Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ventas de coches crecen un 7% en 2018, el menor ritmo en cinco años

Las marcas vendieron 1,32 millones de vehículos en un año en el que la matriculación de diésel cayó un 20%

Concesionario de automóviles en Santiago de Compostela (Galicia).
Concesionario de automóviles en Santiago de Compostela (Galicia).

Las matriculaciones de vehículos continúan creciendo en España, pero cada año con menor fuerza. En 2018 se matricularon 1.321.438 unidades, una cifra que representa un incremento del 7% respecto al año anterior, el ritmo más lento del último lustro. Esta nueva desaceleración se produce en un ejercicio en el que no hubo ayudas de la Administración a la adquisición de vehículos nuevos y en el que creció la incertidumbre sobre el futuro de los vehículos impulsados por motores diésel, cuyas ventas cayeron un 20%.

Las patronales de fabricantes (Anfac) y de vendedores (Faconauto y Ganvam) sumaban ayer otro factor para explicar el enfriamiento de las ventas: los augurios de una mayor desaceleración económica que habrían ahuyentado a potenciales compradores. No obstante, a pesar de unas previsiones de inicios de año más optimistas, no consideraban un mal dato un alza del 7% en el número de matriculaciones en un ejercicio en el que han tenido que superar varios obstáculos.

Las ventas de coches crecen un 7% en 2018, el menor ritmo en cinco años

El primero, la nueva norma europea de control de emisiones (WLTP en sus siglas en inglés), que entró en vigor en septiembre y que hizo que marcas y concesionarios hicieran un esfuerzo para liquidar las existencias de vehículos previos a la nueva homologación. Esas ventas avanzadas, concentradas en julio y agosto, tuvieron efectos: caída de la comercialización en los últimos cuatro meses del año, incluso en diciembre (3,5%), cuando no disminuían las ventas desde 2012. El segundo fue el anuncio realizado el pasado octubre por el Gobierno avanzando su intención de prohibir, a partir de 2040, todos aquellos vehículos que emitan a la atmósfera dióxido de carbono, ya sean de gasolina, diésel o híbridos.

Fabricantes y vendedores —incluso sindicatos— denuncian desde entonces que se está generando confusión que retrae la intención de compra, sobre todo de vehículos diésel. Las estadísticas dan sentido a esos temores. En noviembre las ventas de diésel cayeron un 40% y el pasado mes esa reducción continuó con un 29% adicional. En el acumulado del año los turismos diésel perdieron un 20% de ventas respecto al año anterior (473.491) y solo representaron el 35,8% del conjunto de las matriculaciones, manteniendo una dinámica iniciada ya hace unos años.

Esa lógica de reducción del parque de diésel choca con otra tendencia de mercado: los todocaminos urbanos (SUV) se venden cada vez más (41,5% del total de las ventas), crecieron más de un 20% sus matriculaciones en 2018 y, paradójicamente, son modelos en los que predominan las motorizaciones diésel.

Son los vehículos de gasolina los que, en estos momentos, aguantan la mejora de las ventas. El año pasado se vendieron un 29,7% más (739.527) y representan el 57,5% del total de los comercializados. De otras tecnologías se vendieron 108.420, lo que supone un aumento del 59,6% en un año.

El canal de empresa es el que mejores resultados de matriculaciones obtuvo en 2018. Las compañías de renting matricularon un 13,6% más de vehículos el pasado año y fueron las responsables de la comercialización de 420.651 vehículos. Su auge se interpreta desde el sector como un seguro adicional que están tomando los compradores particulares ante la incertidumbre que generan las tecnologías de combustión clásicas (gasolina y diésel). Un contrato de renting, argumentan, no les ata más allá de los cinco años, con lo que quedarán liberados para cambiar de coche. Por su parte, las empresas de alquiler adquirieron 237.777 unidades, un 5,7% más, y los particulares, 639.451 vehículos (un 3,7% más).

En todas las comunidades las ventas de vehículos crecieron durante el pasado año, con una única excepción: Cataluña, donde las matriculaciones cayeron un 2,8%. El motivo, explican fuentes de los fabricantes, es la marcha de empresas de la comunidad autónoma a raíz del contexto político, lo que ha provocado que empresas estén matriculando vehículos en otras regiones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >