Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos crea 146.000 empleos en noviembre y reduce el paro al 7,7%

El dato correspondiente al último mes no incluye el impacto de la tempestad Sandy

El indicador refleja que la gente que está buscando empleo vuelve a bajar

Una mesa de una oficina de empleo en San José, California, con un cartel de "estamos contratando".
Una mesa de una oficina de empleo en San José, California, con un cartel de "estamos contratando". Bloomberg

La economía de Estados Unidos creó 146.000 empleos el pasado noviembre, lo que representa una ligera mejora con respecto a los 138.000 nuevos contratos firmados durante el mes anterior. También supone una sorpresa, porque el dato casi duplica lo que anticipaba Wall Street, aunque los expertos hicieron sus proyecciones teniendo en cuenta el efecto de Sandy, la tempestad que azotó la coste Este a final de octubre. Gracias a esta creación de puestos de trabajo, la tasa de paro bajó dos décimas, al 7,7%, y se sitúa en su nivel más bajo desde diciembre de 2008.

El dato era muy difícil de anticipar y se esperaba que reflejase el impacto negativo que tuvo la tempestad en el empleo de los negocios situados en las costas de Nueva York y Nueva Jersey, las dos zonas más afectadas por Sandy. Pero el Departamento de Empleo ha informado de que no recibió todas las cifras de estas regiones a tiempo para hacer el cálculo, por lo que se da por hecho que el dato se revisará en los próximos meses.

Antes de publicarse el indicador de empleo, el único punto de referencia sobre la evolución del mercado laboral estadounidense eran los datos del sector privado del miércoles. Éste mostró un balance positivo de 118.000 contratos netos. El consenso de mercado anticipaba la creación neta de unos 85.000 empleos en noviembre y que el paro se mantuviera estable en el 7,9%. A pesar de la poca fiabilidad de la cifra publicada, Wall Street ha optado por ligeras subidas.

La primera lectura que se hace de las estadísticas es que la economía sigue mejorando en general, aunque las cifras no sean espectaculares y confirmen que la recuperación sigue siendo lenta. De hecho, el total de parados sigue estable en torno a los 12 millones desocupados. Tampoco mejora la cifra de los desempleados de larga duración, que rondan los 4,8 millones.

Y una vez más, la mejora en la tasa de desempleo se debió a que hay menos gente que busca trabajo. El índice de participación bajó en noviembre dos décimas, al 63,6%. Este dato indica que hay 2,5 millones de personas que se mantienen al margen del mercado laboral y que no buscan empleo de forma activa. Además, para completar el retrato, hay que recordar que 8,2 millones de ocupados se ven forzados a trabajar a tiempo parcial y menos horas de las que les gustaría.

Aunque ya no existe la presión de las elecciones presidenciales, el dato era relevante con vistas a la negociación sobre el conocido como precipicio fiscal. En su último Libro Beige, la Reserva Federal indicó que la actividad de las empresas se está frenando por la incertidumbre generada por este debate en un momento de debilidad económica, lo que afecta a la contratación.

Las compañías tienen prácticamente congeladas sus inversiones a la espera de saber los impuestos que deberán pagar ya que si demócratas y republicanos no llegan a un acuerdo para evitar el abismo fiscal se pondrán en marcha una serie de cambios fiscales que afectarán a sus resultados. La Fed publicó ayer que el efectivo que tienen apartado las compañías creció un 2,6% durante el segundo trimestre hasta alcanzar un récord en los 1,74 billones de dólares. El repunte fue posible gracias a la emisión de nueva deuda, que creció un 4,4% porque las firmas están colocando bonos aprovechando los bajos tipos para captar liquidez.

Hasta ahora se confiaba en que la incertidumbre sobre el abismo fiscal no afectara al consumo. Sin embargo, empiezan a surgir indicadores que apuntan a que también está retrayendo el gasto privado, del que dependen dos terceras partes de la economía. Esta viernes se ha publicado el dato sobre confianza del consumidor, que se ha desplomado en diciembre al caer de los 82,7 puntos de noviembre a 74,5. Se esperaba un recorte, pero no tan pronunciado, ya que se apostaba porque quedaría sobre los 82 puntos.