_
_
_
_

El Gobierno se compromete a rebajar la luz, el gas y los carburantes el próximo 29 de marzo

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, apuesta por una bajada “sencilla e inmediata” en el coste de los suministros a finales de mes

Nadia Calviño, Félix Bolaños, y María Jesús Montero, el domingo pasado en La Palma.
Nadia Calviño, Félix Bolaños, y María Jesús Montero, el domingo pasado en La Palma.Juan Carlos Hidalgo (EFE)

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha garantizado este miércoles que el Gobierno bajará la luz, el gas y la gasolina en el decreto que tiene previsto aprobar el 29 de marzo, haya o no consenso en la cumbre europea de la próxima semana. Así lo ha señalado en la rueda de prensa posterior a la reunión que ha mantenido en el Congreso con el PP, el primero de los partidos con los que tiene previsto reunirse este miércoles en el marco de la ronda de contactos que ha iniciado para explorar medidas de respuesta a las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania.

Bolaños ha subrayado que el Ejecutivo es “plenamente consciente” de lo que está costando llenar el depósito de gasolina, pagar la factura de la luz y mantener las casas calientes en el país. “Y, por eso, lo que hará el Gobierno será bajar el precio” a esos tres servicios, ha dicho, de la mano de los socios europeos y, espera, también del resto de fuerzas políticas. En todo caso, ha querido dejar claro que haya o no consenso a nivel europeo en esta materia, el Gobierno apostará por una bajada que será “sencilla e inmediata” para los hogares, las empresas y los autónomos españoles.

Poco antes, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, había afirmado que se están estudiando “diferentes alternativas” ante la fuerte subida del precio de los carburantes, y ahora debe decidir si opta por “bajar la fiscalidad o dar ayudas” en función de cuál de estas medidas “tiene un mayor rendimiento”.

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, por su parte, había apostado en la sesión de control en el Congreso por que los “grandes beneficios” de las eléctricas sirvan para “paliar” la pérdida de poder adquisitivo de los salarios. “¿Están de acuerdo con que estos grandes beneficios sirvan para paliar la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores hoy?”, ha preguntado a la bancada del partido conservador. Díaz ha afirmado que el Ejecutivo está “en eso” y que ahí “le van a encontrar”. El Gabinete, ha agregado, está dispuesto a tomar “todas las medidas que sean necesarias” para garantizar el poder adquisitivo de los españoles.

Este lunes, el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Mathias Cormann, defendió durante su visita a Madrid una subida de impuestos a las empresas eléctricas para compensar la escalada de los precios de la luz en los últimos meses. “Existe capacidad para aumentar los impuestos a estas compañías para amortiguar los efectos del encarecimiento de la energía sobre determinados colectivos, tal como ya han hecho Italia y Rumania”, remarcó el jefe del think tank de los países ricos.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE, dependiente de la OCDE) calcula que, en las condiciones actuales de mercado, las empresas energéticas pueden obtener en 2022 unos beneficios extraordinarios conjuntos de hasta 200.000 millones de euros por el gas, el carbón, la energía nuclear, la hidroeléctrica y las renovables.

Cumbre fundamental en Bruselas

Los próximos días serán clave para saber hasta dónde está dispuesta a llegar la Unión Europea para cortar en seco la subida de precios de la luz. Los jefes de Estado y de Gobierno del bloque esperan alcanzar un acuerdo en ese sentido en la cumbre del jueves y el viernes que viene en Bruselas. Las posiciones, sin embargo, siguen muy distantes: mientras España y otros países del sur abogan por aplicar topes de precios en el mercado mayorista, Alemania prefiere fórmulas que no impliquen modificar el diseño del mercado.

La Comisión Europea, por su parte, puso encima de la mesa la posibilidad de gravar los llamados beneficios caídos del cielo para redistribuirlos posteriormente entre los consumidores de energía y ha abierto la puerta a fijar límites de precios en el mercado minorista. Los Gobiernos del bloque, sin embargo, han pedido a Bruselas una nueva propuesta sobre la que construir un consenso. Se alcance o no, España tomará sus propias medidas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_