La crisis del coronavirus

Las reservas hoteleras se duplican tras el estado de alarma

El turismo nacional, tras meses sin movilidad entre comunidades, se recupera de forma rápida, aunque la mejora de la llegada de viajeros extranjeros se hará esperar

Aspecto de la playa de la Malvarrosa de Valencia, el pasado sábado.
Aspecto de la playa de la Malvarrosa de Valencia, el pasado sábado.Mònica Torres

El fin del estado de alarma ha abierto un mundo nuevo al sector turístico que empieza a coger algo de aire. Tras meses con la movilidad entre comunidades autónomas cercenada y la internacional muy restringida, el cese de los cierres perimetrales ha animado a muchos turistas nacionales a viajar por primera vez en el año. De hecho, según la plataforma SiteMinder, las reservas han pasado de estar por debajo del 40% el 11 de abril a escalar hasta el 80,23% el 17 de mayo, respecto al mismo día de 2019.

La tendencia, que se inició con la pandemia, de reservas de última hora se mantiene —casi seis de cada 10 compras se hacen en la misma semana del viaje—, de ahí que la ocupación quede en el aire hasta el último momento. Según los datos que maneja el sector, en ocupación hotelera España se sitúa como el segundo país de Europa con mejor porcentaje (17%) a 9 de mayo, solo por detrás del Reino Unido (25%). Y la previsión es que para final de mes suba hasta los niveles en que están los alojamientos británicos.

Más información

En los vuelos, otro termómetro certero sobre cómo respira el sector turístico, en la semana del 10 al 16 de mayo hubo un crecimiento de las compras del 15% respecto a la semana anterior en las rutas que tenían España como destino, según fuentes del mercado. Y en los vuelos que tenían España como origen, el avance fue del 14%. Ramón Estalella, secretario general de la patronal hotelera Cehat, reconoce que el fin del estado de alarma ha significado un aumento de las ventas de noches de hotel, aunque avisa que solo con los viajeros residentes en España no es suficiente: “Necesitamos el turismo extranjero, y ahí no se sabe todavía cuándo volverá”.

Entre las hoteleras ha calado el optimismo y preparan las aperturas para el verano. Aunque todas se mantienen cautas ya que saben que el éxito o el fracaso de la temporada estival dependerá de esa llegada de turistas extranjeros. En Meliá, por ejemplo, las reservas en sus hoteles vacacionales en España en las últimas dos semanas están un 45% por debajo de los números que tenía en estas fechas en 2019. “Las buenas noticias vienen por el mercado nacional, que está algo por encima de las ventas de 2019, y el alemán, que está un 23% por encima”, explican portavoces de la hotelera.

Unos datos positivos que se explican por la demanda contenida de los últimos meses. Lo difícil será mantenerlo en el tiempo. Gabriel Escarrer, presidente de Meliá, defiende la tendencia al alza que se registra, aunque mantiene los pies en el suelo: “Observamos una tendencia muy positiva del mercado alemán, pero la mayor incógnita, y la clave para recuperar la actividad a niveles de 2019, será la decisión del Gobierno británico de poner a España y/o a nuestros grandes destinos en semáforo verde”. Es decir, que permita a los residentes en el Reino Unido pasar su vacaciones en España sin restricciones a la vuelta (ahora mismo están obligados a guardar cuarentena y realizarse dos PCR).

Por parte de RIU, el negocio en el país parece levantar cabeza y de ahí que comience la reapertura de sus alojamientos. “En las últimas semanas hemos podido planificar la apertura de varios hoteles de RIU en España con el fin del estado de alarma. Aunque a pesar de estas buenas noticias, las cifras de reservas todavía no son muy elevadas”, afirma Maru Araña, directora de contratación y ventas de la hotelera para Europa y África.

La tecnológica Amadeus ha presentado recientemente un informe sobre el turismo en el mundo y el desempeño de las hoteleras. El análisis cifra la ocupación hotelera solo un tercio por debajo de la anotada antes de la covid. “La ocupación hotelera mundial está aumentando del 31% en enero de 2021 al 46% en abril de 2021. China y América del Norte están a la cabeza, registrando niveles de ocupación del 62% y el 51% respectivamente durante abril de 2021″, recoge el estudio.

Optimismo en Valencia

En Valencia, tras el primer fin de semana sin cierre territorial, existe optimismo en el sector. Moderado, pero optimismo al fin y al cabo, como reconoce la patronal hotelera Hosbec, que representa al 85% de la planta hotelera de la Comunidad Valenciana. “Nos costará pero, si empezamos a remontar en las próximas dos o tres semanas, podemos hacer algo”, asegura el presidente del colectivo, Toni Mayor. El sábado fue el día fuerte con entre un 90% y un 100% de ocupación hotelera —solo estaba abierto un 30% de los establecimientos—. Estas cifras han superado las previsiones gracias a las reservas de última hora, que se han visto impulsadas por el buen tiempo. “En la Comunidad Valenciana el mercado nacional es muy importante, a excepción de Benidorm”, que se nutre más de turistas extranjeros, tal como indica Mayor. La ocupación el viernes se redujo a un 65%, datos que se han dado tanto en la costa como en el interior.

Algo más cauto se muestra el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, quien, pese a valorar positivamente el resurgir y el inicio de la reactivación, considera que hasta que no se normalice el mercado internacional se seguirá sufriendo. Vicente Pizcueta, portavoz de la Coordinadora por el Ocio y Hostelería de la Comunidad Valenciana, que aglutina a unas 12 asociaciones, habla de “euforia contenida en el público y esperanza en los hosteleros”. “Solo ver el ambiente en los paseos marítimos o centros históricos da ánimos para resistir y de que las cosas cambien”. Se está facturando el doble de hace un mes y medio, por ejemplo, si bien el sector está muy lejos de los registros de mayo del 2019. Las cuentas siguen preocupando, aunque al menos se atisba una salida.

Barcelona abre un nuevo tiempo

En Barcelona, por su parte, el pasado fin de semana ha marcado un antes y un después en la afluencia de turistas en la ciudad, mientras la restauración no acaba de arrancar debido a las restricciones horarias y a la falta del grueso de los turistas. El presidente del consorcio mixto Turismo de Barcelona, Eduard Torres, se ha mostrado este lunes optimista sobre la llegada de visitantes a la ciudad y ha señalado que el 35% de los hoteles que están abiertos han doblado la ocupación durante la última semana: pasando del 10% al 20%. Una cifra que fuentes del Gremio de Hoteles elevan hasta un 35% e incluso 40%, aunque recuerdan que en personas las cifras son todavía muy pequeñas. Entre los turistas presentes en la capital catalana, los mayoritarios son franceses.

En el capítulo de la restauración, el director general del Gremio de Restauradores, Roger Pallarols, afirma que en un gremio tan variado no es posible cifrar la ocupación de bares y restaurantes, pero lamenta que “la recuperación es lenta”. Lo atribuye a tres factores. Uno, faltan los turistas en la zona cero de la ciudad. Dos, las restricciones horarias (los locales deben cerrar a las once de la noche) que no acaban de animar las cenas. Y tres, el consumo que a partir de esa hora se traslada de los bares y restaurantes a la calle, en forma de botellón. “No tienen ningún sentido estas restricciones, el año pasado, sin vacunas, a finales de mayo los restaurantes abrieron en horarios más extensos y con mayor aforo”, lamenta.

A la espera del turista extranjero

En Andalucía se habla también de “optimismo moderado”. Esa es la conclusión principal que el gremio de los hoteleros de Andalucía realizan tras el primer fin de semana con libertad de movimiento entre todas las autonomías. “En circunstancias normales las cifras serían un desastre, pero teniendo en cuenta que llevamos cerrados casi desde septiembre, vemos la situación con cierto ánimo”, explica Rafael Barba, secretario de la Federación Andaluza de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Fahat). La provincia de Cádiz ha registrado una ocupación por encima del 90% en la zona costera y el sábado los de Jerez estaban casi al 100%. También en Jaén los establecimientos hoteleros estaban prácticamente ocupados. En la Costa del Sol han abierto el 47% de los hoteles, con una ocupación del 37% de las plazas ofertadas, una cifra similar a la de la provincia de Huelva donde la mayoría de los visitantes han acudido a sus segundas residencias.

La mayoría de las reservas han sido de visitantes nacionales. La incertidumbre sobre la llegada de turistas extranjeros —verdadera fuente de ingresos de la provincia de Málaga y también de Cádiz y Almería—, junto con la volatilidad de las reservas, el ritmo de vacunación y la entrada en vigor del pasaporte internacional, pone en alerta al sector en Andalucía, que este fin de semana, sin embargo, es el que más reservas ha gestionado de toda España, un 30%, frente al 13% de Canarias y Baleares, según los datos de la plataforma TravelgateX.

El fin del estado de alarma ha supuesto un balón de oxígeno también para la ciudad de Sevilla donde han abierto casi el 70% de los hoteles, al 70% de su capacidad, según los datos facilitados por el presidente de la Federación de Hoteleros de la Provincia, Manuel Cornax. Aun así hay hoteles de cinco y cuatro estrellas de gran capacidad que han optado por permanecer cerrados. En Granada, otro imán del turismo regional, la tendencia en ocupación ha ido en ascenso a lo largo del fin de semana, pero con precios muy a la baja, explica Antonio García, secretario de la Federación de Hosteleros de Granada, que fía la recuperación al turismo extranjero. “Necesitamos mercados europeos y de larga distancia, como el americano, canadiense y asiático”, señala.

Córdoba, que este fin de semana vivía el final de su Fiesta de los Patios, ha tenido una ocupación del 30% a costa, como en Granada, de una bajada de precios. “Lo que vamos a ver hasta el verano es una tendencia de fines de semana llenos”, sostiene Barba, que se conforma con que, si nada se tuerce, la ocupación supere poco más del 50% de la ocupación que se alcanzó en Andalucía el verano pasado. Los responsables de las viviendas turísticas, por su parte, ven estos meses de estío con más esperanza. “El turista nacional por las necesidades de distancia social prefiere este tipo de vivienda en un 46% de los casos, 15 puntos más que los hoteles”, señala Carlos Pérez-Lanzac, presidente de la Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía.

Récord de ventas en Paradores

El fin del estado de alarma ha sido algo más que un soplo de aire fresco para Paradores. La compañía pública tuvo el mejor día en cuanto a ventas de su historia el 9 de mayo, cuando se puso fin a la prohibición de la movilidad por ocio entre regiones. La web de Paradores facturó más que nunca (674.384,66 euros), por encima de la cifra que marcó el 28 de mayo del año pasado (659.393 euros). El domingo 9 de mayo, si se suma la facturación de la web, de la central de reservas y la venta directa en Paradores, los ingresos ascendieron a 1,4 millones de euros.

Óscar López, presidente de Paradores, confía en que esta semana sea el inicio del cambio de tendencia: “Estamos esperanzados y este fin de semana parece marcar el principio de la recuperación turística. El buen ritmo de la vacunación nos hace confiar en que tendremos un buen verano después del año más duro para el turismo”. Paradores tuvo una ocupación del 73% el pasado fin de semana y el sábado más de la mitad de los establecimientos tenían una ocupación igual o superior al 90%. Incluso hubo algunos que colgaron el cartel de completo: Benavente, Alarcón, Málaga Gibralfaro y Mazagón. El número de pernoctaciones el fin de semana (16.507) creció un 68% respecto al fin de semana anterior (9.803).

Con información de Clara Blanchar (Barcelona), Javier Arroyo (Granada), Eva Saiz (Sevilla) y Nacho Sánchez (Málaga).

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50