Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Frente común en España y la UE contra los aranceles de EE UU a la aceituna negra

Administraciones, productores y sindicatos califican la medida de “injusta” y urgen a tomar medidas

Un trabajador revisa las aceitunas negras de mesa para su envasado.rn Ampliar foto
Un trabajador revisa las aceitunas negras de mesa para su envasado.

"Es una medida profundamente injusta porque no tiene ningún fundamento ni económico ni técnico. Además, nos preocupa mucho porque puede ser una medida que ponga en tela de juicio el comercio y la PAC (Política Agraria Común)". Las palabras del ministro de Agricultura, Luis Planas, resumen la cascada de reacciones a la resolución de Estados Unidos de endurecer los aranceles provisionales impuestos a los productores españoles de aceituna negra tras concluir su investigación por competencia desleal. Tanto el Gobierno central como el andaluz, así como los productores y los sindicatos, han pedido este miércoles a la Comisión Europea que defienda los intereses del sector. "Hay que pararle los pies a [Donald] Trump", ha señalado la presidenta de la Junta, Susana Díaz. Por su parte, el portavoz comunitario de Comercio, Daniel Rosario, ha asegurado que se actuará cuando la medida sea firme.

Tras casi un año de investigación a raíz de la denuncia de dos empresas californianas, el Departamento de Comercio de EE UU concluyó el martes que los productores españoles se benefician de subvenciones que les permiten vender por dejado del precio de mercado y decidió aumentar los aranceles del 21,6% provisional al 34,75%. "Es una acción unilateral que no puede quedar sin respuesta", ha afirmado Planas, quien señala que el Gobierno se reunirá y trabajará en los próximos días con el resto de Administraciones y agentes para aunar una posición. "La Comisión Europea tiene herramientas para hacer frente a esto porque igual que hay productos europeos que buscan comercio en Estados Unidos, también hay productos estadounidenses que buscan comercio en Europa", ha apuntado la presidenta andaluza. "Pedimos actuaciones contundentes, está claro que la política de la prudencia ejercida hasta ahora no ha servido para nada y ha agravado la situación", ha denunciado el secretario general de UPA-UCE Extremadura, Ignacio Huertas.

El portavoz comunitario de Comercio ha señalado que Bruselas no tomará ninguna medida hasta que la resolución de EE UU sea valorada a mediados de julio por la Comisión de Comercio Internacional (CTI), que tendrá la última palabra. "Esperaremos a la decisión final y después actuaremos de forma acorde", ha dicho el responsable, quien ha añadido que la imposición de estos aranceles "es simplemente inaceptable" y que su organismo "ha defendido vigorosamente" los intereses de los productores. "Ni la sustancia de esta decisión ni el proceso que ha llevado a tomarla están justificados", ha dicho Rosario.

Planas ha hecho hincapié en que la resolución de Comercio es "un ataque a toda la agricultura europea, no solo a los productores españoles" al poner en duda la legalidad del sistema de ayudas comunitario —EE UU considera que "no son compatibles" con la normativa de la Organización Mundial del Comercio—. En ese sentido, y como vienen haciendo en estos meses, los productores alertan de que esta actuación puede sentar precedente y en el futuro afectar a otros productos. "Europa tiene que decir algo, no podemos estar penalizados por recibir una subvenciones que son de justicia y son legalmente reconocidas", ha pedido la secretaria general de UGT en Andalucía, Carmen Castilla. El portavoz comunitario ha reconocido que la Comisión es "muy consciente de las posibles amplias implicaciones" que el dictamen de EE UU puede tener en este sentido. 

Con unas exportaciones que en 2016 rozaron los 70 millones de euros, el Gobierno andaluz ha calculado que la decisión de Trump podría crear, en cinco años, un perjuicio de 350 millones de euros al sector, afectando a unas 300 empresas, más de dos millones de jornales y unos 8.000 puestos de trabajo. Aunque los efectos negativos de los aranceles ya se dejaron notar hace unas semanas. La patronal alertó de que estas ventas habían caído en el primer trimestre del año un 42,4% con respecto al mismo periodo del año pasado.

Más información