Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia anuncia un recorte del gasto público de 15.000 millones para 2014

El Gobierno admite que superará en cuatro décimas el objetivo de déficit este año

El Elíseo también rebaja la previsión de crecimiento para el próximo ejercicio

Hollande, durante la cumbre del G20- Ampliar foto
Hollande, durante la cumbre del G20- REUTERS

Después de coronar varios meses de diálogo social con una minirreforma de las pensiones, recibida el martes por los sindicatos más duros con una miniprotesta y saludada por el contrariado comisario económico, Olli Rehn, con la expresión “una reforma a la francesa”, el Gobierno socialista de François Hollande ha anunciado este miércoles una noticia que gustará a Bruselas (un recorte del gasto público de 15.000 millones para 2014), y otra que inquietará a la Comisión Europea: París sobrepasará su objetivo de déficit este año (3,7%) al menos en cuatro décimas, lo que dejará el desfase en 4,1%.

La pugna entre los tecnócratas neoliberales de la Comisión y el único Gobierno —mínimamente— socialdemócrata de Europa va dejando cada día un ganador diferente, aunque si se mira con perspectiva se diría que, tras año y medio en el poder, Hollande ha cogido el truco a Bruselas y Francia se organiza a su ritmo y de una forma cada vez más autónoma.

Obligado en todo caso a dar una de cal y otra de arena, el primer ministro, Jean-Marc Ayrault, ha anunciado que París hará un esfuerzo “sin precedentes” el año próximo y que recortará su gasto público en 15.000 millones de euros para llevar el déficit público hasta el 3,6% exigido por Bruselas. Ayrault ha añadido que París solo subirá los impuestos por valor de 3.000 millones de euros, contradiciendo así en parte la promesa de Hollande, que hace unas semanas garantizó a los franceses una “tregua fiscal”. Al mismo tiempo, el ministro de Economía, Pierre Moscovici, explicaba que las tímidas señales de recuperación no permitirán a París cumplir las previsiones de déficit exigidas por Bruselas en 2013, y añadía que aunque mantiene su perspectiva de crecimiento para este año (el 0,1%), la previsión para 2014 pasa del 1,2% a un más realista 0,9%. Moscovici ha asegurado que París cumplirá el objetivo del 3% de déficit para 2015, la fecha en que expiran los dos años de gracia concedidos por la Comisión a Francia en junio.

Por supuesto, París achaca las dificultades en la reducción del déficit “esencialmente a la coyuntura europea e internacional”, según ha afirmado el viceministro del Presupuesto, Bernard Cazeneuve, quien también ha atribuido a la atonía europea el empeoramiento de las cifras de desempleo. Cazeneuve ha destacado que, en el segundo trimestre, Francia perdió 35.000 puestos de trabajo en el sector mercantil. Las líneas generales del Presupuesto de 2014, que deben ser detalladas a fin de mes, indican sin embargo que los socialistas meterán la tijera algo menos de lo que habían prometido en primavera. El recorte global de 18.000 millones es menor de los 20.000 millones (un punto del PIB) anunciados entonces, aunque es cierto que el ahorro será de 15.000 millones frente a los 14.000 millones previstos —y a los 16.000 reclamados por Bruselas—.

La diferencia se explica porque Hollande ha seguido —en parte— las recomendaciones del FMI y de Bruselas, que llevan meses advirtiendo que París no puede aumentar más los impuestos, y ha decidido reducir a la mitad la carga impositiva comunicada antes del verano, que ahora será de 3.000 millones. Al final, el ajuste se repartirá en un 80% de ahorro y un 20% de impuestos, frente al 70%-30% previsto. En realidad, las cuentas de Bercy, sede de los ministerios económicos, esconden una gota de maquillaje, o si se prefiere de servicio posventa. En 2014, el tipo medio del IVA aumentará del 7% al 10%, y el normal pasará del 19,6% al 20%, lo que supondrá más de 6.000 millones de ingresos extra al Estado.