Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presión en la calle obliga al Pacto de Toledo a abordar la revalorización de las pensiones

La oposición exige que se cambie la fórmula de actualización anual de las pensiones para mantener el poder adquisitivo

Mientras los pensionistas se manifestaban este jueves a las puertas del Ministerio de Hacienda, apenas a 500 metros los diputados que integran el Pacto de Toledo, en el Congreso, se reunían para hablar de la reforma de la Seguridad Social. Esta vez sus gritos —"Ladrones" era uno de los más escuchados— no se oían en el Parlamento, pero su movilización ha llegado al debate y ha cambiado los planes. Este jueves la previsión era abordar la suficiencia de las pensiones, pero la presión ha llevado a todos los grupos de la oposición a forzar el cambio del orden del día: se ha discutido —de forma muy acalorada en algunos momentos— sobre si tocaba abrir debate para cambiar la fórmula de revalorización anual (la que lleva años dando un resultado del 0,25%). Finalmente se acordado que sí, que ya es momento de abordar el tema. Se hará el próximo miércoles.

Concentración de pensionistas ante el Ministerio de Hacienda en Madrid.

La reforma de pensiones de la Seguridad Social y la renovación del Pacto de Toledo tenía desde que se abrió esta ronda de conversaciones, hace ya más de un año, varios escollos, uno de ellos es el mecanismo de revalorización anual de las pensiones. Desde 2013, la actualización está vinculada a una fórmula matemática que tiene en cuenta la situación de las cuentas pasado y la previsión de las futuras del instituto público en un ciclo de 11 años. Su resultado ha sido desde el primer día negativo, por tanto, ha habido que activar el límite que obliga a que, al menos, suban cada año un 0,25%.

Cambiar esta fórmula, que se aprobó en la legislatura pasada con el solo apoyo de la mayoría absoluta del PP, por otra que asegure el poder adquisitivo de los pensionistas ha sido uno de los objetivos de la oposición desde que se abrió el Pacto de Toledo. La imposibilidad de llegar a un lugar común en este punto se constató pronto, así que decidió avanzarse en otros asuntos. Pero el protagonismo de las movilizaciones de pensiones en las últimas semanas ha presionado para que la oposición trasladara su objetivo inicial al Congreso.

Así que este jueves finalmente no se ha hablado de suficiencia de las pensiones, lo que figuraba en el orden del día. La oposición, casi en bloque, ha exigido abordar ya la revalorazación y cómo se mantiene el poder adquisitivo de los pensionistas y lo ha logrado en una reunión tensa. Fuera de la sala de reuniones se han oido los gritos de la presidenta de la comisión del Pacto de Toledo, Celia Villalobos, que ha aceptado finalmente a cambio de que el próximo día todos lleven propuestas concretas y cálculos.

Nada más comenzar la reunión ha abierto el fuego portavoz de Unidos Podemos-En Comú, Aina Vidal. "No se puede obviar lo que está en la calle. Hay que dar respuesta a las demandas, los miedos y las dudas, más que justificadas, de una parte de la ciudadanía", ha señalado. Se ha unido la portavoz socialista, Mercé Perea, quien además ha reclamado que este tema se aborde ya el 7 de marzo.

La fecha no es baladí porque esto supone que, en principio, esta reunión se celebraría antes del pleno monográfico sobre pensiones que anunció ayer Mariano Rajoy. De esta forma, el presidente del Gobierno llegará a esa sesión sabiendo que casi todos los grupos de la oposición piden una fórmula que garantice el poder adquistivo de los pensionistas. En este pleno, como recuerda Ignasi Candela, de Compromís, la oposición ha reclamado que se vote propuesta de resolución.

A la posición de Podemos y PSOE se sumaron, con matices, los grupos (PNV, PdeCAT, Compromís). Todos ellos defienden cambios que garanticen el poder adquisitivo de los pensionistas. "En el origen de todo está la reforma de 2013", apunta Carles Campuzano, portavoz del PdeCAT y el parlamentario más antiguo del Pacto de Toledo, "entonces advertí en público y privado que la aprobación unilateral iba a traer problemas".

"Es evidente que esto tenía que haberse abordado antes, nosotros lo llevamos advirtiendo desde el primer día, y lo he dicho en todas las reuniones", ha esgrimido el portavoz del PNV, Íñigo Barandiaran, algo que le han reconocido el resto de grupos parlamentarios.

Solo Ciudadanos y PP se mostraron disconformes con el cambio de planes. “Lo normal hubiera sido seguir con lo previsto. Pero parece que el PSOE quiere dinamitar el Pacto de Toledo”, atacó Toni Roldán, de Ciudadanos, “no nos negamos a hablar del IPC, pero hay que hacerlo de más cosas, también precariedad, o tendremos que desandar el camino en unos años”.

El PP, por su parte, criticó a PSOE y Podemos por no querer esperar al pleno monográfico anunciado por Rajoy y reclamó “un plan de viabilidad” sobre cada propuesta concreta.

Más información