El Gobierno recorta 2.000 millones de euros por la presión de Bruselas

El FMI cree que el Gobierno debe duplicar el ajuste fiscal que tenía previsto para 2016

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, hoy tras el Consejo de Ministros.B. PÉREZ | ATLAS (atlas)

La Comisión Europea está dispuesta a darle un año extra a España —hasta 2017— para que cumpla el objetivo del 3% del déficit. Pero a cambio exige ajustes, y el Gobierno en funciones empiza a aplicarlos para facilitar esa difícil negociación. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha anunciado un primer recorte de 2.000 millones de euros (el 0,2% del PIB) en el gasto de la Administración central en 2016. El Gobierno afirmó que no tocará el gasto social, las pensiones o la seguridad o las becas. Se trata de un primer gesto, que se completará con la presentación del Plan de Estabilidad, el próximo martes.

España incumplió en 2015 el objetivo de déficit. Los números rojos en las cuentas públicas se fueron con mucho del rumbo marcado por Bruselas y la previsión del Gobierno: un pronóstico 4,2% del producto interior bruto (PIB) frente a un dato real del 5%, con un susto inicial que lo llevó incluso más arriba, al 5,16%. Ahora el Gobierno en funciones pide un año más —puede que incluso dos, aunque fuentes europeas se muestran más proclives a dar un solo año— para llegar a ese dato que en la Unión Europea parece tener tintes taumatúrgicos, el 3% de déficit, al que en principio España tendría que llegar en 2016.

Más información

Madrid y Bruselas negociarán durante estos días esa demanda española. Los timbales del enfriamiento económico y la presión de organismos internacionales están ablandando la tradicional ortodoxia de la Comisión y la fe en la austeridad a rajatabla. Pero las concesiones no saldrán gratis. El Ejecutivo europeo ya envió una carta el 9 de marzo a Madrid con “recomendaciones autónomas” y el Gobierno español ha hecho a mediodía un primer gesto: anunciar un recorte del gasto de 2.000 millones en el gasto de la Administración central. Por la tarde tenía que llegar el segundo guiño a Bruselas: en el Consejo de Política Fiscal y Financiera comenzaba la negociación de las obligaciones de ajuste de las comunidades. Aunque el plante de las autonomías complica este punto, que para la Comisión es prioritario.

“Las medidas que adopta el Gobierno responden a la necesidad de responder con urgencia a la recomendación autónoma de la Comisión, y por razones de interés general para evitar las consecuencias que puedan derivarse de un agravamiento en el marco del protocolo de déficit excesivo”, explicó el Ministerio de Hacienda para justificar las medidas. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría se expresó en la misma línea. Sin ajustes, España se expone incluso a una multa del 0,2% del PIB, que a pesar de los continuos incumplimientos en Bruselas las fuentes consultadas juzgan muy improbable.

Plan de estabilidad

La medida es un aperitivo de lo que el ministro de Economía, Luis de Guindos, anunciará la próxima semana, cuando presente el plan de estabilidad del Reino de España, en el que dibujará la senda de reducción del desequilibrio presupuestario para 2016 y 2017. En él se elevará el objetivo inicial de déficit previsto para este año, un irreal 2,8% del PIB que requeriría un ajuste imposible este año, de unos 22.000 millones.

Sobre el detalle de los 2.000 millones de ajuste, el Ministerio de Hacienda explica que no afectará al gasto social ni a seguridad. También habrían quedado fuera las transferencias del estado a la Seguridad Social (pensiones no contributivas o complementos a prestaciones mínimas), el Servicio Público de Empleo (cuyo gasto está reduciéndose a un ritmo superior al 10% sobre el desembolso de 2015), las becas o a las transferencias al gestor de infraestructuras ferroviario Adif para el mantenimiento de las mismas.

Así, el grueso del tijeretazo (950 millones de euros) se centra en partidas de gasto que afectan al Ministerio de Economía, y al de Industria, ambos dirigidos desde esta tarde por Luis de Guindos tras la dimisión de José Manuel Soria, y al Ministerio de Fomento, que dirige Ana Pasto. Lo demás será “un ajuste proporcional” entre los distintos ministerios en función de los créditos iniciales, apunta una diapositiva del departamento de Hacienda.

El FMI cree que el Gobierno debe duplicar su ajuste para 2016

Después de conocer el exceso de déficit de 2015, el Fondo Monetario Internacional ha elevado sus previsiones de desequlibrio presupuestario para España hasta el 4% para este año, sin incorporar en el cálculo medidas adicionales a los Prespuestos General que presentó el Gobierno en su día. Philip Gerson, número dos del departamento Fiscal de FMI, apuntó este viernes que el Gobierno debería aplicar un ajuste adicional equivalente al 0,25% del PIB para mantener el ritmo de reducción del déficit.

Con el 0,25% ya contemplado, el ajuste total alcanzaría el 0,5% del PIB para ir rebajando el desequilibrio entre los gastos y los ingresos públicos hasta el 2,8% impuesto por Bruselas. El Fondo creía que España acabaría el año con un desfase de 4,5%, pero este acabó finalmente medio punto por encima, por eso hay que tijeretazo que dar.

La cuestión es que no se sabe aún el Gobierno encargado de recibir este mensaje. Después de las elecciones de diciembre, sigue el Ejecutivo en funciones porque las fuerzas políticas no han sido capaces de llegar a un acuerdo para formar un gabinete. Gerson señaló en ruenda de prensa que "la incertidumbre no es buena, cuanto más dure, más riesgos genera", si bien aclaró que no hay datos que reflejen un menoscabo en las inversiones.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción