Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La industria alimentaria avisa que subir el IVA destruiría 150.000 puestos de trabajo

Las patronales piden "zanjar" el debate sobre el hipotético alza de la tributación indirecta de la alimentación

La recuperación económica es excesivamente débil como para subir el IVA u otros impuestos indirectos, tal y como recomienda el informe sobre la reforma fiscal encargado a un comité de expertos encabezado por el catedrático Manuel Lagares. Así lo han defendido hoy representantes de la industria agroalimentaria y la distribución, tras advertir que una subida del IVA del 10% al 21% sobre los productos alimentarios tendría efectos devastadores sobre el sector, ya que la cesta de la compra se encarecería en un promedio de más de 600 euros: provocaría una reducción de la producción de entre el 4,3% y el 6,2% (22.904 millones de euros) y la destrucción de más de 155.000 empleos.

"La fiscalidad ha de servir como impulso en esta recuperación", ha afirmado Horacio González Alemán, director general de la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), quien ha presentado los datos de un estudio que asegura que el 98% de los consumidores reducirían su gasto si se subiera el IVA.

Tanto la FIAB como otras patronales del sector de la hostelería y de la distribución y la hostelería han reconocido que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha negado que se vaya a producir una subida del IVA, después de la efectuada a finales de 2012, pero desconfían de la presión que pueda ejercer la Comisión Europea para que España eleve sus ingresos tributarios. A cambio, González Alemán ha defendido incentivar la lucha contra el fraude y ordenar la variada fiscalidad autonómica. Lo que sí ha reclamado es "zanjar el debate sobre la imposición de tributación indirecta sobre los alimentos", ha pedido, tras asegurar que "no podremos soportar un alza del IVa del 11%".

"Los últimos datos de comercio minorista indican que aún está cayendo el consumo", ha apuntado Aurelio del Pino, director general de la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES), quien ha reclamado también "medidas para reactivar el consumo" que, en su opinión, es la única salida a la crisis. "La situación económica continúa siendo crítica", ha subrayado. En enero pasado, las ventas minoritas cayeron un 0,3% y en febrero ese porcentaje todavía fue mayor, de un 0,4%.

Ignacio García Magarzo, director general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS), ha pedido medidas que permitan revertir el contexto de los últimos años, en los que los ciudadanos han tenido que soportar los efectos del proceso de consolidación fiscal emprendido por las administraciones. En su opinión, la recuperación económica va por el buen camino "siempre y cuando no se cambien las reglas del juego".