Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schäuble rechaza aplicar estímulos en Alemania para ayudar a España

El responsable económico de Merkel asegura que ya "hay mucho dinero y poca inversión"

El Gobierno buscará el capital privado alemán para patrocinar a las pymes competitivas

Guindos y su homólogo alemán confían en que el plan ayude a atajar el alto paro juvenil

El Gobierno español está en una situación muy delicada tras las últimas cifras de paro y las negras previsiones para los próximos años. Muchos en el Ejecutivo y sobre todo en el PP miran a Alemania, la única que, creen, podría hacer cambiar la situación y forzar un cambio de política en Europa orientada a los estímulos al crecimiento. Alemania se niega en redondo. No quiere ni siquiera estimular su propia demanda. Pero Wolfgang Schaüble, el todopoderoso ministro de finanzas alemán, ha querido dar un poco de aire al Ejecutivo español y de paso tratar de suavizar la mala imagen de su país que se está instalando en España y en todo el sur de Europa.

Por eso Schaüble y Luis de Guindos, el ministro de Economía español, tras reunirse en un hotel de lujo en Loja (Granada), anunciaron un plan conjunto, aún sin concretar, para ayudar a las pequeñas y medianas empresas españolas. La novedad es que se trata de un plan al margen de las instituciones europeas, con el que el Ejecutivo de Angela Merkel muestra su “confianza absoluta” en el Gobierno español y en sus políticas, aunque Schaüble no quiso entrar a valorar la última ronda de reformas.

Guindos explicó que se trata de abrir “fórmulas de inversión” de capitalistas alemanes para que entren en el capital de pymes españolas. Esas inversiones estarían “esponsorizadas” por el Gobierno alemán y español. Schaüble insistió en que esta es la manera del Ejecutivo alemán de intentar luchar contra el desempleo en España, especialmente el juvenil, que preocupa mucho a su país. Ninguno de los dos dio más detalles, solo que hay dos personas encargadas de diseñarlo y que esperan tenerlo listo a finales de mayo.

Ni siquiera lo cuantificaron, aunque Schaüble dijo que llevan “mucho tiempo estudiándolo” y que podría extenderse a otros países. Fuentes del Ejecutivo español señalaban después ya sin micrófonos que implicará “mucho dinero”. Guindos explicó que se trata de que las pymes competitivas españolas tengan más capital para poder así acceder también mejor a nuevos créditos, crecer y crear empleo.

Las bondades de este plan, añadió Schaüble, es que tiene "capacidad de actuación inmediata, directa" y está pensado para que "se pueda poner en práctica cuanto antes, sin necesidad de los largos trámites institucionales europeos", destacó en referencia a la lentitud que afecta a todo lo que tenga que ver con Bruselas.

Hasta que haya más detalles, lo relevante parece el mensaje político del Gobierno alemán hacia su socio español y su intento de lanzar un mensaje a los ciudadanos: Alemania está dispuesta a hacer cosas contra el desempleo español. “Tenemos que explicar a los jóvenes que hemos asumido la responsabilidad de luchar contra el desempleo”, insistió.

Schaüble dio varios espaldarazos a la política del Ejecutivo de Rajoy y utilizó la idea que tanto repite el presidente de que “las reformas llevan su tiempo y tarda en verse sus efectos”. El alemán, sin embargo, se mostró absolutamente inflexible a la hora de plantear posibles cambios de fondo de la política. “Las causas de la última crisis son el exceso de endeudamiento y la liquidez excesiva. Se está allanando el camino para que el crecimiento sea sostenible”, insistió.

El ministro alemán dio varios espaldarazos a la política del Ejecutivo de Mariano Rajoy

¿Pero está dispuesta Alemania, como piden muchos expertos, a fomentar un aumento de su demanda para así mejorar las exportaciones de los países del sur?, le preguntaron. El “no” fue tajante. “No compartimos la opinión de que si en Alemania impulsáramos un crecimiento más fuerte esto disminuiría los problemas de otros. Hay mucho dinero en circulación, mucho dinero del BCE, y muy poca inversión. Ese es el problema. No creemos que sea adecuada la idea de pedir a otros países que arreglen los problemas propios", ha reiterado.

En cualquier caso, el ministro alemán dio por superada la crisis financiera “que tuvo un nombre, Lehman Brothers” —dijo frente al que fue su responsable en España— y confió en que España logre salir gracias, entre otras cosas, “a los enormes esfuerzos por reducir los costes laborales”.

Schaüble, con Guindos a su lado que asentía o sonreía mostrando al menos en apariencia una gran sintonía personal, pese a los evidentes choques entre España y Alemania en los últimos meses, dejó clara su visión de Europa con un símil futbolístico. Dijo que en su país son conscientes de que las críticas contra ellos arrecian en España, Italia, y últimamente especialmente en Francia: “Un político en democracia debe aceptar las críticas. Pero los alemanes son conscientes de que todos nos beneficiamos de la cooperación europea. Por ejemplo, durante años la Champions League estaba dominada por equipos ingleses. Después por equipos españoles e italianos. Ahora parece que los equipos alemanes tienen alguna posibilidad. La competición en Europa debe desembocar en un éxito para todos”, dijo con una sonrisa. Dos equipos alemanes tienen muchas posibilidades de eliminar al Barça y el Real Madrid de esta competición.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información