Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Disminuye el déficit fiscal de Cataluña y sube el de Madrid en plena crisis

El ministerio de Hacienda publica las balanzas fiscales de 2012 que revelan que las regiones más ricas pagan más tributos

El Ministerio de Hacienda publicó este martes las balanzas fiscales correspondientes a 2012, un cálculo que permite vislumbrar cómo se reparten los costes y los beneficios de la actuación pública sobre cada territorio. El resultado muestra como el saldo fiscal de la Comunidad de Madrid empeoró en 2012, cuando más agudos fueron los efectos de la crisis; mientras que el déficit fiscal de Cataluña se redujo ligeramente. Solo cuatro comunidades registran déficits fiscales, aportan más al Estado de lo que reciben. Son Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares. El déficit de Madrid con el Estado casi triplica al de Cataluña. Pero el 70% de estos saldos se explica porque las regiones más ricas son las que más impuestos pagan.

Las balanzas fiscales no son más que el saldo que cada territorio presenta con el Estado calculado mediante la diferencia entre lo que los habitantes de una comunidad reciben de la Administración Central y los impuestos que soportan para financiarla. "El saldo fiscal tiende a empeorar según aumenta la renta per cápita, de forma que los territorios más ricos generalmente presentan déficits fiscales mientras que los de menor renta suelen disfrutar de superávits", señala el estudio.

Disminuye el déficit fiscal de Cataluña y sube el de Madrid en plena crisis

La publicación de las balanzas fiscales coincide con la escalada de la tensión soberanista en Cataluña. Y los resultados son favorables al Gobierno. En primer lugar, el déficit fiscal de Cataluña se reduce respecto en 2012: pasa de un saldo negativo del 4,35% del PIB en 2011, al 3,75% en 2012. En términos absolutos el déficit fiscal de Cataluña —la diferencia entre lo que aporta menos lo que recibe— se redujo en unos 1.000 millones hasta los 7.439 millones.

El estudio muestra como "el déficit de Cataluña proviene exclusivamente del lado del ingreso, con un gasto por habitante superior a la media nacional". Es decir, que como este territorio es más próspero sus ciudadanos pagan más impuestos. El déficit fiscal de Cataluña en 2012 sería el menor según la serie publicada por la Generalitat desde 2002.

Los cálculos presentados por Hacienda han sido elaborados con la metodología diseñada el año pasado por los investigadores Ángel de la Fuente, Ramón Barberán y Ezequiel Uriel y corresponden al año 2012 cuando la crisis lanzaba sus peores coletazos en España, asolada por el rescate bancario, el embate de los mercados sobre la deuda soberana y con las administraciones públicas con el agua al cuello. Por eso los resultados están afectados por el gran déficit público que registró la Administración central ese ejercicio y por el fuerte aumento de los gastos por desempleo, pensiones e intereses que lastraron las cuentas estatales. Cuando hay crisis se reducen los déficits y suben los superávits mientras que en época de expansión crecen los saldos negativos y bajan los positivos.

Las cuentas territorializadas

- Cuatro comunidades aportan al Estado más de lo que reciben con los datos de 2012: Madrid, Cataluña, Baleares y Comunidad Valenciana.

- Madrid es el territorio que registra un mayor déficit fiscal, un 8,75% del PIB, equivalente a 19.015 millones.

- Extremadura es la que presenta un mayor superávit fiscal, un 15,60% del PIB, que se corresponde con 2.655 millones.

- Extremadura y Castilla y Léon, son las comunidades donde más bajo el superávit en 2012 respecto a 2011.

- Galicia y Navarra, fue donde más aumentó el superávit en ese mismo periodo.

El caso de Madrid es diferente. Es la comunidad que presenta un mayor déficit fiscal, es decir, la que más aporta al Estado. Pero también es donde tienen su sede los principales organismos del Estado, donde más funcionarios residen y la que tiene los impuestos más bajos. Este cóctel provoca que Madrid aumente el déficit fiscal con el Estado del 8,87% del PIB en 2011 al 9,57% en 2012, un aumento de unos 2.300 millones más en términos absolutos.

Aunque el resultado de estos saldos se usan políticamente para reclamar más financiación en realidad tienen poca utilidad. Estos cálculos solo se publican en países con desafíos soberanistas, como explica Ramón Barberán en su libro Economía y política de las balanzas fiscales.

Por eso, el hecho de que Madrid aporte al Estado el doble de Cataluña aporta poco al debate sobre la financiación autonómica. En realidad, "casi un 70% de los saldos fiscales regionales se deben simplemente a que en territorios con mayor renta se pagan más impuestos que en los más pobres. El otro 30%, que es potencialmente más problemático, se corresponde con decisiones relacionadas con políticas de gasto, en lagunas de las cuales podría haber una mayor discrecionalidad". En este punto, un factor importante es la financiación autonómica, con una incidencia del 14%, y las ayudas regionales y subvenciones sobre todo a la Agricultura (cerca del 8%).

Los cálculos si muestran algunas anomalías. Como el hecho de que País Vasco y Navarra presenten superávits pese a ser de las autonomías con más renta per cápita. Esto, explica el informe, se debe a su particular modelo de financiación con el cupo vasco y el concierto navarro. También destacan los casos de Canarias, Ceuta y Melilla que registran un fuerte superávit por la baja presión fiscal de Canarias y los aranceles de las ciudades autónomas.

Otro de los hechos destacables es el de la Comunidad Valenciana, que pese a tener una renta per capita inferior a la media, presenta déficit fiscal el 1,48% del PIB, equivalente a 1.453 millones de euros, unos 500 millones menos que en 2011.

La Comunidad Valenciana, la peor financiada

Los residentes en la Comunidad Valenciana son los que menos financiación reciben del Estado, según el informe divulgado este martes por Hacienda.

El estudio sobre cuentas públicas territorializadas calcula "un índice de financiación homogénea" —a mismas competencias— por habitante ajustado (tiene en cuenta el envejecimiento de la población, la dispersión entre otros factores).

Los cálculos difundidos por Hacienda descubren como se reparten los 103.000 millones que en 2012 recibieron las autonomías para la financiación de sus competencias. Los resultados son esclarecedores: La Comunidad Valenciana recibe 1.848 euros por cada habitante, frente a los 3.862 euros que perciben los vascos o los 4.326 euros que reciben los Gobiernos de Ceuta y Melilla por cada uno de sus habitantes.

Otras de las comunidades que reciben una financiación por habitante por debajo de la media son Murcia, Andalucía, Canarias, Baleares, Madrid, Cataluña y Castilla-La Mancha.

Por el lado contrario, Cantabria, La Rioja y Extremadura son los territorios que reciben una mayor financiación por habitante ajustado. Caso aparte son los territorios con régimen foral. "Gozan de una financiación por unidad de necesidad que es aproximadamente el doble de la percibida por las comunidades de régimen común", dice el informe.

Más información