Cómo acceder a la jubilación anticipada en 2023: requisitos y cuantías

La subida del 8,5% de las pensiones compensa adelantar la jubilación a diciembre de 2022

Una pareja de jubilados. Getty Images
Una pareja de jubilados. Getty Images

Conocer los requisitos necesarios para acceder a la jubilación anticipada y cuál será el importe de la pensión futura son fundamentales para decidir si compensa retirarse antes de la edad ordinaria de jubilación. No en vano, la edad legal para acceder a la ordinaria se retrasa en 2023 -en aplicación del calendario que viene aplicándose progresivamente desde 2013- a los 66 años y cuatro meses si se tienen cotizados menos de 37 años y nueve meses o a los 65 años si se supera este periodo de cotización. Esta modificación también supone aplazar las edades para poder acceder a la jubilación anticipada voluntaria y a la jubilación anticipada involuntaria en 2023.

Todos los trabajadores, tanto asalariados como autónomos, para anticipar el retiro han de cumplir, entre otros, una serie de requisitos, como encontrarse en alta o situación asimilada al alta (desempleo, total o subsidiado; paro involuntario; vacaciones anuales retribuidas no disfrutadas; excedencia forzosa; o excedencia por cuidado de hijo).

Además, es imprescindible haber cotizado al menos 35 años o 33 años en la jubilación anticipada involuntaria, de los cuales dos deberán estar comprendidos en los 15 años anteriores al cese de la actividad laboral. Dentro de los 35 años cotizados, se tendrá en cuenta el periodo del servicio militar, la prestación social sustitutoria y del servicio social femenino (este último como novedad desde 1 de enero de 2022), con un máximo computable de un año.

Una vez acreditados los requisitos anteriores, el importe de la pensión a percibir ha de ser superior a la cuantía de la pensión mínima que correspondería al interesado por su situación familiar si cumpliera los 65 años de edad (con cónyuge a cargo, 13.526,70 euros al año; sin cónyuge, 10.962 euros al año; y con cónyuge no a cargo, 10.405,15 euros al año). Si no se cumple este requisito, no se podrá acceder a la jubilación anticipada.

Revalorización de las pensiones

Las pensiones se revalorizan el 8,5% para 2023, lo que está produciendo que la reducción de la pensión en caso de acogerse a una jubilación anticipada a final de 2022 (por la aplicación de los coeficientes reductores) quede compensada con la elevada subida de las pensiones en 2023. Por ejemplo, quien opte por jubilarse anticipadamente en diciembre de 2022, se encontrase a 18 meses de cumplir la edad ordinaria de jubilación y tenga cotizado el periodo máximo (más de 44 años y seis meses cotizados) tiene una penalización de un 7,6%, por debajo del 8,5% que se aumenta de la pensión en enero de 2023.

La subida de enero de las pensiones contributivas compensa en muchos casos por completo el recorte por la aplicación de los coeficientes reductores en la jubilación anticipada unos meses antes de la edad legal ordinaria de jubilación. Incluso jubilarse anticipadamente a finales de 2022 puede suponer una mejora de la pensión futura.

Jubilación anticipada voluntaria

Esta modalidad de acceder de forma anticipada y voluntaria a una pensión se fundamenta en una decisión personal del trabajador que apuesta por dejar de realizar su actividad laboral. A la jubilación anticipada voluntaria se puede acceder hasta 24 meses antes de la edad legal ordinaria de jubilación. Así, con 63 años un trabajador se puede jubilar anticipadamente de forma voluntaria si ha cotizado 37 años y nueve meses o más. En caso de cotizar por debajo de ese periodo, la edad para jubilarse en 2023 será a partir de 64 años y cuatro meses.

Para tener derecho a la jubilación anticipada voluntaria hay que cumplir una serie de requisitos, entre los que se encuentran contar con al menos 35 años cotizados, de los cuales dos deberán estar comprendidos en los 15 años anteriores a la fecha de la jubilación, así como que el importe que le corresponda percibir como pensión sea superior a la pensión mínima que le correspondería al cumplir 65 años.

En la jubilación anticipada voluntaria, una de las novedades de la reforma de las pensiones es que los coeficientes reductores que se aplican son mensuales. La Seguridad Social reduce, según UGT, el importe de la paga en función del número de meses en que se anticipe la jubilación. Además, las penalizaciones se aplican sobre la cuantía de la pensión y no sobre la base reguladora de la misma, como ocurría antes. De esta forma, la reducción de la pensión puede ser desde un 2,81% cuando se anticipe la jubilación un año y haya cotizado 44 años y seis meses hasta el 21% para quien adelante la jubilación 24 meses y haya cotizado menos de 38 años y seis meses.

Jubilación anticipada forzosa

Este tipo de jubilación anticipada que se deriva del cese no voluntario por parte del empleado requiere que la extinción de la relación laboral no sea por causa imputable a la libre voluntad del trabajador. Es el caso de los empleados sin trabajo por causa de un ERE, despido colectivo, despido objetivo, fuerza mayor o jubilación, incapacidad o fallecimiento del empresario. No obstante, hay que tener en cuenta que a la jubilación anticipada involuntaria sólo pueden acceder los trabajadores por cuenta ajena, pero no los trabajadores autónomos.

En caso de jubilación anticipada involuntaria o forzosa, el periodo de adelanto se amplía con respecto a la anticipación voluntaria hasta los 48 meses antes de la edad legal ordinaria para acceder a la pensión. Con 61 años un trabajador se puede jubilar anticipadamente de forma voluntaria si ha cotizado 37 años y nueve meses o más. En caso de cotizar por debajo de ese periodo, la edad para jubilarse en 2023 será de 62 años y cuatro meses.

El derecho a la jubilación anticipada forzosa o por causa no imputable al trabajado exige cumplir una serie de requisitos, entre ellos estar inscrito en las oficinas de empleo como demandante de empleo durante al menos seis meses anteriores a la fecha de solicitud de jubilación; haber cotizado al menos 33 años, de los cuales dos deberán estar comprendidos en los 15 años previos al momento de jubilación; la no voluntariedad por casusas no imputables al trabajador (ERE, despido colectivo o despido objetivo).

Por cada mes o fracción de mes que le falta al trabajador que pide la jubilación anticipada involuntaria para cumplir la edad legal de jubilación se aplicará un coeficiente reductor, que estará determinado también por el periodo de cotización que acredite. De esta forma, la reducción de la pensión puede ser desde un 0,50% cuando se anticipe la jubilación forzosa un año y haya cotizado 44 años y seis meses hasta el 30% para quien adelante la jubilación 48 meses y haya cotizado menos de 38 años y seis meses.

Complemento de género

A las pensiones por jubilación anticipada también se les reconoce el derecho a percibir el complemento para la reducción de la brecha de género. El mismo solo puede darse a uno de los dos progenitores. En principio, va dirigido a las mujeres, pero pueden solicitarlo también los padres siempre y cuando se haya visto interrumpida o afectada su carrera profesional con ocasión del nacimiento o adopción. En caso de que ninguno de los dos progenitores se hubiese visto perjudicado por periodos sin cotizar o por reducciones de trabajo, el complemento se adjudicará a la madre. Al importe de la pensión resultante se le sumará el complemento para reducir la brecha de género de 28 euros por cada hijo, con el límite máximo de 112 euros (cuatro hijos).

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS