Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI alerta de una crisis financiera crónica si la economía no levanta el vuelo

El coste de la deuda de España e Italia volverá a dispararse si no hay nuevas medidas

El director de Asuntos Monetarios del FMI, el español José Viñals.
El director de Asuntos Monetarios del FMI, el español José Viñals. EFE

Los popes de la economía mundial que estos días desfilan por Washington ya no hablan sobre un eventual rescate a España en los pasillos de la sede del Fondo Monetario Internacional (FMI) ni sobre la ruptura de la zona euro. El llamado precipicio fiscal en Estados Unidos, una fuerte subida de impuestos acompañada de recortes, que tenía al mundo en vilo por su efecto global, también se ha esquivado. Y la guinda: Japón ha aprobado un plan de gran calado que hace posible el final de su deflación. El mundo, en definitiva, no se ha acabado. Y, sin embargo, el rumor de batalla persiste, el miedo a un nuevo tsunami se desprende del reverso de cada gráfico o estadística estos días e impregna todo discurso oficial o informal durante las reuniones de primavera el Fondo.

La actual situación de calma es muy frágil. Si los problemas de la economía productiva no se resuelven, la tregua finalizará y “la crisis financiera mundial podría entrar en una fase más crónica, caracterizada por un deterioro de las condiciones financieras y por episodios recurrentes de inestabilidad”, alerta el informe de estabilidad del FMI. El organismo que dirige Christine Lagarde no deja de repetirlo estos días: Europa debe culminar el saneamiento de su sistema bancario y favorecer que el crédito vuelva a fluir por la economía, mientras que en el ámbito global todos los países deben comprometerse con la agenda de reformas regulatorias y aprobar planes fiscales de largo plazo.

El responsable financiero del FMI, José Viñals, ha echado mano este miércoles de las socorridas metáforas meteorológicas para presentar las nuevas perspectivas. “La primavera ha llegado claramente, y también ha ocurrido en los mercados financieros globales, donde después de repetidas tormentas y nubes amenazantes, está surgiendo el cielo azul y más días soleados”.

La buena marcha de las principales bolsas mundiales de los últimos meses y la mejora de los títulos de deuda pública de los países con más problemas —como España— dan buena cuenta de esta sensación de alivio. El panorama, sin embargo, empieza a oscurecerse cuando se acerca el foco al flujo de crédito –se ha contraído un 5% desde el inicio de la crisis-, el sobreendeudamiento de muchas empresas o la contracción prevista para la Eurozona. Sí, se ciernen más nubarrones sobre la economía.

En el caso europeo, la mayor parte de la mejora se debe al programa de compra de bonos soberanos que aprobó el Banco Central Europeo (BCE) para ayudar a los países que soliciten el rescate, un mecanismo que sin necesidad de ser aplicado ha producido un efecto de placebo y ha reducido los intereses que los inversores piden por adquirir títulos de deuda de los países periféricos. “Aunque los inversores y los funcionarios parecen cómodos con el hecho de que el programa OMT [siglas en inglés de este plan] permanezca virtual, esta dinámica podría cambiar”, agua la fiesta el FMI. Además, la situación política en Italia complica la implantación de cualquier medida y, aunque las condiciones de financiación se han suavizado para muchos países, las necesidades netas de esta financiación siguen al alza.

El Fondo advierte en su informe de que los diferenciales de intereses que los países pagan respecto a la referencia de Alemania —la llamada prima de riesgo— perderán prácticamente toda la mejora hasta 2016 si no se llevan a cabo las reformas y la economía continúa renqueante. En concreto, prevé que la prima de riesgo de los bonos españoles a dos años prácticamente se duplique, hasta superar los 400 puntos básicos (o cuatro puntos porcentuales), una tendencia que seguiría Italia (su prima pasaría de cerca de 200 hasta los 400 puntos básicos), Francia o Bélgica, aunque estos dos últimos países quedan en niveles mucho más bajos, sin sobrepasar los 100 puntos básicos.

Los mercados juegan infiltrados en todo el mundo gracias a las inyecciones de liquidez de los grandes bancos centrales, que han evitado lo peor, pero las autoridades se empiezan a preocupar por lo que ocurra cuando estos estímulos se retiren. Los riegos que están asumiendo los bancos centrales constituyen un peligro incipiente, por el síndrome de abstinencia que generan en las economías de los países, por los riegos que están asumiendo en sus balanzas y por posibles burbujas que puedan generar en los países emergentes, al rebajar tanto el precio del dinero en los países desarrollados.

Más información