Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los depósitos en los bancos bajan al mínimo en casi una década

La mayor caída de provisiones corresponde a fondos y sociedades de inversión

Los depósitos en los bancos se redujeron hasta los 1,420 billones de euros al cierre de julio, según publicó este lunes el Banco de España. Esto es, 11.400 millones menos que el mes anterior y 34.900 millones por debajo del mismo mes de 2016. Se trata del nivel más bajo desde octubre de 2007, provocado por los bajos tipos de interés.

Sede del Banco de España, en Madrid.
Sede del Banco de España, en Madrid.

El Banco Central Europeo (BCE) mantiene fijado el tipo de interés general en el 0% y situó el tipo fijo de depósito en el -0,4% desde marzo de 2016. Esto hace que las entidades financieras tengan que pagar por depositar su dinero en la caja fuerte del BCE y haga que se ofrezcan bajas rentabilidades. “Tener el dinero en un banco, con la inflación por encima de los intereses que se recibe, significa perder poder adquisitivo”, explica Gonzalo Gómez, profesor de Economía de Icade.

En términos interanuales, la caída se produce en las instituciones financieras no monetarias (sociedades de inversión y fondos de capital riesgo, entre otros). Esta partida cerró julio con unos depósitos bancarios de 275.300 millones de euros, un 11,7% menos que un año antes (36.600 millones menos). Fue esto lo que arrastró el total a mínimos, aunque hay que sumarle el descenso en los depósitos de los residentes en otros Estados miembros de la UE (12.100 millones menos) e instituciones de inversión colectiva (6.900 millones menos), entre otros.

En el caso de los depósitos de familias y empresas no caen respecto a julio del año anterior. Sí lo hacen respecto a junio, sobre todo los de las empresas (13.000 millones menos, la mayor caída mensual en esta partida desde julio de 2012). “Puede deberse a la mejora de la economía y a la mayor capacidad de ahorro. Esto hace que se afiancen estos depósitos y ayudará a que crezca la inversión particular y de las empresas”, argumenta Gómez.

Los grandes beneficiados de la pérdida de depósitos bancarios son las inversiones bursátiles y el sector inmobiliario. La inversión en Bolsa ha crecido en estos últimos años, como se deja sentir en Wall Street, que está en máximos históricos, así como en las plazas europeas. Estas inversiones, junto a los bonos, mantienen una alta rentabilidad, con ciertos riesgos, que atrae a los inversores. El Ibex 35, por ejemplo, está ahora por encima de los 10.000 puntos, en niveles de 2005.

En cuanto al sector inmobiliario, ha vuelto a ser atractivo para los inversores y es uno de los principales activos que está tirando de la Bolsa con la llegada de las Sociedades Cotizadas Anónimas de Inversión en el Mercado Inmobiliario (socimis). Hay una clara euforia por el ladrillo en la Bolsa española, donde hay ya 40 socimis, 35 de ellas cotizando en el mercado alternativo bursátil (MAB) y cinco en la Bolsa.

Depósitos de familias y empresas

Los depósitos de hogares y empresas residentes se redujeron en julio un 1,65%, hasta los 991.100 millones de euros. Sin embargo, si se compara con julio de 2016, las familias y las empresas aumentaron sus provisiones en entidades financieras un 1,85% (desde los 973.100 millones que marcó dicho mes).

Los depósitos de los hogares se situaron en 771.900 millones de euros, un 0,46% por debajo del dato del mes anterior (3.200 millones menos), mientras que los depósitos de las empresas alcanzaron los 219.200 millones de euros, 13.000 millones menos que en junio (-5,6%).

En términos interanuales, los depósitos empresariales crecieron un 7,24%, mientras que los depósitos de hogares lo hicieron en un 0,42%, a pesar del bajo tipo fijo de depósito del BCE (-0,4% desde marzo de 2016).

En cuanto al total de los depósitos de residentes en España, los datos del Banco de España los cifra en 1,389 billones de euros en julio, frente a los 1,399 billones de euros de junio, una caída del 0,7%. En comparación con julio de 2016, la bajada ha sido del 1,6%. Los no residentes tenían depósitos por importe de 31.400 millones de euros, por debajo de los 33.400 millones de junio y de los 43.500 millones de julio de 2016.

Más información