Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI pide al Gobierno de Sánchez que sea “cuidadoso” con las subidas del salario mínimo

El Fondo recuerda a España que debe tomar más medidas para ajustar las cuentas públicas

Los líderes del sudeste asiático con los máximos responsables del FMI, Christine Lagarde, de la ONU, António Guterres, y del Banco Mundial, Jim Yong Kim, el jueves en Nusa Dua, en la isla de Bali (Indonesia).
Los líderes del sudeste asiático con los máximos responsables del FMI, Christine Lagarde, de la ONU, António Guterres, y del Banco Mundial, Jim Yong Kim, el jueves en Nusa Dua, en la isla de Bali (Indonesia). EFE

No han pasado ni 24 horas desde que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias presentaran su propuesta de Presupuestos para 2019, y los representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI) prefieren ser cautos antes de valorarlos. Pero el diagnóstico general del organismo es claro: los países de la eurozona con un elevado nivel de deuda —entre los que claramente se sitúa España, con una deuda cercana al 100% del PIB— deben hacer más para ajustar sus cuentas ahora que la coyuntura económica es positiva. Esta es una idea que choca con el aumento del gasto en 5.000 millones que incluye el preacuerdo de Sánchez e Iglesias, que aún deben buscar el apoyo parlamentario que les falta.

Sobre el aumento del salario mínimo, el FMI es más tibio. Se ha limitado a pedir al Gobierno español que sea “cuidadoso”. Poul Thomsen, director del departamento europeo del Fondo, ha rehusado comentar un documento que decía desconocer. Pero sí ha dado algunas pistas de por dónde respira el organismo que esta semana celebra en Bali su reunión anual.

Sánchez e Iglesias han pactado el mayor aumento del salario mínimo de la democracia española; un 22% de subida en un año, hasta las 14 pagas de 900 euros. En este aspecto, Thomsen fue ambivalente. Pidió al Gobierno ser “cuidadoso” al recordar los efectos negativos sobre el empleo que una medida así puede tener, sobre todo el de expulsar a aquellos empleados por los que los empresarios no están dispuestos a pagar esos 900 euros.

Pero también reconoció que esta era una medida social muy demandada. “Lo entiendo perfectamente. Hay que equilibrar ambos factores”, concluyó Thomsen, que alabó las reformas estructurales emprendidas por el Gobierno del PP, que, dijo, han impulsado la productividad.

Sin reducción de la deuda

Sobre la política fiscal, no hay duda. “Nos preocupa que algunos países de la eurozona, sobre todo los más endeudados, no hayan creado el suficiente margen fiscal para los malos tiempos. En estos países no ha habido una reducción significativa de la deuda pese a los años que han tenido crecimiento por encima de su potencial. Esto aumenta los riesgos”, aseguro Thomsen.

El responsable para Europa del Fondo criticó a España por no haber impulsado una política lo suficientemente anticíclica, es decir, que aumente el gasto e inversión cuando la economía baje; y aplique medidas de ahorro cuando la actividad crezca con fuerza. 

Es un mensaje claro para países como Italia, que ha desafiado a la Comisión Europea al presentar un Presupuesto que prevé un déficit del 2,4% para los tres próximos años. O para España, cuyo presidente acaba de presentar una propuesta de presupuesto con 5.000 millones adicionales de gasto distribuidos, entre otras partidas, en 1.300 millones para educación y ciencia, 1.000 millones para pensiones, 859 para desempleo y dependencia, 600 para vivienda y 300 para permiso de paternidad. Pese a ser preguntado en varias ocasiones, Thomsen dijo no querer opinar sobre estas cifras.

"Se acerca el invierno"

Al margen de la asamblea anual del FMI y del Banco Mundial, se reúne también en Bali el G20. Este se unió a las voces que se han oído esta semana reclamando tanto a EE UU como a China que rebajen el conflicto que puede degenerar en una auténtica guerra comercial.

“El comercio internacional es un importante motor de crecimiento. Necesitamos resolver las tensiones que afectan negativamente a la confianza de los mercados y aumentan la volatilidad financiera”, dijo Nicolás Dujovne, el ministro de Hacienda de Argentina, país que preside el G20. Esta petición se une a las repetidas veces en las que la directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, ha reclamado a las dos superpotencias mundiales que rebajen la intensidad de la pelea.

Joko Widodo, presidente de la anfitriona Indonesia, echó mano del humor para advertir de los riesgos de la guerra comercial con una frase que ha hecho famosa la serie de televisión Juego de Tronos: “Se acerca el invierno”. Widodo quería alertar así de que si el conflicto se agrava podría ser peor que la Gran Recesión de hace 10 años. “Últimamente, parece que las relaciones entre las grandes economías se parecen más y más a las de Juego de Tronos”, continuó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >