Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas estudia investigar a Volkswagen por fraude

La compañía habría recibido 4.600 millones que pretendían fomentar el desarrollo de motores menos contaminantes

Logotipo de Volkswagen Ampliar foto
Detalle del logotipo de Volkswagen en la llanta de un coche expuesto en un Salón del Automóvil. EFE

Más frentes abiertos contra Volkswagen en Bruselas. La oficina antifraude europea (Olaf) estudia abrir una investigación contra el gigante automovilístico alemán por desviar a otros asuntos préstamos subvencionados para investigar la reducción de emisiones. La Eurocámara, además, abrirá una comisión de investigación, pero tira por elevación: se centrará en el papel que han desempeñado las autoridades nacionales que examinan a los fabricantes.

Europa sigue tratando con sumo cuidado a Volkswagen, la empresa enseña de la industria de bandera de la primera potencia económica europea, Alemania. La Olaf, dependiente de la Comisión Europea, explicó ayer que examinará si Volkswagen desvió fondos procedentes de los préstamos del Banco Europeo de Inversiones —por un valor total de 4.600 millones de euros desde 1999, según publicó el diario alemán Süddeutsche Zeitung—, pero apuntó que eso no implica que la empresa haya cometido irregularidades o fraude. Los créditos del BEI, en condiciones muy ventajosas, estaban destinados a I+D para reducir las emisiones, y están bajo sospecha después de que Volkswagen haya reconocido que trucó 11 millones de vehículos con motores diésel para cumplir los límites legales de emisiones de gases contaminantes.

Volkswagen se enfrenta a una batería de demandas en Estados Unidos y Europa. El Departamento de Justicia de EE UU, la Comisión Europea y varios reguladores europeos y asiáticos están tras la pista de ese escándalo, que estalló en septiembre después de que Washington desvelara un fraude que ha acabado afectando tanto a las emisiones de nitrógeno como a las de CO2.

El Parlamento Europeo trata de unirse a ese reguero de instituciones que quieren más claridad. Los presidentes de los grupos políticos de la Eurocámara acordaron ayer la creación de una comisión de investigación sobre el papel de las autoridades nacionales y la Comisión Europea. Los Verdes han impulsado esa iniciativa, que debe ser refrendada hoy por el pleno de la cámara, pero para ello han tenido que disparar por elevación, contra las autoridades nacionales que examinan las emisiones y no directamente contra Volkswagen.

Los Verdes cargaron ayer tanto contra el papel de las autoridades nacionales como contra la Comisión Europea, “que ha eludido dar una respuesta coherente” ante el escándalo, explicó la copresidenta del grupo, Rebecca Harms.

El Ejecutivo comunitario lleva semanas denunciando la connivencia entre la industria y las autoridades alemanas, que ha provocado una demanda contra Berlín por permitir durante años las emisiones de Mercedes en sus sistemas de aire acondicionado.

Más información