Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

Montoro no descarta quitas de la deuda de las comunidades con el Estado

El ministro de Hacienda rechaza una nueva subida del IVA a pesar de las recomendaciones de Bruselas, el FMI y la OCDE

ATLAS

Cerca del 65% de los 272.000 millones de deuda financiera de las comunidades está en manos del Estado a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), unas líneas de créditos blandos. El Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, admitió este lunes que no descarta quitas parciales de esta deuda regional en del marco de la reforma de la financiación autonómica. Pero insistió en que prefiere esperar a conocer la postura del grupo de expertos para la financiación regional.

Existe consenso entre expertos, académicos y políticos en que hay que empezar a desmantelar los mecanismos extraordinarios de liquidez para las comunidades autónomas y Ayuntamientos. Desde hace cinco años, estas administraciones públicas se financian a través de unas líneas de crédito con condiciones favorables, que el Ejecutivo pone a su disposición a cambio de planes de ajuste y otros requisitos de información sobre sus presupuestos y planes de tesorería.

En lo peor de la crisis, los mercados financieros cerraron sus puertas a las administraciones territoriales. En 2012, el Ejecutivo salió al rescate de las comunidades que no podían pedir prestado porque los mercados no les fiaban y las entidades financieras les exigían condiciones leoninas.

Poco a poco casi todas las autonomías se acogieron a estas líneas de crédito que nacieron bajo el estigma de mecanismo de rescate. Por eso, territorios como Galicia, Madrid, Castilla y León o La Rioja, gobernadas por el PP, se resistieron a sumarse a estos instrumentos que implicaban un coste reputacional. Aunque poco después se acogieron a otras líneas de créditos, denominadas Facilidad Financiera, que no arrastraban la mala fama de las anteriores. Desde 2012, el Ejecutivo ha inyectado cerca de 175.000 millones a las autonomías a través del FLA y del plan de pago a proveedores, una cantidad equivalente al 18% del PIB. La mayoría de expertos coincide en que hay que desmantelar estas líneas de financiación. Creen que las comunidades deben regresar a los mercados y someterse a sus condiciones, más exigentes que las que ofrece el Tesoro Público. Explican que así se refuerza su responsabilidad financiera.

Pero el debate va más allá. Está en qué hacer con esa deuda que ya está pendiente con el Estado. Algunas comunidades, del eje mediterráneo, como la Comunidad Valenciana, Murcia o Baleares, han reclamado una quita de parte del FLA o convertirla en deuda perpetua. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, no lo ve con malos ojos. De hecho, este lunes no lo ha descartado. Ha dejado la puerta abierta aunque ha insistido en que antes hay que conocer la opinión del grupo de expertos creado para diseñar la nueva financiación autonómica. “Estamos escuchando a los expertos y sobre eso estamos abiertos a todas las sugerencias”, indicó.

Deuda perpetua

Hacienda pretende usar estos préstamos como un incentivo para cerrar la negociación del próximo sistema de financiación. Habitualmente los modelos de financiación se pactan tras un compromiso del Gobierno de aportar más recursos. Cómo ahora no hay margen, en Hacienda quieren usar el FLA. Ya perdonó los intereses de estos préstamos en 2015, algo que permitió a las autonomías ahorrarse unos 5.500 millones. Pero no quiere dar ningún paso sin conocer antes la opinión de los expertos.

El Ejecutivo creó el pasado 10 de febrero el grupo de expertos para que elaboren un boceto sobre la reforma de la financiación autonómica. Este grupo, que cuenta con representantes designados por cada una de las comunidades, aún no ha empezado a tratar el tema de la deuda autonómica. Aunque la mayoría si tiene claro que hay que comenzar a desmontar los mecanismos de financiación.

Niega subidas del IVA

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha rechazado este lunes que vaya a volver a subir el IVA como le reclaman las principales instituciones internacionales. Recordó que la recaudación del IVA el año pasado alcanzó los 64.000 millones de euros, el máximo histórico.

El FMI, la OCDE y la Comisión Europea han recomendado en varias ocasiones a España que aumente la recaudación del impuesto indirecto pasando bienes y servicios gravados con el tipo reducido (del 4% o el 10%) al tipo general del 21%.

“No tienen razón los organismos internacionales cuando nos imponen subir el IVA en términos de recaudación. Les escucharemos, seguiremos intentando convencerles de que no tienen razón, pero es igual”, señaló ayer el ministro en un foro sobre impuestos, gastos y déficit, organizado por El Mundo y Expansión.

Montoro explica que la recaudación del IVA está en máximos históricos y eso, aduce, permite tener los tipos de IRPF y sociedades en mínimos. "Nunca hemos tenido un impuesto de sociedades con un tipo del 25%. Y nunca hemos tenido un IRPF con estos tipos y esa estructura de tipos negativos", ha subrayado. A su juicio mantener bajos los gravámenes de los impuestos directos permite impulsar la actividad económica.

Durante su intervención ha insistido en la necesidad de reducir la deuda. Ha explicado como durante los años de crisis se ha producido una transferencia de la deuda privada a la pública. Las administraciones públicas casi han triplicado sus compromisos financieros durante la crisis. Ya deben más de un billón de euros, el equivalente al 100% del PIB. El titular de Hacienda ha abundado que el sector privado se ha desapalancado --reducir la deuda-- en 430.000 millones de euros en los últimos cinco años. "Hay que desapalancarlo a través de impuestos. De incentivos fiscales como la limitación de la deducibilidad de los gastos financieros en el impuesto de sociedades".