Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las comunidades se ahorran 16.000 millones en intereses desde 2012 por los préstamos baratos del Estado

Un estudio de Fedea calcula que las autonomías han recibido más de 219.000 millones en créditos ventajosos desde 2012. Cataluña, Andalucía y la Comunitad Valenciana, las más beneficiadas

prestamos a las autonomias
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet., en el Consejo de política fiscal Europa Press

Las comunidades autónomas han ahorrado casi 16.000 millones de euros por los mecanismos extraordinarios de liquidez, unos préstamos baratos que el Gobierno les concede desde 2012, según un informe publicado este miércoles por Fedea. En aquella época, los mercados cerraron la puerta a las autonomías. El Ejecutivo les lanzó un salvavidas en forma de préstamos baratos y condiciones ventajosas. Desde entonces, el Estado central ha inyectado 219.513 millones en estos créditos que han permitido financiarse a las autonomías a bajos tipos. Gracias a esto se han ahorrado, al menos, 16.000 millones. Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares son las más beneficiadas. También son las que estaban más asfixiadas por tener más deuda.

España financia su deuda a cinco años a tipos negativos desde hace semanas. Apenas tiene que pagar intereses a los inversores cuando emite bonos a 10 años. La situación es paradójica si se compara con la vivida en lo peor de la pasada crisis financiera. La desconfianza de los mercados financieros alcanzó su cénit en el verano de 2012. En aquella época el Tesoro español tenía que pagar un tipo de interés del 6,8% por su deuda a 10 años. Las comunidades autónomas, endeudadas por las malas decisiones durante los años del boom inmobiliario y aquejadas de un problema de infrafinanciacion, estaban asfixiadas.

Las comunidades se ahorran 16.000 millones en intereses desde 2012 por los préstamos baratos del Estado

La situación era tan delicada que en enero de ese crítico año el Estado central tuvo que salir al rescate de la Generalitat Valenciana para atender un vencimiento de 123 millones de euros de un préstamo con Deutsche Bank que no podía pagar. Mariano Rajoy, que acababa de llegar a La Moncloa, puso en marcha un ambicioso plan para financiar a comunidades y Ayuntamientos. Creó el plan de pago a proveedores para abonar las facturas pendientes, y aplazó las liquidaciones negativas de 2008 y 2009. Posteriormente puso en marcha el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), para cubrir vencimientos de la deuda y los números rojos. Desde entonces, los sucesivos Gobiernos han inyectado algo más de 219.000 millones de euros en préstamos baratos a devolver en cómodos plazos. A cambio, el Ejecutivo de Madrid imponía un mayor control presupuestario.

Los Gobiernos regionales ya han devuelto alrededor del 18% de esa cantidad y tienen pendiente de pago unos 172.757 millones a cierre de 2018, según Fedea. El manguerazo de liquidez ha sido tan abundante que cerca del 70% de toda la deuda de las autonomías procede de estos préstamos otorgados por el Estado central.

Las comunidades se ahorran 16.000 millones en intereses desde 2012 por los préstamos baratos del Estado

Cataluña, la más beneficiada

"Las condiciones de los préstamos de los distintos mecanismos de liquidez han sido muy favorables. El tipo de interés del primer tramo del plan de pago a proveedores estaba ligeramente por debajo del 6%, con una prima de menos de un punto y medio sobre el coste de los fondos del Tesoro Público, en un momento en el que el coste de financiación para las comunidades con acceso al mercado estaba en torno al 11% en el mejor de los casos", señala el informe difundido este miércoles por Fedea.

El estudio, elaborado por Ángel de la Fuente, director del think tank, calcula, con un método conservador, que estos mecanismos han supuesto un ahorro de, al menos, 16.000 millones de euros para las comunidades. "Los tipos iniciales ofrecidos por los mecanismos de liquidez han sido muy inferiores a los de mercado a los que podrían haber accedido las comunidades y han estado incluso por debajo del coste de los fondos para el Tesoro", remarca el documento.

"Este ahorro puede considerarse una ayuda o subvención implícita que, en algún sentido, incrementa la financiación efectiva de las comunidades", sentencia el estudio de De la Fuente, uno de los mayores expertos en el sistema de financiación autonómica.

El académico analiza en el informe cuál es el impacto que estos mecanismos extraordinarios de liquidez ha tenido sobre el reparto del modelo de financiación de las comunidades: el sistema por el cual estas administraciones obtienen los fondos para sufragar los servicios públicos de sanidad, educación, prestaciones sociales y otros sobre los que tienen competencias.

Para ello calcula cuál es la financiación efectiva que reciben las comunidades por habitante ajustado —se corrige la población con un índice que tiene en cuenta la población en edad escolar, la dispersión geográfica, la insularidad...— y como si las competencias fuesen las mismas. El resultado del examen de Fedea muestra que Cataluña ha sido la más beneficiada con diferencia por estos chorros de dinero del Estado. Entre las más favorecidas también sobresalen la Comunidad Valenciana, Baleares y Murcia.

Las inyecciones han mejorado sobre todo a las autonomías que estaban más endeudadas. Precisamente algunas de ellas son también las que están infrafinanciadas. Por eso, se quejan de que ese dinero que el Estado central les presta en realidad les correspondería por recibir menos recursos que el resto. Por eso, el consejero valenciano de Finanzas, Vicent Soler, aseguró este miércoles:  “Los préstamos del Gobierno están sustituyendo la financiación que deberíamos haber recibido los valencianos”

Las comunidades se ahorran 16.000 millones en intereses desde 2012 por los préstamos baratos del Estado
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >