Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EL FMI augura 19,2% de inflación para Argentina, por encima de la meta oficial

La previsión de crecimiento del PIB para 2018 cae medio punto, hasta 2%

El presidente Mauricio Macri se retira el sábado pasado del centro de convenciones donde se realizó la Cumbre de las Américas, en Lima, Perú.
El presidente Mauricio Macri se retira el sábado pasado del centro de convenciones donde se realizó la Cumbre de las Américas, en Lima, Perú. Telam

La inflación en Argentina es un problema grave para Mauricio Macri. El mes de marzo cerró con una subida del 2,3% y sumó 6,7% desde enero. El Gobierno insistió con que cumplirá con el 15% de inflación que se puso como meta para 2018, pero el Fondo Monetario Internacional no está de acuerdo. En las previsiones económicas que ha presentado este martes durante las jornadas de primavera en Washington, vaticinó para Argentina una inflación anual de 19,2%, más de cuatro puntos por encima de la meta de Macri. La cifra no ha hecho más que confirmar lo que en Buenos Aires todos dan por hecho: pese a la buena voluntad oficial, el 15% pautado para 2018 parece inalcanzable.

En sus nuevos pronósticos para América Latina, el FMI también recortó en medio punto el crecimiento que previó para Argentina en el arranque del año. Así, el Producto Interior Bruto (PIB) argentino subirá 2%, aunque en 2019 tomará impulso y se recuperará hasta 3,2%, en sintonía con las subidas en Chile, Colombia y Uruguay. Argentina estará en 2018 por encima del 1,7% previsto para Sudamérica, aunque el promedio regional está lastrado por el derrumbe de 15% del PIB venezolano. El Fondo vinculó la moderación del PIB argentino a la sequía en el campo, que afectó la cosecha de granos, principal fuente de divisas del país. También cita el ajuste fiscal y monetario que lleva adelante el Banco Central para combatir la inflación. En ese debate se encuentra hoy Argentina: como ajustar sin afectar el crecimiento.

El 2,3% de inflación registrado en marzo encendió todas las alarmas en Buenos Aires. El Gobierno esperaba algo menos, sobre todo porque las previsiones de abril son poco alentadoras. Este mes aumentaron las tarifas de los servicios públicos, los combustibles y los boletos del transporte de pasajeros y la presión inflacionaria será mayor que en marzo pasado. El Fondo considera que la subida de precios se moderará en la segunda mitad del año, lo mismo que opina el gobierno argentino. Para 2019, en tanto, la inflación argentina será de 13,6%, también por encima de la pauta oficial de 10%.

La subida de precios es la principal preocupación económica del Gobierno de Macri, y la batalla, por ahora perdida, ya ha tenido impacto político, incluso en las filas de Cambiemos, la coalición de gobierno. El partido Radical (UCR) adelantó a Macri que presentará un plan alternativo de combate a la inflación. Y la diputada Elisa Carrió, de llegada directa al presidente, advirtió que llevará el tema al Congreso con una citación al jefe de Ministros, Marcos Peña, para que explique cómo se aplica el régimen de aumentos de las tarifas de servicios públicos y los controles que realiza el Gobierno sobre las concesionarias. Desde la otra vereda, la expresidente Cristina Fernández de Kirchner presentó un proyecto de ley para retrotraer las subidas de los servicios y congelar sus valores.

La tensión política obligó al Gobierno a mover sus fichas. El lunes, el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, ratificó la meta del 15% para 2018, pero al mismo tiempo advirtió que si los índices no bajan en mayo subirá las tasas de interés, hoy en 27,25%. Este martes, tras una reunión de Gabinete, Peña habló con los periodistas acreditados en la Casa Rosada. Dijo que el proyecto de retrotraer las subidas de tarifas propuesto por Kirchner es “demagógico” y que el pedido de Carrió, su aliada, es sólo sobre “cuestiones vinculadas al control de las empresas”. Sobre la meta oficial de 15 puntos, dijo que aún está vigente, pese a los malos augurios. “El 15% no es un compromiso ni un pronóstico, es una meta que nos tiene que orientar en lo que es la velocidad de la baja de la inflación. Algunos estiman un poco más, pero nosotros vamos a seguir trabajando para el 15%”, dijo Peña, un hombre que habla por Macri.

Más información