Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España defiende que los tipos de interés bajos favorecen a las entidades

El gobernador Hernández de Cos contradice el discurso del sector financiero y recuerda que la morosidad desciende por las tasas negativas

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. EFE

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha terminado con el principal argumento de queja de lo bancos en los últimos años, cuando dicen que no pueden ser rentables por los tipos de interés negativos. "En el Banco Central Europeo hemos estudiado las consecuencias que tienen los bajos tipos de interés. En su conjunto, el efecto neto es positivo para los bancos. Si bien es cierto que reducen el margen financiero de las entidades, también favorecen que los créditos crezcan más de lo que lo harían en otra situación, algo bueno para los bancos, y mejora la capacidad de pago de los clientes, lo que reduce la morosidad, uno de sus grandes problemas históricos, y permite que puedan vender carteras de activos dañados", ha apuntado Cos.

Hernández de Cos ha inaugurado el curso de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y la Universidad Menéndez Pelayo en Santander, en donde estuvo acompañado por el presidente del BBVA, Carlos Torres, entidad que patrocina el evento. Sobre la opinión del Banco de España, Torres no ha entrado en el debate de fondo y ha apuntado que la perspectiva actual es que se retrase la subida de tipos "no tanto que se produzca una nueva bajada. Ya solo este retraso en subir los tipos hace más difícil elevar la rentabilidad; el BBVA ha mejorado la rentabilidad reduciendo gastos y continuaremos haciéndolo". Ha añadido que la perspectiva es que la Reserva Federal, en lugar de subir tipos, como se esperaba antes, "proceda a realizar bajadas".

No obstante, el gobernador ha comentado, en línea con lo expresado por Mario Draghi, presidente del BCE hace unos días, que si se tomaran nuevas medidas respecto a los tipos de interés o potenciar economía "analizaríamos que efectos tiene en la banca porque es el sector que trasmiten los instrumentos que nosotros utilizamos".

El Banco de España ha realizado un repaso de todas las deficiencias de la banca, además de la baja rentabilidad que está por debajo del coste de capital, "una situación difícil de sostener a largo plazo", ha señalado Hernández de Cos. También les ha reclamado un mayor descenso de la morosidad, que vigilen los crecientes impagados en el crédito al consumo y les alertó de que un potencial ajuste a la baja de los precios de la vivienda tendría un impacto negativo, "aunque de menor cuantía" que en la anterior crisis, en las entidades de depósito.

Sobre la burbuja inmobiliaria pasada en España ofreció dos datos desconocidos y de gran relevancia: en aquellos años, la banca concedió el 50% de las hipotecas por encima del valor de tasación y, en segundo lugar, “el peso del sector inmobiliario, en un sentido amplio, se sitió en 2008 en el 99% del PIB”, cifra que ha caído al 52% en 2018. En este cálculo incluye el crédito para la adquisición de vivienda, más crédito para empresas de construcción y otras relacionadas.

Ha insistido en la necesidad de mejorar el ratio de capital "cuando las circunstancias macroeconómicas son positivas" porque "una desaceleración cíclica, no asociada a un excesivo crecimiento previo del crédito, también puede afectar a la rentabilidad y a los niveles de solvencia de las entidades".

El gobernador, que ha intervenido en el curso Las finanzas sostenibles y su importancia en el futuro de la economía, también ha comentado la necesidad de las reformas estructurales. Ha apuntado que la fragmentación política ya no es pasajera, sino que "ha venido para quedarse y hay que saber gestionarla. Es importante que el país se acostumbre y evitar que lleve a una parálisis; necesitamos que haya consenso para realizar reformas que todavía la economía necesita", ha apuntado.

En su opinión, esta fragmentación del Parlamento "ha sido un freno en ocasiones, como en la mejora del déficit estructural" también se ha visto "en la falta de consolidación fiscal, que es problema que tiene la economía ante una posible desaceleración".

Carlos Torres, por su parte, ha continuado con este discurso y ha pedido a los políticos medidas que "impulsen la productividad, el mercado de trabajo, la formación, la educación y reducir temporalidad para fomentar la contratación indefinida, algo que mejoraría la economía", sin entrar en cuál debe ser la combinación política concreta para conseguirlo.

Preguntado el gobernador por la polémica de su informe que criticaba la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), ha añadido que "todavía es pronto para evaluar el impacto preciso" ya que hasta dentro de un año no se tendrán datos concretos.

Se ha comprometido a "volver a hacer unos análisis cuando tengamos unos datos que consideremos que nos permiten hacer esta evaluación" y ser absolutamente sincero con el resultado del informe, aunque sea contrario a sus tesis inicialmente defendidas.

Ha asegurado que el crédito asociado a la actividad inmobiliaria no está aumentando y que las nuevas hipotecas a los hogares se están concediendo con "prudencia". Además, ha señalado que una desaceleración cíclica, no asociada a un excesivo crecimiento previo del crédito, "también puede afectar a la rentabilidad y a los niveles de solvencia de las entidades financieras".

En general, sobre el mercado inmobiliario, Hernández de Cos ha apuntado que este se está reactivando y que lo está haciendo con un incremento de las transacciones y un repunte de los precios en niveles "compatibles con sus determinantes fundamentales".

Aumento de precios de la vivienda

Pese a ello, ha puesto de relieve las importantes alzas de los precios de la vivienda que se están produciendo en algunas ciudades españolas, como las islas Canarias y Baleares, y ha destacado así la "notable heterogeneidad" del mercado inmobiliario español.

Sin embargo, ha destacado que el repunte de la actividad inmobiliaria no se está traduciendo en un aumento del crédito asociado, ya que el crédito bancario concedido a las empresas inmobiliarias y constructoras sigue cayendo a tasas superiores al 10%, "en parte por la venta de paquetes de préstamos morosos".

Sobre el stock de crédito, Hernández de Cos ha afirmado que el crédito a las familias se encuentra "prácticamente estancado". "Es cierto que el flujo de crédito nuevo está mostrando bastante dinamismo, pero partiendo de niveles reducidos", ha añadido.

También ha apuntado que los estándares crediticios de concesión de hipotecas a hogares se mantienen "prudentes", puesto que la práctica totalidad de los préstamos concedidos son "de una cuantía inferior al valor de la transacción del inmueble, frente al 50% de antes de la crisis".

De hecho, ha asegurado que las hipotecas representan menos de cuatro veces la renta anual de los hogares y "el servicio de esta deuda supone menos del 20% de esa renta en un 50% de las hipotecas".

Ligera desaceleración del PIB

En lo que respecta a la economía española en general, Hernández de Cos ha resaltado que aunque, según las últimas previsiones del Banco de España, se espera "una cierta desaceleración del PIB", este seguirá creciendo por encima de su potencial, "con lo que la brecha de producción será progresivamente más positiva".

Por ello, el gobernador cree que es el momento de reducir vulnerabilidades de la economía española, que son derivadas, "en parte", de un elevado endeudamiento exterior y del sector público, que "limitan el margen de maniobra de la política fiscal y aumentan la vulnerabilidad frente a subidas de los tipos de interés o de las primas de riesgo".

Según Hernández de Cos, aunque el ciclo de la economía española también parece que se está reforzando, "todavía queda algo de tiempo para que alcance niveles de alerta". De hecho, ha apuntado que solo en algunas carteras como la de consumo se observan "avances elevados de crédito".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >