Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mayores de 80 años cobrarán una ayuda fiscal con un cheque de Hacienda

Montoro recurre a la figura del impuesto negativo en el IRPF para la deducción

Pensionistas y jubilados, concentrados en Bilbao (Vizcaya). En vídeo, declaraciones de Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administración Pública. FOTO: EFE / VÍDEO: ATLAS

El Ejecutivo de Mariano Rajoy trata de recuperar la iniciativa política. Desbordado por su debilidad parlamentaria, la crisis política en Cataluña y las repentinas protestas de pensionistas por las nimias subidas de sus nóminas en los últimos años, el Gobierno busca en su alforja presupuestaria medidas para aplacar el creciente debate sobre las pensiones.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, avanzó el pasado martes que trabaja en una "prima fiscal" para los jubilados de "más edad". Se trata de una deducción en la cuota del IRPF para los contribuyentes de en torno a los 80 años, según fuentes gubernamentales. El ministro quiere compensar "los costes inherentes" que tiene este colectivo por su avanzada edad. Es decir, el gasto que soportan por cuestiones de dependencia, enfermedades, medicamentos...

Aunque la medida aún está en una fase muy preliminar, el ministro se inclina por crear un nuevo impuesto negativo, similar al que disfrutan las madres trabajadoras con niños de menos de tres años. Estas reciben un cheque de 100 euros al mes de Hacienda con independencia de que la declaración de la renta les salga a pagar o a devolver. Es decir, que los pensionistas que están exentos de pagar IRPF porque perciben una pensión inferior a 12.000 euros —o de 14.000 euros a partir de los próximos Presupuestos— recibirán un subsidio mensual para compensarles por los gastos adicionales de la vejez.

Montoro es un firme defensor de esta figura tributaria. El impuesto negativo es un concepto que se atribuye al economista y premio Nobel, Milton Friedman, por el que el Estado garantiza, a través del sistema tributario, una subvención o nivel de renta mínima para aquellos ciudadanos que no logren un nivel mínimo de ingresos.

Precisamente, fue Montoro el primero en establecer el impuesto negativo en España. Fue en 2003 para las mujeres trabajadores con hijos de menos de tres años. Desde 2015, el mismo ministro amplió el cheque fiscal para familias numerosas o contribuyentes con dependientes a su cargo o familias monoparentales.

Prestaciones diferentes

Aparte de esta ayuda, desde el Gobierno trata de poner sordina a las protestas de los pensionistas. Fuentes del Ejecutivo recuerdan que hay que diferenciar la situación de los pensionistas que han cotizado, con una prestación media de 1.353 euros —la pensión mínima es de 639 euros y la máxima, de casi 2.580 euros mensuales en 14 pagas— y las pensiones no contributivas. Estas son prestaciones que reciben jubilados que no han cotizado lo suficiente, al menos durante los 15 años, para tener derecho a la pensión mínima.

Además, desde el Gobierno también insisten en distinguir entre las pensiones tradicionales y las de viudedad y orfandad. El Ejecutivo ha estudiado sacar estas últimas prestaciones por viudedad y orfandad del sistema de la Seguridad Social y sufragarlas con impuestos. Aunque estas decisiones deberían acordarse dentro del ámbito del Pacto de Toledo.

Más información