Las reclamaciones de ‘fondos buitre’ contra Argentina se cuadruplican

La justicia de Nueva York acumula demandas por 7.000 millones de euros; por ahora no hay negociación entre los litigantes y el Gobierno de Fernández

Las reclamaciones contra Argentina por la deuda impaga desde la crisis de 2001 se han más que cuadruplicado en los tribunales de Nueva York. En junio pasado había quedado firme en EE UU una demanda de los ‘fondos buitre’ NML y Aurelius y de otros 13 pequeños inversores que rechazaron la reestructuración de la deuda argentina de 2005 y 2010. Era una sentencia por 1.100 millones de euros, que con los intereses ha ido creciendo hasta 1.500 millones. Pues el pasado lunes venció un plazo para que se presentaran otros demandantes ante el juez neoyorquino Thomas Griesa y las exigencias se han elevado hasta casi 7.100 millones.

El ministro de Economía de Argentina, Axel Kicillof, reconoció este martes a la Radio Nacional de su país que las demandas ahora ascienden a entre 6.200 millones y 7.100 millones. Kicillof aseguró que el 85% del dinero reclamado proviene de litigios de ‘fondos buitre’, es decir, aquellos que se dedican a comprar a bajo precio deuda de países y empresas en suspensión de pagos para oponerse a las reestructuraciones y exigir en la justicia el cobro del 100% de su valor nominal.

La justicia de EE UU estableció en 2014 que Argentina no podría seguir pagando a la mayoría de acreedores en ese país y Reino Unido que aceptó la quita de 2005 y 2010 hasta tanto no saldara lo demandado por los ‘buitres’. El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner se negó a acatar el fallo con el argumento de que era injusto pagar más al 7,6% que rechazó la reestructuración que al 92,4% que la aprobó. Es así que en julio pasado estalló una crisis de deuda: Argentina ya no pudo abonar los vencimientos del pasivo refinanciado. El Gobierno de Fernández impulsó una ley para pagar a los acreedores de esta deuda en Buenos Aires, a través de la sociedad estatal Nación Fideicomisos, pero muy pocos aceptaron hacerlo y a su vez han encontrado trabas para cobrar por supuestas amenazas legales de EE UU contra esa entidad.

Los títulos de la deuda cotizan como si estuviesen pagándose con normalidad

Un reciente fallo de un juez de Reino Unido consideró que la justicia de EE UU se extralimitó al bloquear el pago de bonos argentinos en ese país europeo. La sentencia fue en respuesta a una demanda del multimillonario húngaronorteamericano George Soros y otros inversores en deuda argentina con legislación británica. Soros y compañía pidieron esta semana al juez neoyorquino Griesa que acotara su fallo a los títulos bajo jurisdicción estadounidense.

La crisis de deuda de Argentina hacía temer otra devaluación del peso, como la de enero de 2014, que provocaría más inflación y estancamiento económico. Pero esa depreciación no ocurrió por los préstamos que China le concedió al Banco Central argentino en la segunda mitad del año pasado. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) calcula que Argentina decreció en 2014 un 0,2%, con lo que fue uno de los dos únicos países latinoamericanos, junto con Venezuela (-3%), cuyo PIB se contrajo en ese periodo.

La presidenta Fernández destacó este domingo que su gobierno sorteó los escenarios catastrofistas que analistas planteaban para finales de 2014. También recordó que los bonos de la deuda reestructurada, que no están pagándose desde julio, cotizan a su valor nominal, es decir, como si estuviesen abonándose con normalidad. Operadores del mercado explican que esa cotización obedece a que esperan que el próximo presidente argentino, que asumirá el cargo en diciembre próximo, sea más proclive a los inversores y a negociar con los ‘buitres’. También reconocen que el siguiente jefe de Estado argentino se beneficiará de que el kirchnerismo haya reducido el 11% el endeudamiento de Argentina en relación al PIB entre 2007 y 2014, mientras que la inmensa mayoría de los países del mundo lo elevaba, según datos de un informe de la consultora McKinsey.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS