Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El déficit público baja un 22% hasta septiembre

Los ingresos crecen un 8,4% en los nueve primeros meses del año, el doble que los gastos públicos

El Gobierno encarrila el déficit público gracias a la generosa cosecha de los ingresos tributarios. Los números rojos del conjunto de las Administraciones Públicas, sin contar con los Ayuntamientos, ascendieron a los 18.585 millones de euros hasta septiembre, lo que supone un descenso del 22,1% respecto al año anterior. Este agujero equivale a un déficit del 1,53% del PIB. Aunque el objetivo marcado por Bruselas es del 2,2% del PIB, Sánchez ya avisó de que no lo alcanzaría y se comprometió a bajarlo al 2,7% frente al 3,1% del año pasado.

La Ministra de Hacienda María Jesús Montero, en el Congreso.
La Ministra de Hacienda María Jesús Montero, en el Congreso. EFE

El déficit y la deuda pública son dos de las grandes cuestiones pendientes para la estabilidad presupuestaria de España. La deuda roza el 98% del PIB y empieza a descender, aunque a velocidad de tortuga. El ingrediente que engorda la deuda es el déficit y este sigue en niveles altos una década después de estallar la crisis financiera. De hecho, España es el país de la UE con el desfase presupuestario más elevado. A pesar de este panorama alarmante en las cuentas públicas, el Gobierno logra avances. Está a un paso de salir del procedimiento de déficit excesivo (PDE), el protocolo correctivo de Bruselas para países con números rojos por encima del 3% del PIB. España cerrará 2018 con un déficit próximo al 2,7% del PIB, con una corrección de cuatro décimas sobre la cifra del año anterior, según avanzan las cifras de ejecución presupuestaria de las Administraciones Públicas.

Precisamente ese es el guarismo que el Gobierno ha marcado en rojo para argumentar a la Comisión Europea que no ha dejado de lado la consolidación fiscal. Aunque reconoce que no podrá contener el déficit al 2,2%, el objetivo marcado por las autoridades comunitarias, se ha comprometido a cerrarlo en el 2,7%.

Mejora el Estado central

El cambio de Gobierno no ha supuesto grandes cambios es la política presupuestaria de este año. De hecho, el Ejecutivo de Sánchez trabaja con los Presupuestos de Montoro. Y hasta septiembre las cifras van según lo previsto: "el déficit de las Administraciones Públicas sin incluir las corporaciones locales, se ha reducido un 22,1% respecto a 2017. En estos tres trimestres, los resultados obtenidos por cada uno de los subsectores han sido mejores en comparación con 2017", según el informe de la Intervención General del Estado (IGAE).

Desmenuzando los datos se observa que la mejora se produce pese a aumentar los gastos un 4,2%. Hasta ahora el ajuste que hacía el Gobierno del PP se producía porque contenía los gastos y solo los subía si estos crecían menos de lo que crecía la economía. Pero la vertiginosidad a la que crecen los ingresos fiscales es una dosis extra de vitaminas para este tortuoso proceso. Los ingresos fiscales avanza a un ritmo del 8,4% del PIB y encaran la mayor recaudación de la historia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >