_
_
_
_

Las pensiones crecen en 2023: ¿cuándo y cómo voy a cobrar la nueva cuantía?

Las prestaciones por jubilación experimentarán una subida del 8,5% este año, que comenzará a percibirse desde el ingreso de enero

Gorka R. Pérez
Dos mujeres pensionistas pasean en Madrid.
Dos mujeres pensionistas pasean en Madrid.Pablo Monge

Los más de nueve millones de pensionistas que existen en España en estos momentos comenzarán el año con una mejora sustancial de sus prestaciones. El primer ingreso que percibirán en 2023 será un 8,5% más alto que el de diciembre en las pensiones contributivas, mientras que aquellas que no lo son crecerán aún más, un 15%. Gracias a este aumento, uno de los colectivos más vulnerables de la sociedad podrá hacer frente a los estragos de la inflación manteniendo su poder adquisitivo. Debido a que el porcentaje de revalorización se extrae a partir de la evolución del IPC en los últimos 12 meses —desde diciembre de 2021 hasta noviembre de 2022—, por primera vez no será necesario ajustar las pensiones con la paguilla de enero.

¿Cómo queda mi pensión de jubilación?

Teniendo en cuenta que la prestación de jubilación que recibe cada pensionista depende de su edad, de lo longeva que haya sido su carrera laboral y de cuánto haya cotizado durante esos años a la Seguridad Social —a estas pensiones se las denomina contributivas—, sí que es posible determinar las nuevas cuantías tanto en el rango más elevado (las máximas), como en el más bajo (las mínimas). Así, la pensión máxima de jubilación para 2023 será de 42.829,29 euros, y repartida en 14 pagas ascenderá hasta los 3.059 euros al mes. Esto supone un incremento de 240 euros respecto a la cuantía recogida para el año 2022 (2.819 euros), y la sitúa por primera vez por encima del umbral de los 3.000 euros. En cuanto a las mínimas, dependiendo de la edad de la persona jubilada, y de si cuenta o no con un cónyuge a su cargo, oscilarán entre los 13.526 y los 9.694 euros al año.

¿Y si cobro una prestación no contributiva?

Las pensiones no contributivas son las que perciben aquellas personas que no han cumplido los requisitos de cotización necesarios y se encuentran en una situación de necesidad protegible por carecer de recursos suficientes para su subsistencia. Las hay de dos clases, de jubilación y de invalidez, y se requieren ciertos requisitos para poder acceder a ellas. Según los últimos datos de octubre, en España se pagaron un total de 44.526 pensiones no contributivas, y la media no alcanza los 500 euros, según el Imserso. Estas prestaciones, por su parte, experimentarán una mejora del 15% en 2023.

¿Cuándo ingresaré la nueva cantidad?

La subida del 8,5% comenzará a aplicarse en la primera nómina del año, esto es, en la de enero. Teniendo en cuenta el calendario tradicional de la Seguridad Social con el que lleva a cabo el pago de las prestaciones, lo más probable es que la nueva cuantía se ingrese a finales de mes, en torno al día 25. En algunos casos, sin embargo, podría adelantarse al día 23.

¿Con qué edad puedo jubilarme en 2023?

La cuantía de las pensiones no es lo único que aumentará en el nuevo año. A partir del 1 de enero, cualquier trabajador que quiera jubilarse y percibir el 100% de su pensión —y que no haya superado los 37 años y nueve meses de cotización—, deberá esperar a cumplir 66 años y cuatro meses (la edad legal ordinaria en 2023), dos meses más que el año pasado, para poder hacerlo. La carrera laboral que debe acreditar es tres meses mayor que la necesaria en 2022. Sin embargo, aquellos trabajadores que cuenten con más años cotizados podrán adelantar su pensión, y jubilarse con el 100% de la pensión a los 65 años.

¿Y si quiero adelantar mi jubilación?

En el caso de que cualquier persona quiera abandonar voluntariamente su carrera laboral y convertirse en jubilado antes de estos plazos, a la jubilación anticipada voluntaria se podrá acceder en 2023 con 63 años, si se han cotizado 37 años y nueve meses o más. Eso sí, la pensión se verá penalizada en función del tiempo adelantado. Esta penalización quedará estipulada a partir de la aplicación de una serie de coeficientes reductores que pueden llegar a mermar la cuantía final desde un 2,81% —cuando se anticipe la jubilación un año y haya cotizado 44 años y seis meses—, hasta el 21% para quien adelante la jubilación 24 meses y haya cotizado menos de 38 años y seis meses.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Gorka R. Pérez
Es redactor de la sección de Economía y está especializado en temas laborales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Cadena Ser. Es licenciado en Periodismo por la Universidad del País Vasco y Máster en Información Económica de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_