NUEVO PLAN DE REFORMAS

El Gobierno estima que la austeridad resta en 2012 y 2013 un 3,2% del PIB

El plan de reformas relaciona la austeridad con la pérdida de 467.000 empleos en dos años Prevé un impacto de los recortes menor que el FMI y muy positivo a largo plazo

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (segundo por la derecha); el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (derecha); el ministro de Economía, Luis de Guindos (izquierda), y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría (segunda por la izquierda)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (segundo por la derecha); el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (derecha); el ministro de Economía, Luis de Guindos (izquierda), y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría (segunda por la izquierda)Barrenechea / EFE

El Gobierno ha enviado ya a Bruselas su nuevo plan de reformas, que reveló el pasado viernes. En él, analiza el impacto sobre el crecimiento, el consumo, las exportaciones o el empleo de una decena de reformas estructurales, algunas ya en marcha, otras solo anunciadas. Y el mayor impacto es, de largo, el de las medidas de austeridad adoptadas en los dos primeros años de la legislatura popular para ajustarse al mandato europeo de priorizar la rebaja del déficit público.

Según sus cuentas, los recortes de gasto y subidas de impuestos "permanentes" aprobados para 2012 y 2013 por las Administraciones españolas equivalen al 6% del PIB, algo más de 60.000 millones de euros. Como es notorio, su impacto en la actividad económica a bote pronto es negativo: la austeridad, calcula el Ejecutivo, restó un 2,6% al PIB de 2012 y el descuento se acumulará en 2013 hasta llegar al 3,2% respecto a dos años antes. En el empleo, el Gobierno cree que, en dos años, los efectos directos e indirectos de recortes de gastos y subidas de impuestos restarán un 2,7% a la ocupación. En relación con 2011 eso equivale a una pérdida de 467.000 puestos de trabajo, un tercio de toda la destrucción de empleo prevista.

Previsiones del Gobierno para la economía española.
Previsiones del Gobierno para la economía española.

El análisis del Gobierno de Mariano Rajoy concede que "el efecto de corto plazo de la consolidación fiscal ha contribuido a la falta de visibilidad" del "impacto positivo" que tendrán en la economía española a largo plazo "las numerosas medidas adoptadas o en vías de adopción", en referencia a la reforma financiera, la reforma laboral o la Ley de Garantía de Unidad de Mercado.

El Ejecutivo del PP asume que el impacto de la austeridad "ha sido recesivo", "aunque en menor cuantía de lo que apuntarían estimaciones simples basadas en multiplicadores". La alusión al debate reabierto por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que a finales del año pasado rectificó y llegó a la conclusión que ese impacto, en la situación actual (con niveles muy altos de endeudamiento y falta de crédito pese a políticas monetarias muy agresivas), era mucho mayor de lo que pensaba.

El FMI cree ahora que por cada punto porcentual de ajuste, la actividad retrocede entre 0,9 y 1,7 puntos. Sin embargo, los cálculos del Gobierno son muy similares a los que sostenía el Fondo antes de su revisión, mucho más suaves: 0,5 puntos porcentuales de retroceso por cada punto porcentual de ajuste. "En la simulación se han tenido en cuenta los shocks positivos derivados de las reformas estructurales, que permiten una mayor flexibilidad de precios y salarios", en referencia sobre todo a la reforma laboral. "También hace referencia a "los efectos no keynesianos", en alusión a la controvertida idea de que recortes de gasto público pueden contribuir a una mejora de la actividad económica.

Más información

Dentro de las medidas de austeridad, el Gobierno presta especial atención a la subida del IVA, que restará hasta un 0,6% del PIB en 2013. Su efecto negativo, además, apenas se diluirá en los primeros diez años de aplicación, según el cálculo del Ejecutivo.

A largo plazo, el Gobierno no tiene duda: cree que la austeridad permitirá mejorar, aunque sea ligeramente el PIB de partida (un 0,76% en diez años). Y que el impacto positivo será mucho más intenso en el empleo (un 9% más que en 2011). Porque a corto plazo, el impacto en el trabajo de la austeridad vuelve a ser negativo: el Gobierno estima que, en dos años, los efectos directos e indirectos de recortes de gastos y subidas de impuestos restarían un 2,7% al nivel de empleo inicial, es decir, que en relación con 2011 eso equivaldría a una pérdida de 467.000 puestos de trabajo para 2012 y 2013.

En el caso de la reforma laboral, el Gobierno evita evaluar cuál ha sido su impacto real en la economía en creación de empleo y generación de actividad, y se decanta por una simulación de cuál es su efecto ante una caída en la demanda de tres puntos porcentuales. Y llega a la conclusión de que, gracias a la reforma, en el primer año se perderían un 4,2% de empleos menos.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50