Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volkswagen logra el aval del juez para el plan de compensaciones en EE UU

El acuerdo alcanzado entre el fabricante y las autoridades para pagar las indemnizaciones está valorado en 15.000 millones de dólares

Un hombre observa coches de Volkswagen en el Salón del automóvil de Nueva York.
Un hombre observa coches de Volkswagen en el Salón del automóvil de Nueva York. EFE

Volkswagen ya cuenta con el aprobado provisional al plan para compensar a los propietarios afectados en Estados Unidos por el escándalo de las emisiones. El pacto, valorado en 14.700 millones de dólares y que se limita a modelos diésel con motores de dos litros, "nos permitirá pasar página y empezar a hacer las cosas bien”, exclamó el abogado del fabricante alemán tras escuchar la decisión del juez federal Charles Breyer en San Francisco.

El acuerdo entre Volkswagen y las autoridades estadounidenses se anunció el pasado 28 de junio. Cubre a 475.000 propietarios de vehículos de las marcas Volkswagen y Audi equipados con motores diésel que tenían instalado un dispositivo electrónico diseñado para falsear las emisiones. Se abonará a los dueños un pago en efectivo que rondará entre los 5.100 y los 10.000 dólares, ó de 3.500 dólares para los que tengan un leasing.

Los dueños tendrán también la opción de que se les repare el coche. Pero con este arreglo, los propietarios recibirán más dinero del que pueden conseguir vendiéndolo en el mercado de segunda mano. Pero antes de recibir el cheque, el juez Breyer debe dar la autorización definitiva en una nueva audiencia prevista para el 18 de octubre. La compañía va a contratar a 300 empleados para poder llevar adelante todo el proceso de compensación a los afectados.

La compañía considera que la solución es "justa". Además, el grupo va a destinar 4.700 millones de ese fondo a la promoción de tecnologías que respetan el medioambiente. Volkswagen tiene ya planes para fabricar coches eléctricos en Estados Unidos. Aún debe llegarse a un acuerdo para compensar a los 85.000 dueños de coches diésel de gama alta con motores de tres litros. En este caso se está tratando de llegar a una solución técnica.

En paralelo, sigue abierta la investigación del Departamento de Justicia por la vía penal contra la compañía por violar la legislación medioambiental y la semana pasada Nueva York presentó una demanda en la que acusa a los ejecutivos de Volkswagen de haber tapado el fraude durante una década. Estos dos frentes elevaran aún más la factura legal final derivada del escándalo de las emisiones.

Las acciones de Volkswagen cayeron más de un 40% en los últimos doce meses, porque el escándalo va a tener un coste muy elevado para la compañía. La imagen del grupo alemán quedó muy dañada en Estados Unidos. Es un mercado clave en la batalla que libra con Toyota para la supremacía mundial. Las ventas de vehículos diésel están suspendidas desde septiembre y el plan es dejar de vender coches diésel.