, en una imagen de archivo.RICARDO GUTIÉRREZ

PSOE y Podemos han virado su posición respecto a la escuela concertada. El martes pactaron con ERC una enmienda para eliminar la exclusión de este tipo de enseñanza de la recepción de fondos adicionales para adaptarse a la epidemia del coronavirus. Un veto que ellos mismos habían planteado. La enmienda ha sido aprobada este miércoles en el Congreso. Pero el cambio se ha quedado fuera de las recomendaciones acordadas por la Comisión de Reconstrucción Social y Económica para orientar las políticas del Gobierno para intentar superar la crisis de la covid-19. La parte de los acuerdos que trataba sobre las políticas sociales, en la que estaba incluido todo el bloque educativo, ha sido rechazada dos horas después por estrecho margen: 175 votos a favor por 172 en contra. El pleno del Congreso sí ha aprobado, sin embargo, los otros tres dictámenes finales presentados por la comisión para su refrendo: los de economía, sanidad y Unión Europea.

En el hecho de que la enmienda haya sido aprobada y en cambio el Congreso haya rechazado después el conjunto del dictamen han influido diversos factores: el apartado de política social tiene una veintena de artículos con abundantes subapartados. Pero está claro que la supresión del veto a la concertada, una exclusión que había provocado las críticas de las patronales del sector y la jerarquía eclesiástica, no ha sido suficiente para que los partidos que forman el Gobierno reunieran los apoyos necesarios.

Ni PNV ni Cs

El dictamen de política social ha recibido los votos de los grupos socialista (120), de Unidas Podemos (35), ERC (13), Más País (dos), Compromís (uno) y Teruel Existe (uno). Pero no ha logrado sumar el respaldo de dos partidos sensibles a las necesidades de la concertada como Ciudadanos (Cs) y PNV. Ambos partidos han votado en contra, aunque por motivos diferentes. Cs al considerar, entre otras cuestiones, insuficiente el cambio del articulado respecto a la enseñanza concertada. Y los nacionalistas vascos porque consideran que la materia educativa es competencia exclusiva de las instituciones vascas.

El portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal, este miércoles en el Congreso de los Diputados. En vídeo, Bal anuncia que Cs se desmarca del bloque social por no incluir la concertada y votará "no" al dictamen.Vídeo: EUROPA PRESS | EFE

La enmienda educativa de socialistas, Podemos y ERC había eliminado la frase del articulado del texto que establecía que “la totalidad del incremento de la inversión irá destinado a la educación pública de gestión directa”. Una fórmula que impedía la recepción de fondos a la concertada, en la que estudian 2,1 millones de alumnos, una cuarta parte del conjunto de alumnos preuniversitarios de régimen general. En lugar de ello, el nuevo texto, rechazado junto al resto del dictamen de política social, establecía que todo el incremento iría “destinado a cerrar la brecha educativa, dando prioridad a todos aquellos centros que atiendan a alumnado en situación de vulnerabilidad”.

Fuentes del PSOE y de Podemos señalaban que la intención con ambos textos era la misma: que el esfuerzo presupuestario adicional se destinara a los alumnos que han sufrido más con la epidemia, que son aquellos que ya tenían de normal más dificultades, y la pública acoge a siete de cada 10 alumnos sin recursos y al 79% de los alumnos de origen inmigrante. Pero, al mismo tiempo, admitían, también hay escuelas concertadas que tienen matriculados a chavales con dificultades, y la primera redacción implicaba una discriminación, y por ello habían decidido eliminarla.

Acento en la pública

Al mismo tiempo, el resto del artículo educativo enmendado se mantuvo igual, subrayando la centralidad de la enseñanza pública en el sistema educativo. Planteaba: “[Un] incremento de los recursos púbicos dedicados a la educación y las becas. Fortalecer la educación pública como columna vertebral de nuestro sistema educativo incrementando la inversión de forma coordinada con las comunidades autónomas en el marco de la Conferencia Sectorial”. Un acento que facilitó el acuerdo ente PSOE, Podemos y ERC, pero que alejó a otras fuerzas, como Ciudadanos, con quien los socialistas negociaron hasta el último momento.

El martes por la noche, la portavoz en materia educativa de Cs, Marta Martín, adelantó el rechazo de su grupo a la propuesta: “Lamentamos que el Gobierno y los partidos que lo sostienen sigan demostrando que sus prejuicios ideológicos respecto a la educación concertada están por encima del interés general de los españoles. Ese texto que han negociado de forma chapucera y a última hora con ERC no defiende ni la equidad, ni la libertad de elección de las familias, ni el apoyo a las necesidades específicas de atención educativa de los niños. Hoy, los padres, docentes y alumnos de la concertada sienten incertidumbre y preocupación porque ese texto no incluye un solo reconocimiento a la educación concertada”.

Siga EL PAÍS EDUCACIÓN en Twitter o Facebook

Apúntese a la Newsletter de Educación de EL PAÍS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ignacio Zafra

Es redactor de la sección de Sociedad del diario EL PAÍS y está especializado en temas de política educativa. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia y Máster de periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid y EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS