España aspira a ahorrarse un ajuste de 4.500 millones el próximo año

Bruselas sacaría al país del procedimiento de déficit excesivo si reduce el déficit por debajo del 3% en 2017

Pierre Moscovici conversa con Luis de Guindos.
Pierre Moscovici conversa con Luis de Guindos.OLIVIER HOSLET (EFE)

El Gobierno en funciones del PP aspira a evitar un ajuste de unos 4.500 millones de euros —equivalente a unas cuatro décimas de PIB— en los presupuestos del próximo año. Para ello considera que sería suficiente rebajar el déficit público al 2,9% del PIB, en lugar del 2,5% marcado por Bruselas. El Gobierno interino considera que si reduce los números rojos por debajo de la barrera de la sacrosanta barrera del 3%, España saldría del Procedimiento de Déficit Excesivo (PDE) y se liberaría del estrecho marcaje que la Comisión Europea ejerce sobre las cuentas públicas desde 2009.

Más información

La estrategia gubernamental solo sería posible si se mantiene el ritmo de crecimiento de la economía en el entorno del 3% del PIB como en los últimos trimestres. Los principales organismos y casas de análisis coinciden en que la economía avanzará con una cadencia ligeramente inferior a esa tasa pero con más inflación, lo que permitiría al próximo Gobierno alcanzar la meta de reducir el déficit por debajo del 3% sin apenas recortes el próximo año. Desde el Ministerio de Economía advierten también de que habría que mantener el ajuste de este año, en el que se han aprobado acuerdos para reducir el gasto en 2.000 millones de euros, casi toda esta cantidad afecta a obras de infraestructuras.

Con estas dos condiciones, el Gobierno podría ahorrarse un recorte extra de unos 4.500 millones de euros frente a los algo más de 6.000 millones que reclama Bruselas para rebajar el déficit público al 2,5% del PIB a finales del año que viene. El caso es que el Gobierno interino considera que si deja el déficit justo por debajo de la sacrosanta barrera del 3% —el límite a partir del cual la Comisión Europea activa la tutela de las cuentas públicas— saldría del procedimiento del déficit excesivo (PDE), en el que se mantiene junto a Croacia, Francia, Grecia, Portugal y Reino Unido, y no tendría que llegar al 2,5%.

Fuentes comunitarias recuerdan que este julio se revisarán las medidas a aplicar a España, entre ellas la posible sanción pendiente por el incumplimiento del objetivos presupuestarios de 2015. El año pasado España tenía que reducir los números rojos al 4,2% y se desvió en casi 10.000 millones, hasta una cantidad equivalente al 5,1% del PIB. Las mismas fuentes admiten que si España reduce los números rojos por debajo de ese límite del 3% apenas habría argumentos para mantenerla bajo los focos de vigilancia. Pero recuerdan que el límite oficial es bajar el desfase de las cuentas públicas al 2,5% del PIB en 2017. E insisten en que, además, los países deben hacer un esfuerzo estructural del 0,5% cada año. Es decir, España deberá reducir los desequilibrios presupuestarios en medio punto del PIB sin tener en cuenta los efectos del ciclo económico. Pero en el Gobierno mantiene diferencias con Bruselas en el cálculo del déficit estructural y usará el crecimiento de empleo de los últimos trimestres para justificar el ajuste estructural.

Por eso, desde el Ejecutivo interino español insisten en que apenas tendrán que aprobar nuevos ajustes. El ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró el pasado viernes que España quedará “fuera del brazo correctivo de la Comisión Europea” si mantiene el crecimiento económico en el entorno del 3%.

De esta forma, el Gobierno espera que los efectos positivos del crecimiento económico (el aumento de la recaudación y la reducción de los gastos asociados al ciclo, como el desempleo) absorberán por sí solos el ajuste pendiente. Los objetivos oficiales pasan por reducir los números rojos del 5,1% del PIB registrado el año pasado al 3,7% este año y al 2,5% el próximo. Pero en 2017, en realidad, el Ejecutivo espera que la inercia del crecimiento económico rebaje el déficit al 2,9%, lo que supondrá un ajuste de ocho décimas del PIB, que se conseguiría prácticamente por efecto del crecimiento económico.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) calcula que el crecimiento ecomómico, sin adoptar ninguna otra medida, reducirá el déficit entre ocho y nueve décimas del PIB este año. Casi todas los organismos oficiales y centros de estudio económico auguran que el próximo año la economía crecerá a un ritmo similar al de este ejercicio. De confirmarse las cifras, el ajuste presupuestario sería casi automático, según los cálculos de la Airef.

Bajar la deuda pública

Fuentes comunitarias recuerdan que existe un compromiso de los países para reducir el déficit estructural en, al menos, un 0,5% al año. De hecho, el último informe de primavera presentado por la Comisión Europea a España recomienda reducirlo un 0,25% este año (porque ya ha transcurrido medio ejercicio y apenas hay margen para ajustar más) y otro 0,5% en 2017.

Las mismas fuentes explican que salvado este primer escollo, España se enfrentaría al brazo preventivo de la gobernanza europea, que, según explica, es casi más exigente que el correctivo.

Bruselas exigiría a España, una vez que entrara en el procedimiento preventivo, que redujera su deuda pública a un ritmo del 5% del exceso de deuda sobre los objetivos del pacto de estabilidad y crecimiento para 2020. España se ha comprometido con Bruselas a reducir sus compromisos financieros por debajo del 60% del PIB dentro de cuatro años. Para ello, Bruselas le exigiría rebajar la deuda a ese ritmo del 5%. Como España tiene ya una deuda equivalente al 100% del PIB, el exceso sobre el objetivo del pacto de estabilidad y crecimiento sería de 40 puntos porcentuales, tendría que reducir su deuda a un ritmo de dos puntos porcentuales cada año.

Sobre la firma

J. S. GONZÁLEZ

Redactor jefe de Economía y Negocios en EL PAÍS. Estudió Económicas y trabajó cinco años como auditor. Ha cubierto la crisis financiera, contado las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el rescate a España y las reformas de las políticas públicas de la última década. Ha cursado el programa de desarrollo directivo (PDD) del IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción