Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las comunidades logran ‘déficit cero’ por las transferencias del Estado

Montoro presenta la ejecución de presupuestaria de las comunidades hasta marzo afectado por el adelanto de 4.800 millones de transferencias.

Las regiones tendrían un déficit del 0,45% sin el efecto de las liquidaciones

Montoro durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Ampliar foto
Montoro durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

En una de las semanas más complicadas que ha vivido el país en los últimos tiempos azotado por el acoso de los mercados que aumentan sus dudas sobre el sistema financiero español, el Gobierno de Mariano Rajoy busca en un océano de sombras un dato que alimente la esperanza de la recuperación económica. Se aferra a una cifra que calme la voracidad de los mercados que hoy han vuelto a elevar la prima de riesgo a máximos.

En este escenario, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha presentado hoy viernes en el Consejo de Ministros el informe de ejecución presupuestaria de las comunidades autónomas del primer trimestre. Según el documento, las comunidades habrían logrado equilibrio presupuestario durante el primer trimestre del año. Traducido: el déficit público de las regiones entre enero y marzo ha sido del 0% del PIB. Es decir, esta vez los Gobiernos regionales no han gastado más de lo que han ingresado."Las comunidades autónomas están haciendo un gran esfuerzo para conseguir sus objetivos de déficit público", ha explicado Montoro en la rueda de prensa tras el consejo de ministros. Y ha insistido: "El plan del Gobierno está dando resultados desde principios de año".

No obstante, una de las claves de esta sorprendente mejoría en la evolución del déficit regional [cerraron 2011 con un desfase del 3,3%] se debe a un anticipo de las transferencias realizadas por el Estado: Hacienda adelantó a enero el pago de 5.176 millones de euros a las comunidades por la liquidación definitiva del sistema de financiación del ejercicio 2010 que tenía que entregar a finales de julio. Estas transferencias alivian el déficit regional en el primer trimestre a pesar de que compromete el cumplimiento del objetivo presupuestario del Estado, que hasta abril acumula un déficit del 2,39% cuando su meta es el 3,5% del PIB a final del año. No obstante, su efecto se diluirá a final de año.

Los datos que Hacienda remite a la oficina de Eurostat en Bruselas para mostrar la evolución de las cuentas públicas españolas recogen este efecto. En realidad no se trata de anticipos de liquidación, porque son entregas a cuenta pendientes de 2010. En el ministerio existe gran satisfacción por que las comunidades han reducido el gasto por primera vez mucho tiempo. Y eso que aún no están teniendo efecto el grueso de las medidas de ajuste a los que se han comprometido las comunidades.

"¿Qué hubiera pasado si no hubiéramos hecho estos anticipos a cuenta?", se ha preguntado Montoro que ha remachado que las cuentas regionales se presentan por primera vez en términos de Contabilidad Nacional, con los ajustes previstos por la Intervención General del Estado y Eurostat, para que puedan ser comparables con la normativa europea y reflejen la evolución real del déficit. "Es la consecuencia de las obligaciones que fija la Ley de Estabilidad Presupuestaria y supone un importante ejercicio de clarificación y transparencia por parte de las comunidades", ha manifestado el ministro. "Ahora no hay que esperar a final de año para ver cómo se ejecuta su presupuesto (de las comunidades) y su traducción en términos de Contabilidad Nacional", ha abundado.

No obstante, sin contar con el efecto del anticipo de transferencias, que se diluirá a lo largo del ejercicio,las comunidades autónomas registraron un déficit del 0,45% en el primer trimestre, lo que podría complicar la consecución del objetivo marcado por Bruselas, en el 1,5% del PIB. No obstante, como estas transferencias se cobrarán en julio volverán a impactar de forma positiva en los presupuestos regionales.

Excluido el efecto e los anticipos a cuenta, Andalucía (-0.60%), Cantabria (-0,47%), Cataluña (-0,46%),  Extremadura (-0,55%), Galicia (-0,56%), Madrid (-0,48%), Murcia (-0,85%), Navara (-0,1,44%) y Comunidad Valenciana (-0,70%) se habrían desviado de la senda de cumplimiento. Según han manifestado los responsables del Gobierno en repetidas ocasiones, se les exigirá nuevas medidas de ajuste a las regiones que estén fuera de la senda de cumplimiento. Sólo el País Vasco presenta un superávit, del 0,25% del PIB regional. Por su parte, Aragón (-0,2%), Asturias (-0,23%), Baleares (-0,28%), Canarias (-0,30%), Castilla La-Mancha (-0,28%), Castilla y León (-0,24%) y La Rioja (-0,16%) estarían en buena disposición de lograr la meta presupuestaria.

Con el resultado del "déficit cero", el Gobierno pretende lanzar un claro mensaje a las instituciones europeas que esta semana cuestionaron la capacidad del Gobierno de embridar el déficit de las comunidades. Además supone una muestra de que las reformas y la sucesión de medidas de consolidación fiscal (subida de impuestos y recortes de gastos) están teniendo resultado.

Montoro ha explicado que el Ministerio de Economía prepara un instrumento financiero de apoyo a la liquidez de las comunidades autónomas. "Estará preparado para la semana que viene", dice, "porque exige modificaciones en leyes orgánicas". Hasta ayer estaba previsto que el Gobierno aprobara hoy en el Consejo de Ministros el mecanismo para ayudar a las comunidades a financiarse. Hacienda ya ha descartado los hispanobonos, emisiones de deuda conjunta de las comunidades con el aval del Estado. Considera que esta fórmula diluiría la responsabilidad de las comunidades más manirrotas y supondría un empeoramiento de las condiciones de financiación. El Gobierno baraja avalar a las comunidades individualmente a cambio de exigirles nuevos recortes y más obligaciones de información. Uno de los mecanismos que contempla es crear un fondo que avalara las emisiones de deuda regionales. Las comunidades tienen vencimientos pendientes en 2012 de más de cerca de 50.000 millones (incluidos pólizas de crédito, préstamos, deuda a largo plazo y la financiación del déficit público).

Otras de las causas que hacen prever un buen dato en el déficit regional es que durante los dos primeros trimestres del año pasado el gasto público regional se incrementó notablemente por la convocatoria de las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2011.

Además, el pasado 17 de mayo los Gobiernos autonómicos se comprometieron en el Consejo de Política Fiscal y Financiera —el órgano de encuentro de todos los consejeros regionales de Economia con el ministro de Hacienda— a aplicar ajustes de 18.349 millones de euros en sus presupuestos este mismo ejercicio. Aunque los expertos admiten que la mayoría de estas medidas —recortes en Sanidad y Educación— tendrán efecto en los dos últimos trimestres del año.

Montoro había previsto presentar estos “buenos datos” sobre la contabilidad regional ayer jueves. Pero el acoso férreo de los mercados que ha situado la prima de riesgo por encima de los 540 puntos básicos ha llevado al Gobierno a emprender una ofensiva diplomática para atajar el creciente descrédito de la economía española. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, viajó ayer a Estados Unidos para entrevistarse con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, y con el secretario del Tesoro de EE UU, Timothy Geitner, y el ministro de Economía, Luis de Guindos, se desplazó a Alemanía para encontrarse con su homólogo alemán, Wolfgan Schaüble, Así que Montoro ha sido el encargado de asumir hoy el papel de portavoz del Gobierno en la rueda de prensa que se celebre tras el Consejo de Ministros. Y por eso, ayer decidió guardarse la presentación del documento para darle más protagonismo.

Montoro quiere así zanjar las dudas que Bruselas tiene sobre la capacidad del Gobierno para controlar el déficit regional. Las comunidades autónomas son responsables de la mayor parte de desviación sobre el objetivo comprometido con las autoridades comunitarias en 2011. El desequilibrio presupuestario de las autonomías se elevó el año pasado hasta el 3,3%, más del doble del previsto.Y eso después de corregirlo dos veces. La última vez, hace dos semanas tras descubrirse una nueva desviación de cuatro décimas en los planes de equilibrio presentado por las comunidades. Para este ejercicio las regiones deben ceñirse al tope de déficit del 1,5% del PIB.

Montoro también ha presentado este mediodía un informe sobre el plan de pago a proveedores. El ministro ha señalado que ya se ha efectuado el pago a 106.000 proveedores, lo que supone el cobro de un total de 9.263 millones de euros. "Una gran inyección de liquidez a las administraciones", ha manifestado. El plan de pago a proveedores es el mecanismo puesto en marcha por el Gobierno para aliviar los problemas de tesorería de las comunidades y ayuntamientos y para sacar a la luz las facturas ocultas e impagadas. Este instrumento financiero permitirá pagar 27.000 millones de euros de facturas impagadas.