Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina recibe el año con una subida de precios en el transporte urbano

Las nuevas tarifas impactarán en las previsiones de inflación

Una mujer viaja en autobus en Buenos Aires. Ampliar foto
Una mujer viaja en autobus en Buenos Aires. AFP

La semana pasada, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, dio una rueda de prensa en la que asumió que Argetina sufrirá más inflación de la prevista durante 2018. Así, la meta impuesta del 10% será  finalmente de 15%. Este miércoles, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, anunció tres aumentos escalonado en el transporte público que se concretarán antes de junio, en sintonía con los incrementos que ya se sienten en combustibles, energía, agua, gas, peajes y sistemas de medicina prepaga. Vencer a la inflación es la principal batalla económica que libra Macri y los cambios en las metas anuales son evidencia de la complejidad del desafío, sobre todo porque choca con una política oficial de reducción de subsidios a los servicios públicos que ha tenido impacto sobre las tarifas. El año pasado la inflación superó el 40% y 2017 estará por encima de los veinte puntos.

Hace casi dos años no modificamos la tarifa de transporte”, argumentó Dietrich para explicar una medida que a los pocos minutos se convirtió en el tema del día en Argentina. Buses, trenes y el metro son servicios fundamentales en la ciudad de Buenos Aires y su área metropolitana, donde vive casi un tercio de la población del país y se concentra la mayor cantidad de empleos y el comercio. Los nuevos incrementos repercutirán tres veces en los bolsillos de los usuarios sólo durante el primer semestre.

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, muestra la tarjeta SUBE. ampliar foto
El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, muestra la tarjeta SUBE. EFE

Según las nuevas tarifas, un viaje en las más de 350 líneas de buses de Buenos Aires, que hoy tiene un costo mínimo de seis pesos (0,32 dólares), costará ocho en febrero y nueve en junio (0,49 dólares). La tarifa será menor a las del resto del continente, pero el incremento terminará impactando en un 75% con respecto a la actual. También tres de los siete ramales de ferrocarriles urbanos y de cercanías (Roca, Belgrano Sur y Norte) sentirán un impacto final del 62% y el pase llegará a 3,25 pesos (0,18 dólares) en junio. En el resto, el aumento será de 22% y costará 6,75 pesos (0,35 dólares) en junio.

El metro es un caso especial, dado que es competencia del ayuntamiento -sólo funciona en el ejido de Buenos Aires - y la discusión por el aumento tarifario se someterá a consulta pública. Sin embargo, Dietrich adelantó que la tarifa mínima, que en la actualidad es de 7,50 pesos (0,40 dólares), pasará a costar 11 pesos en abril y 12,50 (0,67 dólares) a partir de junio. También resta conocer la opinión del Parlamento de Buenos Aires, que retoma funciones en marzo.

Tres millones de personas viven en la ciudad de Buenos Aires, un número se multiplica todos los días por el ingreso a la ciudad de los trabajadores del extrarradio. En total, el área metropolitana de Buenos Aires concentra 15 millones de viajes en transportes públicos, muchos de ellos con combinaciones entre unidades. Una cantidad que está por debajo de centros urbanos de la talla de Ciudad de México o Sao Paulo, pero por encima de Río de Janeiro, Lima, Santiago de Chile o Bogota e, incluso, Londres, París, Chicago y Washington.

Los otros aumentos

Luz. Las tarifas residenciales subieron 43% en diciembre y sufrirán otro incremento del 24% en febrero.

Gas. En el mes de más bajo consumo por altas temperaturas, el gas aumentó 57%.

Agua. El agua paga un monto fijo obligatorio de 87 pesos más impuestos desde noviembre, pero en abril la tarifa volverá a subir cerca del 30%.

Combustibles. En algunos sitios ya se siente un incremento del 5% en las naftas, que tiene como origen la devaluación del peso de fin de año y la recuperación del valor del barril de crudo en el mundo. En 2018, se actualizaría el precio por lo menos cuatro veces.

Peajes. Las carreteras que van hacia la costa Atlántica actualizaron un 66% el precio de los peajes el 15 de diciembre pasado.

Prepagas. Los planes de medicina prepaga recibieron autorización para aumentar sus valores un 4% a partir del 1 de febrero.

Sistema integrado de transporte

Pese a su dimensión, el sistema no tenía hasta el momento una tarifa integrada entre viajes. El nuevo cuadro tarifario trae consigo la red SUBE, para combinar varios medios de transporte a bajo coste en dos horas, más el tiempo que lleve el último viaje. El diagrama de descuentos beneficia a quienes más viajan con una reducción del 50% sobre el total a partir de la segunda unidad abordada y del 75% a partir del tercer viaje.

El sistema devuelve automáticamente la mitad del costo del viaje, de modo que “un joven que viaja de Lanús (en el extrarradio) a la Ciudad de Buenos Aires para una entrevista de trabajo se toma el bus 295, combina con el tren Roca y luego otro bus hasta el destino final. Hoy ese viaje lo paga 14 pesos (0,75 dólares) y, a partir de febrero, ese mismo viaje va a valer 11,38 (0,61 dólares)”, ejemplificó el ministro.

“Creemos que el sistema nos va a permitir seguir mejorando, para que todas las personas que viajan en el área metropolitana tengan un sistema más rápido, más seguro y más confiable. Esto nos va a permitir seguir construyendo obras, seguir pavimentando calles de tierra (restan 400 km a 2019), seguir instalando cámaras en todos los colectivos del sistema y contar con un sistema predictivo para todas las líneas de colectivo. Estamos haciendo cosas que parecían imposible hasta hace poco”, dijo Dietrich.

Más información