Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un año tranquilo para América Latina

'IHS Global Insight' cree que el precio de materias primas y energía no sufrirán grandes cambios

Tras dos años de desaceleración, la economía global se estabiliza. Los analistas de Wall Street esperan por lo general un repunte modesto del crecimiento este año y el próximo. Estados Unidos y Asia tirarán del resto, y eso es una buena noticia para América Latina. Pero desde IHS Global Insight no esperan que este año vaya a ser muy “excitante” para la región. Lo atribuyen en gran medida al hecho de que el precio de las materias primas y de la energía no sufrirán cambios tan dramáticos como en años pasados.

Venezuela, explican desde la firma, es el país latinoamericano más expuesto a los cambios en los precios de las materias primas, porque estos productos representan el 94% de la cestas en sus exportaciones. Le siguen Perú, Bolivia y Colombia, con más del 70%. En el caso de Chile, Argentina y Brasil son también más de la mitad. Las economía menos expuestas a los vaivenes de precios son las de Guatemala, México y Costa Rica.

Pero el peso general de las exportaciones respecto al PIB no es tan alto como en el caso de los países en Asia, de entre el 10% del PIB en el caso de Brasil y el 30% México o Chile. Eso limita la influencia en el crecimiento general, que anticipan será “moderado”. Aunque la inversión en los sectores de la energía y la minería seguirá creciendo, y eso dará sustento al crecimiento.

El precio de las materias primas, en todo caso, se mantendrán relativamente altos. Los analistas del IHS Global reconocen también “grandes cambios” en la gestión económica en general de los países latinoamericanos, la prudencia fiscal y el mayor control de la inflación. El resto es el rápido incremento del crédito experimentado durante los últimos años, algo que ya puso en evidencia el Fondo Monetario Internacional en su último estudio.

Por países, los analistas mencionan que Brasil, México, Perú, Colombia y Chile avanzan por el buen camino. Mientras que en el otro extremo de la balanza colocan a Venezuela, Ecuador y Argentina como los países de mayor riesgos para el inversor en la región, entre otros motivos por el fenómeno del Socialismo del Siglo 21. Es más, consideran que la situación no va a cambiar en Caracas y Buenos Aires en los próximos años.

La proyección general de IHS Global es que el conjunto del subcontinente americano crezca este año un 3,4%, frente al 2,6% de 2012. El crecimiento se estabiliza en el 3,5% para México, lo que indican genera “optimismo” entre los inversores tras la fuerte crisis que sufrió coincidiendo con el desplome económico en EE UU. EN el caso de Colombia se mantendrá en el 4%, mientras que en Argentina crecerá un 1,8% y Perú un 6%.

La moderación será notable en el caso de Venezuela, que se espera crezca un 4,2% frente al 5,6% del año pasado, y en Chile, que baja del 5,6% al 4,8%. La excepción es Brasil, que repunta de un 0,9% al 3% en gran parte por el efecto de las inversiones de cara al Mundial de Fútbol en 2014. Los analistas señalan que los países de la región cuentan con margen de maniobra para la expansión monetaria y fiscal si lo consideran necesario.

El informe de IHS Global muestra como las cuentas públicas de Chile y Perú están en superávit. El resto, aunque están en negativo, tienen un déficit de entre el 2% y el 2,5% del PIB, un nivel con el que sueñan en Europa y en EE UU. La situación más complicada, de nuevo, es la de Venezuela, con un desequilibro en sus cuentas públicas del 8%. Entre tanto, el perfil de la deuda exterior mejoró durante la última década a un nivel asumible, del 41% al 20%.