Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco Mundial urge a Brasil a aprobar la reforma de las pensiones de Bolsonaro

Carlos Vegh, economista a cargo de América Latina y Caribe, celebra las directrices económicas del nuevo Ejecutivo brasileño

Indios de la etnia guaraní el pasado 11 de abril de 2019, en una reserva indígena en Sao Paulo (Brasil).
Indios de la etnia guaraní el pasado 11 de abril de 2019, en una reserva indígena en Sao Paulo (Brasil). EFE

El ritmo de crecimiento “mediocre” de América Latina y el Caribe en 2018, como lo calificó el Banco Mundial en su último informe, se vio fuertemente influenciado por la contracción de 2,5% en Argentina, el crecimiento anémico de México y la lenta recuperación de Brasil tras la recesión de 2015 y 2016. Esos tres países —que representan casi tres cuartas partes de la región— desinflaron las previsiones del organismo multilateral, que había estimado un crecimiento del 1,8% para el año pasado y acabó siendo de un 0,7%. Carlos Vegh, economista de la entidad a cargo de América Latina y el Caribe, se muestra optimista en cuanto a las medidas económicas que quiere implementar el Gobierno de Jair Bolsonaro y defiende que sacar adelante la reforma de las pensiones que ha enviado al Congreso “es la clave” para que el gigante regional se recupere de la severa crisis económica en la que ha estado inmerso en los últimos años. 

Vegh señala dos factores que han lastrado el crecimiento de Brasil: el déficit fiscal y las pensiones. “En particular, es muy difícil crecer con un déficit fiscal del orden del 7% del PIB”, apunta el economista uruguayo, de 60 años, al tiempo que destaca que el año pasado hubo otros factores internos —como el caso Odebrecht y externos —como el aumento de los precios internacionales y una subida de las tasas de interés de la Reserva Federal estadounidense—. La primera potencia latinoamericana estancó su crecimiento en un 1,1% en 2018, aunque el Banco Mundial proyecta que este año lo duplicarán. El organismo prestamista está esperanzado en el plan de acción de Bolsonaro: “Desde el punto de vista exclusivamente económico, creo que Brasil se está recuperando sin pausa pero sin prisa. El ministro de Economía, Paulo Guedes, está pensando las cosas de una manera positiva para el país”. El gigante brasileño supone el 40% del PIB regional, según los datos del propio ente con sede en Washington.

Brasil gasta aproximadamente el 12% de su PIB en el sistema previsional, “cuando los países comparables desembolsan en torno a un 8%”, apunta Vegh. El Gobierno de Bolsonaro envió al Congreso un proyecto de ley para reformar el sistema de pensiones que, según las estimaciones de Guedes, generará ahorros cercanos a los 260.000 millones de dólares en 10 años. Sin embargo, analistas e inversores dicen de manera abrumadora que los ahorros finales que se generen probablemente estarán por debajo de eso, con una estimación de consenso cercana a los 150.000 ó 180.000 millones, según recoge la agencia Reuters.

“La pregunta es si los legisladores van a pasar la ley como está o va a haber deliberaciones, pero en la medida en que puedan reformar el sistema previsional, eso va a ser clave”, destaca Vegh. El Gobierno anterior fracasó en su intento. Los legisladores saben que están “arrinconados” y necesitan recortar el gasto en pensiones y cambiar el sistema de jubilación a uno privado”, dijo Guedes la semana pasada.

Algo que tranquiliza al economista del Banco Mundial es el manejo de la política monetaria, donde el país gobernado por Bolsonaro “está haciendo las cosas muy bien”. “Históricamente, Brasil ha tendido a tener tasas altas, pero ahora el Banco Central las ha bajado mucho [a 6,5% en marzo], un factor de estímulo para la economía; la inflación está completamente bajo control. El nuevo presidente del Banco Central va a continuar con la política de su antecesor Ilan Goldfajn, que fue muy acertada”, destaca el economista del organismo multilateral.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información