Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las subvenciones se estancan y las primas crecen en los seguros agrarios

El importe de los subsidios del Ministerio de Agricultura se queda casi al nivel de hace dos ejercicios

La Entidad Estatal de Seguros Agrarios ha dado luz verde al Plan de Seguros Agrarios para 2018. No se incluyen cambios importantes en materia de coberturas de riesgos, más allá de un "perfeccionamiento y revisión de las líneas ya existentes". La novedad más importante es que el importe de las subvenciones que da el Ministerio de Agricultura se queda casi al nivel de hace dos ejercicios. Se traducirá en 2018 en un previsible aumento de las primas a pagar.

Uun agricultor cerca del pantano de La Pedrera (Orihuela) desgrana un terrón de su campo.
Uun agricultor cerca del pantano de La Pedrera (Orihuela) desgrana un terrón de su campo. EFE

El incremento de las primas de los seguros agrarios ya lo han sufrido la mayor parte de las producciones en 2017. Y en esta campaña se aplicará a los cereales con subidas del 15% al 35%, según las condiciones de cada solicitante, precisamente en un año de resultados catastróficos, donde los pagos por indemnizaciones han superado los 200 millones de euros.

Con más primas y unas subvenciones casi congeladas, los pagos que corresponden a los agricultores tenderán a subir, lo que en el sector se teme que se traduzca en una menor contratación de pólizas, justo tras un año de fuertes siniestros en muchos cultivos.

Desde las compañías aseguradoras se indicó la necesidad de disponer de un incremento de las subvenciones en unos 50 millones de euros para no subir las primas a los contratantes. Sin embargo, el Ministerio Agricultura, lo deja en cerca de 211 millones. Hace seis años, Agricultura aportaba casi 300 millones de euros para subvencionar el coste de las primas a pagar por el sector agrario. Pero como consecuencia de los ajustes presupuestarios, fue reduciendo su aportación hasta estabilizarla en algo más de 200 millones de euros.

Por su parte, las comunidades autónomas también bajaron su aportación de 126 millones de euros a solo unos 40 millones, y con diferentes sistemas de apoyo en cada una. Por ejemplo, mientras en casos como Castilla-León la subvención es directa en la contratación de la póliza, en otras autonomías, como Andalucía, se aporta un pago a posteriori, en función del desarrollo de los riesgos.

De momento, el recorte primero y la congelación posterior de las subvenciones a los seguros agrarios ha coincidido con un mantenimiento de la contratación en unas 430.000 pólizas, pero con un aumento del valor de la producción asegurada hasta superar los 12.500 millones de euros.

La no disponibilidad de más fondos para rebajar el importe de las primas hizo que en 2016 se aprobaran créditos extraordinarios por valor de otros 60 millones de euros, una medida que no se repitió en 2017, lo que dio lugar a un fuerte incremento de las primas para una parte de los cultivos. Esa fuerte subida esta campaña se aplicará también a los cereales que se contraten en los próximos meses.

En el sector agrario y las asociaciones se teme que la subida del coste de los seguros pueda provocar una fuerte caída de los niveles de contratación, a pesar de la experiencia de las graves pérdidas registradas este año por la sequía.

Ante el nuevo ejercicio, para calcular la prima, se tomará además en cuenta este mal año a la hora de valorar los riesgos de cada explotación, junto al incremento de los rendimientos asegurables por hectárea que se han revisado esta campaña.

Más información